‘Top’ 10 del TLC que se firma hoy

‘Top’ 10 del TLC que se firma hoy

Colombia y Estados Unidos se disponen a firmar hoy el Tratado de Libre Comercio, en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Washington, luego de la negociación, que arrancó el 18 de mayo del 2004, y la revisión jurídica. Pero ayer, 24 horas antes de la firma, se conoció un mensaje de los congresistas demócratas de las comisiones de Senado y Cámara encargadas del tema, donde piden a la embajadora comercial, Susan Schwab, que no se firme y se vuelva a sentar a negociar con Colombia pues el texto no tiene en cuenta las preocupaciones en materia laboral.

22 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Aunque en un comienzo la meta era negociar en ocho rondas y a lo sumo nueve meses, la complejidad de la negociación llevó a que los equipos de Colombia y Estados Unidos tomaran más tiempo.

Tras superar varias crisis en la mesa de negociación y fuera de ella, el 27 de febrero del 2006 se anunció oficialmente el final de la negociación. Sin embargo, sólo seis meses después, el 24 de agosto, se hizo la notificación oficial del acuerdo, tras un proceso que algunos empresarios calificaron de ‘renegociación’, pues se concretaron cambios a los textos iniciales.

Hoy se abre una nueva etapa del proceso, pues el texto en español e inglés del TLC, será presentado a los congresos de Colombia y Estados Unidos para su aprobación y puesta en vigencia.

Un vistazo general a lo negociado en el TLC deja ver que el balance resultó positivo para el sector industrial y menos bueno para algunas actividades del agropecuario. La revisión de los 406 objetivos que se trazó el equipo negociador a comienzos del proceso muestra que la mayoría de estos se alcanzaron, según un estudio de la firma Araújo Ibarra para Valorem.

Pero, algunos de los que no se consiguieron resultaban críticos para empresarios y consumidores colombianos.

Un antecedente peligroso.

Cualquier negociación futura en la que Colombia otorgue un tratamiento comercial favorable a otro país, mejor que el que se negoció con Estados Unidos, de inmediato tendrá que otorgarse a esta nación. Así quedó establecido en la ‘Cláusula de preferencia’ que en materia agrícola le concedió Colombia a E.U. y que no tiene reciprocidad. Esto implica que si E.U. da mayores concesiones a un país en agro, no tendrá que trasladárselas a Colombia.

Este tema ya le está generando dificultades al país en las negociaciones con tres países de Centroamérica, pues cualquier beneficio adicional que se otorgue, de inmediato tendría que darse a E.U.

La cláusula de preferencia otorgada por Colombia a Estados Unidos le está generando dificultades en las nuevas negociaciones comerciales.

Agro: muchas concesiones.

Sin franjas de precios, salvaguardias permanentes o productos excluidos terminó la negociación agrícola para Colombia. Estados Unidos en cambio sí logró excluir el azúcar, al que considera un producto muy sensible. Un estudio de Luis Jorge Garay asegura que los objetivos trazados al comienzo no se consiguieron en temas como garantizar mejores condiciones para los productos sensibles, eliminar subsidios y ayudas a la exportación y obtener acceso real al mercado de E.U. El balance de Garay indica que los agricultores de E.U. tendrán mayor acceso al mercado colombiano y que al final de la negociación hubo “asimetría a favor de Estados Unidos”.

Entre algunos gremios hay la impresión de que la negociación del TLC favoreció más a Estados Unidos que a Colombia, pese a la diferencia de tamaño y desarrollo.

Acceso real: ¿una ilusion?.

Desde el inicio de la negociación el tema de acceso real era una bandera. Al final, sólo se lograron cartas adjuntas que buscan que las medidas sanitarias no se conviertan en obstáculo al ingreso de productos agropecuarios a E.U. Garay dice que aunque las cartas adjuntas existen, su redacción no es ni concreta ni obligante.

Aunque el Gobierno colombiano ha dicho que se logró más de lo que cualquier otro país ha logrado, los textos no parecen tener normas obligantes en medidas sanitarias.

Industria tendrá más acceso.

