El peor día en Irak en 32 meses: 160 muertos

El peor día en Irak en 32 meses: 160 muertos

Desde el 2 de marzo del 2004, cuando ataques simultáneos en la ciudad santa de Kerbala (al suroccidente de Bagdad) dejaron más de 170 muertos y 550 heridos, Irak no había sido estremecida por un ataque tan letal.

24 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Pero ayer la ola de violencia sectaria que sacude al país árabe se posó sobre el vecindario chiita de Ciudad Sadr (en el corazón de la capital iraquí), donde tres carros bomba acompañados de atentados con morteros mataron al menos a 160 personas e hirieron a otras 257.

Según la Policía, los atacantes hacen parte de milicias sunitas que pretendían dar un duro golpe en el vecindario considerado como la cuna del Ejército Mahdi, la milicia leal al clérigo radical chiita, Muqtada al Sadr.

Las bombas y los proyectiles de mortero detonaron con intervalos de 15 minutos a partir de las 3:10 p.m. (hora local). Los blancos fueron el mercado Jamila y al-Hay y la plaza al-Shahidein de Ciudad Sadr. Al mismo tiempo, otros morteros cayeron en las plazas al-Shahidein y Mudhaffar del mismo vecindario.

Mientras las explosiones cubrieron la zona del noroeste de la capital con inmensas nubes de humo negro y dejaron las calles cubiertas con cadáveres calcinados y sangre, los residentes y milicianos chiitas, furiosos, salieron a las calles y efectuaron disparos al aire y lanzaron cerca de 10 morteros contra la mezquita Abu Hanifa, la más sagrada para la etnia sunita, en el que murió una persona y 14 resultaron heridas.

Gobierno llama a la calma Poco después del ataque, milicianos del Ejército Mahdi rodearon el área y establecieron barricadas.

El Gobierno, por su parte, impuso un toque de queda en Bagdad a partir de las 8 de la noche y hasta nuevo aviso.

Además, las autoridades mantuvieron un encuentro de emergencia en la casa del líder chiita Abdul-Aziz al Hakim, al que asistieron el presidente Jalal Talabani (kurdo), el vicepresidente Tariq al Hashimi (sunita) y el embajador de E.U., Zalmay Jalilzad.

Posteriormente, los tres funcionarios iraquíes aparecieron en la televisión y Al Hashimi leyó una declaración en la que pedían calma y moderación, e instaban a reducir las tensiones sectarias.

Los ataques se presentaron un día después de que la ONU dio a conocer un informe en el que reveló que 418.392 personas han sido desplazadas de Irak por causa de la violencia sectaria y una semana antes de que el presidente de E.U., George W. Bush, inicie una gira por Oriente Medio en la que se reunirá con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.