¿Frívolo?

¿Frívolo?

Debo comenzar diciendo que soy amigo del TLC. Que Colombia cometería una gran miopía histórica no integrándose preferencialmente al mercado más grande del mundo (300 millones de consumidores) con la mayor capacidad de compra (cerca de US$30.000 de ingreso per cápita año), como lo son los Estados Unidos

21 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Pero lo anterior no significa que no deba evaluarse el modo como se negoció el TLC, sobre todo en el área más delicada de todas: la agricultura. Por eso, debo decir que resulta inquietante la polémica que recientemente se ha trabado entre tres investigadores que publicaron sus conclusiones en las ‘Lecturas de Fin de Semana’ de EL TIEMPO del pasado 14 de octubre, bajo el título ‘TLC ¿la parte del León para los E.U?’. Y la réplica que recibieron el 11 de noviembre, en el mismo medio, del Ministro de Agricultura, titulada ‘Ejercicio frívolo con el TLC’.

¿Qué es lo que en esencia sostienen (con cifras muy convincentes) los investigadores Luis Jorge Garay, Fernando Barberi e Iván Cardona? Que Colombia negoció menos bien el capítulo agrícola que otros países. Que obtuvo menos concesiones que Chile, que los países centroamericanos, o que Marruecos. Y que -en síntesis- le sirvió en bandeja de plata (mucho más apetitosa que la que le firmaron otros países) a los Estados Unidos, la posibilidad de entrar en el mercado colombiano con sus productos agropecuarios.

Las cifras de los investigadores son contundentes. Por ejemplo, en una de sus conclusiones dicen lo siguiente: “se puede afirmar que la negociación de los países centroamericanos fue asimétrica a su favor, mientras que en el caso colombiano sucedió lo contrario. Resulta claro que E.U. ofreció a Centroamérica el 100 por ciento de valor de sus exportaciones anuales a dicho país libre de aranceles desde el inicio de la vigencia del tratado, mientras que los países centroamericanos en su conjunto ofrecieron a E.U.

tal tratamiento para sólo el 69,4 por ciento del valor anual de las exportaciones de dicho país con destino a ellos. Esta situación contrasta con el caso de Colombia, país que recibió igualmente el 100 por ciento del valor promedio anual de sus exportaciones a E.U. libre de arancel desde el primer año del tratado, pero que tuvo que ofrecer en iguales condiciones el 94,8 por ciento del valor anual de las importaciones provenientes de E.U”.

Los centroamericanos recibieron aumentos de contingentes (es decir, exportaciones sometidas a cuota hacia los E.U) del 13 por ciento mientras que tuvieron que otorgarle a los E.U. aumentos del 7,7 por ciento. En cambio, Colombia recibió aumentos de sus contingentes por el 10,3 por ciento del valor anual de las exportaciones, al paso que tuvo que otorgarle a E.U.

incrementos del 29,7 por ciento. Es decir, nos impusieron condiciones mucho más duras que a Centroamérica.

El Ministro de Agricultura replica afirmando que éste es un análisis estático de parte de los investigadores, y no dinámico. Que lo que hay que mirar, agrega, es el futuro que van a tener con el TLC exportaciones agropecuarias colombianas que hoy registran un volumen insignificante o inexistente, y que por lo tanto no están aún contabilizadas en las estadísticas de nuestro comercio exterior como es el caso de los biocombustibles. Y que en todo caso se aprobará la ley de ‘Agro Ingreso Seguro’ que con 500.000 millones de pesos anuales compensará a los sectores damnificados. Por último, tilda la investigación de “ejercicio sin duda minucioso pero frívolo”.

No creo que sea frívolo. Evidentemente es un análisis que mira más hacia el pasado que hacia el futuro pues trabaja con cifras históricas: pero es que éstas son los únicos puntos de referencia disponibles para juzgar la protección que en cada negociación se logró para la agricultura doméstica amenazada con los tratados de libre comercio.

Lo que está comenzando a pasar en Colombia es saludable: después del entusiasmo incondicional de unos o de las críticas viscerales de otros al TLC, la academia está comenzando a tomar la palabra. Y a leer la letra menuda de lo que se negoció. Que parece -al menos en el campo agrícola- no haber sido tan espectacular como se nos dijo en un comienzo.

Ex ministro de Hacienda .

"Resulta claro que E.U. ofreció a Centroamérica el 100 por ciento de valor de sus exportaciones anuales a dicho país libre de aranceles”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.