EL NUEVO PAISAJE ESTÁ EN LA CIUDAD

EL NUEVO PAISAJE ESTÁ EN LA CIUDAD

La ciudad es el escenario de una nueva estética. Es un paisaje de contravías, un escenario que despierta atracción y repulsión, que simultáneamente convoca y evoca. En ese nuevo paisaje se sitúa la obra de Luis Fernando Peláez. Y no sólo la de Instantes , su más reciente serie que exhibe Garcés Velásquez en el centro de Bogotá, sino lo que realiza desde finales de los años ochenta hasta hoy. En las dos salas de la galería están dispuestas las obras como remedo de lo que es la ciudad hoy. Son grandes estructuras de metal, collages, ensamblajes con referencia a la naturaleza, el hombre y la ciudad: La ciudad es desconocida y conocida. Cambia y la historia se disuelve en ella, sólo sobreviven los momentos , dice el artista antioqueño.

09 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Instantes es un enfrentamiento, cara a cara, con conceptos tan concretos y etéreos, a la vez, como lo son el tiempo, el espacio, el origen y el recuerdo.

Luis Fernando Peláez propone un nuevo paisaje: el de esos elementos que producen el recuerdo, que están sujetos a la obra del tiempo, que tienen un origen determinado y, por demás, una historia.

Sus obras están hechas de material de deshecho o son objetos-huella que recupera para hablar de lo colectivo. En todos los lugares que visita, desde Jericó, donde nació, hasta Medellín, donde vive, o Alemania, donde ha presentado sus obras, Peláez busca los objetos que retratan esos lugares: hablar del espacio implica comprometerse con el lugar .

En su vocación de perseguidor, Peláez esculca por cementerios de barcos y de trenes, por obras en demolición o fábricas viejas, pero también por la calle y sus habitantes. Por ahí, por ejemplo, puede tropezar con la artesanía de un árbol que vuelve a la vida y convierte en el centro de una de sus obras.

Ese árbol, como la vaca y como el agua que remedan las obras, es el signo de la naturaleza que también se integra al paisaje que proponen sus Instantes . Algunos objetos son portadores de historia, otros son anónimos, todos forman parte de sus construcciones simbólicas.

Las construcciones -dice el artista- tienen presencia del hombre, la naturaleza, el tiempo móvil y el tiempo disuelto, tiempo real, y tiempo irreal. La pregunta que me formulo es cómo da cuenta de él el arte? .

En Instantes , Peláez responde con la poética de la arquitectura, su vocación original. Su propuesta es redefinir el paisaje, ese donde el hombre no es único, sino un habitante más en medio de la naturaleza, los objetos y la historia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.