Colegio les ganó a universidades

Colegio les ganó a universidades

Horus (dios de la muerte) Roa (dios del cielo), un curioso y rápido robot diseñado por estudiantes de último grado del colegio IED Colsubsidio Nueva Roma, fue el gran ganador de la categoría Seguidores de Línea en el primer concurso UN robot 2006, organizado por la Universidad Nacional.

21 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Los colegiales, que no superan los 16 años, no necesitaron chips de última generación ni programas avanzados de computador para darles ‘sopa y seco’ a otros prototipos diseñados bajo parámetros más sofisticados que los que ellos implementaron en la construcción de su lego ganador. El lego de los estudiantes de Colsubsidio fue superior en su algoritmo y construcción frente a muchos de sus contrincantes, pero sobresalió por su velocidad en tiempo real.

En la competencia participaron 49 robots elaborados por alumnos de otros planteles educativos y estudiantes universitarios provenientes de Montería, Bucaramanga, Barranquilla, Bogotá, entre otras ciudades del país.

En la categoría avanzada, Laberintos y búsqueda de objetos, la sorpresa la dio el robot UPB-BOT Amarot, diseñado por estudiantes de la Universidad Pontificia Bolivariana. En esta categoría participaron seis autómatas, cuya misión era entrar en un laberinto blanco de 2 x 2 metros de área, encontrar un cubo de color rojo de 5 centímetros, que se hallaba en uno de los caminos ciegos, y salir. Cada robot debía entrar y recorrerlo hasta encontrar la salida en el menor tiempo posible sacando el objeto rojo perdido. UPB-BOT Amarot lo hizo en un tiempo de 29 segundos, superando a sus rivales.

Según Víctor Manuel Alvarez, estudiante de la carrera de mecatrónica y uno de los organizadores del evento: “Es normal que en las categorías avanzadas se presenten menos robots, pues estos requieren de una construcción más elaborada, sensores más costosos y conceptos de electrónica más avanzados”.

En la competencia fue reconocido con mención de honor el robot de nombre Seguidor, de Jaime Nicolás Sanabria González, un niño de 12 años del colegio Plan canteras de Ciudad Bolívar.

Sus escasos recursos no fueron obstáculo para diseñar su propio autómata valiéndose de materiales como CD, un rollón, balso, tubos plásticos, motores de 5 voltios y baterías que algunos de sus maestros le ayudaron a conseguir.

También se destacó el estudiante Omar López, del colegio Marco Fidel Suárez de la Localidad VI de Tunjuelito, quien sorprendió con su ‘juguete móvil’.

La elaboración del ‘juguete’, similar a la de Jaime Nicolás, le dejó ante todo importantes conocimientos de electrónica, profesión que aspira a seguir como carrera universitaria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.