Los 6.000 productos que bajo la ley Atpdea pueden entrar al mercado de E.U.

sin pagar aranceles continuarán con este tratamiento, al que se sumarán otros bienes industriales. Así quedó definido en la negociación de acceso a mercado en bienes industriales. E.U. abrió el acceso sin arancel e inmediato, para el 99,9 por ciento de los productos. Sólo están por fuera 17 partidas en calzado y 2 de atún. Colombia, por su parte, abrirá de inmediato el 81,2 por ciento de su ámbito industrial a los productos de Estados Unidos. Se pactó un plazo especial para los productos de la industria gráfica y para algunos de plásticos. Los sensibles se desgravarán más lento.

Para el sector industrial la ganancia es neta. Nó sólo se logró consolidar las preferencias del Atpdea, sino que se amplía el ingreso a otros productos con alto potencial.

Buenas compras.

Uno de los temas que con mayor orgullo exhibe el Gobierno, como resultado de la negociación, tiene que ver con el capítulo de compras públicas. El jefe negociador, Hernando José Gómez, ha dicho en varios escenarios que el paquete es bueno porque las empresas colombianas podrán participar en las licitaciones de cinco de los mayores estados y el gobierno central. Aunque no se logró el acceso a las licitaciones de alimentos, sí entraron casi todas las áreas industriales. La reserva de compras públicas para las pequeñas y medianas empresas fue destacada: en el caso de Colombia será hasta 125.000 dólares y en E.U. hasta los 100.000.

Aunque no se logró el acceso a las licitaciones públicas de todos los estados, sí se consiguió un buen paquete de regiones y entidades centrales, a las que se puede vender.

Aduanas ágiles.

En un término no mayor a las 48 horas, las mercancías podrán ser nacionalizadas según quedó acordado en el TLC. Este es sólo uno de los cambios que se implementará en la Aduana para hacer más ágil el proceso de movimiento de mercancías, que redundará en menores costos para los empresarios.

Fueron adoptados para reducir los tiempos y hacer más eficiente la labor de aduanas.

Comunicaciones.

El escenario de mayor libertad económica para hacer negocios, que se pactó en el capítulo de telecomunicaciones, hace prever que habrá más facilidad para acceder a nuevas tecnologías.

Con el TLC, los usuarios de celulares podrán cambiarse de compañía manteniendo su número (portabilidad numérica), habrá más competidores –lo que podría redundar en mejores tarifas– y se mantendrá la política de facilitar la interconexión entre distintos operadores.

El Estado conservará su facultad reculatoria y mantenderá los ingresos para garantizar el denominado servicio universal.

El ingreso de mayor competencia hace pensar que el usuario final se verá más beneficiado en materia de tarifas y servicios de Internet, telefonía y telecomunicaciones en general.

Inversión.

Mejores condiciones para proteger la inversión y hacer más transparentes los procesos, fueron pactadas en el TLC. Colombia, sin embargo, no logró uno de sus objetivos: mantener la facultad de controlar los capitales por los plazos requeridos. El control de capitales sólo podrá operar por un año.

Reglas de juego más claras y estables podrán tener hacia el futuro los inversionistas de los dos países.

Y de los usados ¿qué?.

La incertidumbre sobre el ingreso de ropa o calzado usado se despejó, pero se mantiene para algunos bienes industriales pues Colombia aceptó el ingreso de bienes ‘remanufacturados’, que para algunos productores no son más que productos usados y levemente arreglados. La esperanza se centra en los controles aduaneros.

Bajo la categoría de ‘remanufacturados’ podrán entrar productos de E.U. que han sido usados y que pasan por un proceso de refacción. Tensión en la industria.

Más protección en medicinas.

Normas más estrictas en propiedad intelectual quedaron cosignadas en el TLC.

Esto implica que las farmacéuticas internacionales tendrán mayores garantías para vender de manera exclusiva –sin competencia de los genéricos– buena parte de sus medicamentos. Las mayores garantías se dieron en patentes y protección a datos de prueba. Para el abogado experto en temas de propiedad intelectual, José Manuel Álvarez, Colombia dará con el TLC más protección en casi todos los ámbitos de esta materia. En lo único que no se cedió, asegura, fue en el patentamiento de segundos usos, pero sí abrió la puerta para patentar plantas y procedimientos quirúrgicos.

Las farmacéuticas internacionales lograron consolidar las normas de protección, lo que en algunos casos podría llevar a un acceso mas lento a los medicamentos genéricos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.