Mitos y realidades

Mitos y realidades

La economía esta llena de mitos. La realidad suele sorprender tanto al público como a los entendidos. Dentro de algunos mitos y realidades están las siguientes:

22 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Mito: es la codicia comercial de los países más desarrollados (los del Norte), que con su poder imponen las condiciones comerciales a los menos desarrollados (los del Sur), lo que explica el atraso de las naciones menos desarrolladas.

Realidad: el comercio entre los países más desarrollados y los menos desarrollados es ínfimo en comparación con el volumen del comercio global.

Hoy en día más del 90 por ciento del comercio mundial es entre países ricos con otros países ricos. Las causas del subdesarrollo son múltiples, empezando por la falta de ‘Instituciones’, la escasez de ‘Capital Humano’, la aberrante corrupción, y el sesgo en contra de la empresa privada. No es la explotación comercial del Sur por parte del Norte.

Mito: los aumentos de salario mínimo favorecen a los pobres.

Realidad: como bien lo explica Ruddy Hommes en su reciente columna (EL TIEMPO, Nov. 3/06), la realidad es a la inversa: dichos aumentos no favorecen a los pobres. El bienestar no se impone por decreto, sino haciendo crecer el empleo y la productividad. Un despistado columnista de Semana.com propone salarios mínimos para todas las profesiones y una especie de ‘policía de salarios’ que haría respetar todos los salarios. Si la amenaza penal ayudara a crear y conservar empleos, la propuesta del columnista sería ideal.

Mito: el mantener altos los impuestos a los autos particulares contribuye a mejorar los niveles de contaminación y evitar las congestiones en las grandes urbes.

Realidad: los carros ni contaminan, ni causan congestiones. Su uso inadecuado e innecesario, sí. Si el país quiere disminuir la contaminación debe incentivar el uso de combustibles limpios y si quiere evitar congestiones debe proveer alternativas de transporte público y desincentivar el uso de los carros en las grandes urbes. Mantener impuestos altos a los vehículos lo único que logra es impedir que nos transformemos en un país de propietarios.

Mito: las inmensas utilidades de los bancos son un reflejo de la solidez del sistema y del excelente comportamiento de la economía.

Realidad: Las inmensas utilidades en buena parte provienen de la falta de competencia en el sector, falta de competencia propiciada por las autoridades que no entienden que un sistema pequeño sin competencia no es ninguna garantía de estabilidad.

Mito: cuesta más diseñar programas de ‘software’ para profesionales que para el público en general.

Realidad: los programas se suelen diseñar es para profesionales. Para el público se le incorporan mecanismos que los hagan más despaciosos y menos versátiles. De esta manera los fabricantes pueden cobrar precios mucho más altos para los programas profesionales, aunque el costo de hacerlos sea menor que hacer los programas para el público. .

Empresario .

"Si el país quiere disminuir la contaminación debe incentivar el uso de combustibles limpios”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.