Chimpancés las prefieren maduras, según estudio

Chimpancés las prefieren maduras, según estudio

Los chimpancés machos prefieren principalmente acoplarse con hembras maduras, según explica, en un artículo que publicará mañana la revista Current Biology, un grupo de investigadores estadounidenses que observaron a estos grandes simios en Africa.

21 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El antropólogo Martin Muller, de la Universidad de Boston, y sus colegas basan su conclusión en el análisis de varios años de observaciones de los chimpancés en el bosque de Kibale (Uganda).

Al contrario de lo que pensaban inicialmente a partir del comportamiento de la especie humana, en la que las hembras jóvenes se benefician de un poder de seducción muy superior al de sus hermanas mayores, en los chimpancés ocurre a la inversa.

Los autores del estudio reconocen que las razones son difíciles de conocer ‘por el momento’.

Una hembra chimpancé alcanza su madurez sexual a los 10 años (el macho lo hace aún más tarde) y lo manifiesta con una protuberancia rosa alrededor de sus genitales.

Durante el celo, exhibe un gran globo rosa cuya vista excita a los machos.

Cada macho puede, en principio, reproducirse con cualquiera de las hembras, que no dudan en conceder sus favores a hasta media docena de compañeros sucesivos.

Durante unos 15 ó 20 segundos cada uno, que se colocan en fila india para esperar suturno. En esta competición, la única oportunidad para un macho de convertirse en padre parece residir en... la cantidad de espermatozoides producidos en estos encuentros por sus testículos, cuatro veces más voluminosos que en el ser humano.

Pero Martin Muller y sus dos colegas, Melissa Thompson y Richard Wrangham, de Harvard, demuestran que las relaciones sociales, muy complejas en general, tienen un papel más importante de lo que se piensa, incluso en las relaciones entre macho y hembra.

Dando por hecho que el hombre y el chimpancé evolucionaron a partir de un antecesor común, la preferencia masculina por las hembras jóvenes es un rasgo humano derivado, debido probablemente a la tendencia a formar parejas a largo plazo.

Los movimientos sin orden ni concierto del chimpancé demuestran su manera desordenada de pensar, tan diferente del trabajo concentrado y ordenado del cerebro humano.

Eso no quiere decir que el chimpancé no sea inteligente. Entre los monos, el chimpancé es el más inteligente. Se ha adaptado bien a su medio, a su pequeño mundo de la selva, en el curso de millones de años.

Lo cierto es que existe una similitud con muchos hombres, que prefieren a sus compañeras un poco más maduras. AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.