CONSTRUCCIÓN DA EMPLEO A RECOLECTORES DESOCUPADOS

CONSTRUCCIÓN DA EMPLEO A RECOLECTORES DESOCUPADOS

La construcción en Armenia creció un ciento por ciento en los primeros seis meses de este año en comparación con el mismo período de 1991 y se convirtió en la principal actividad industrial de la región que ocupó a miles de recolectores desempleados, víctimas de la crisis cafetera. Aunque no se tiene un dato preciso, el Comité de Organismos no Gubernamentales estimó en un estudio que por lo menos 2.000 de los 10.000 desocupados se han vinculado a la industria de la construcción.

24 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

De acuerdo con tarifas acordadas entre trabajadores y constructores, un maestro de obra gana diariamente 6.800 pesos, un oficial 4.250 y un ayudante 2.300, mientras que un recolector está recibiendo actualmente 1.200 pesos en promedio, fuera de alimentos y habitación.

El gobernador del Quindío, Mario Gómez Ramírez, dijo que debido a fluctuaciones en el precio internacional del café, los cafeteros se han visto forzados a rebajar los jornales de 12.000 a 7.000 pesos la semana.

Recientemente, Gómez Ramírez, en carta dirigida al presidente César Gaviria, dijo que los precios internos del café han descendido en casi un cincuenta por ciento y las pérdidas por dicho concepto son inconmensurables.

Según el gobernador, la cosecha actual puede aproximarse a los cuatro millones de arrobas, con el agravante de que su valor tan solo será de 34.000 millones de pesos.

En estas circunstancias, el departamento dejará de percibir cerca de 12.000 millones de pesos, lo que tendrá graves efectos en la inversión.

Gómez Ramírez solicitó al Presidente decretar la emergencia económica en esta zona, para enfrentar la crítica situación cafetera y el creciente desempleo.

Dijo que ya se observa la corriente de recolectores, en su mayoría de la Costa, Cauca y Tolima, movidos por falsas esperanzas y ajenos al problema que vive el Quindío.

Sin embargo, para la construcción las perspectivas son mas halageñas. El cuadro de la actividad edificadora realizado por la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), seccional Quindío, precisa que el número de soluciones de vivienda se incrementó en un 128,84 por ciento, ya que pasó de 638 en el primer semestre de 1991 a 1.460 en 1992.

Las licencias de construcción solicitadas pasaron de sesenta a 167, mientras que el área construida fue de 173.292 metros cuadrados frente a 84.807 en 1991, con un presupuesto de 749 millones de pesos.

La gerente de Camacol en el Quindío, arquitecta Luz Marina Henao, dijo que la actividad edificadora tuvo un excelente comportamiento en todo el país durante el primer semestre de 1992, lapso en el que se aprobaron licencias de construcción para cinco millones de metros cuadrados en las doce principales ciudades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.