El PTFE que protege a Uribe

El PTFE que protege a Uribe

“El teflón o PTFE –informa Google– es un polímero en el que se repite la unidad (F2C-CF2).” ¿Y qué es un polímero? “Los polímeros son macromoléculas (generalmente orgánicas), formadas por la unión de moléculas más pequeñas llamadas monómeros”, responde Wikipedia. ¿Y qué son monómeros?

23 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Como la cadena de términos científicos es interminable, digamos que el teflón es esa capa protectora que, por ejemplo, se extiende en el fondo de ollas y sartenes. Dada la capacidad que tiene de resistir temperaturas de hasta 300 grados centígrados, “sin apenas sufrir modificaciones”, el teflón es resistente a muchos disolventes orgánicos, a la mayoría de los ácidos y las bases, según rezan mis fuentes de Internet.

El lenguaje periodístico adoptó el término y empezó a usarlo para referirse a la capa protectora que se superpuso a la figura presidencial. Se buscaba volverla inmune a los ataques “de agentes químicos” como la corrupción, el amiguismo meritocrático, las alianzas de sesgo criminal y todo producto nocivo que se fría, guise o cocine dentro de la olla del gobierno.

El PTFE que protege a la figura presidencial ha resistido temperaturas políticas superiores a los 300 grados centígrados; ha probado ser eficaz en tormentas que serían demoledoras en cualquier otro sistema democrático. El teflón gubernamental tiene también propiedades morales, ese raro bien intangible que muchas sociedades convierten en imperativo de la actividad política.

Cada vez que compro una sartén con teflón le recuerdo a mi empleada doméstica que no la raspe ni raye con objetos metálicos, que tenga el cuidado de no limpiarla con esponjillas de alambre. El efecto del principio protector se reduce y desaparece con el tiempo. Por eso se nos pegan los huevos fritos o se deshace el diámetro perfecto de la tortilla española.

Lo que antes estaba protegido de adhesiones contaminantes se vuelve vulnerable. Sin embargo, un bien concebido sistema de “polímeros” propagandísticos y políticos le aplican a la figura presidencial una segunda capa protectora. Nada que hierva encima de la superficie de su territorio la afecta; nada que se cocine y queme dentro del diámetro de la sartén (altos funcionarios, parlamentarios de la coalición de gobierno, agentes del orden asesinados en “fuego amigo”, falsos “positivos”, jefes de la policía secreta que conspiran con los criminales, etc.), nada afecta a quien se protege detrás de esa segunda capa de antiadherentes.

Una serie de “polímeros” mediáticos y proclamas patrioteras encapsuló a la figura presidencial y la inmunizó contra ataques externos. “Los átomos de flúor del teflón” presidencial crearon “una especie de barrera que dificulta el ataque de agentes químicos sobre la estructura carbonada del mismo”, lo que garantiza de esta manera la inmunidad absoluta.

Surgieron nuevos “agentes químicos” escandalosos; no hubo mes en el que no apareciera un “accidente” en la parcelita del Gobierno; no hubo trimestre en el que el teflón no fuera rayado con graves investigaciones. Pero al Presidente no lo afectan estas cosas, así sus amigos sean investigados o vayan a la cárcel, o que las instituciones se desprestigien con tantos escándalos. No lo afecta el desprestigio de otras instituciones del Estado.

Si se debilitan, podrá controlarlas mejor.

El Presidente simula haber sido el elegido cuando, en verdad, fue él quien eligió a sus acompañantes en dos procesos electorales. Fue él quien eligió sus mayorías en el Congreso. Tal vez estaba seguro de que si muchos de ellos tenían rabo de paja, él podía arrimarse sin temor a la candela. Lo protegía el teflón de su gobierno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.