Lo que sigue ahora en el TLC con E.U.

Lo que sigue ahora en el TLC con E.U.

A comienzos de octubre pasado, el recién posesionado presidente de Perú, Alan García, viajó a Washington para mover en el congreso la aprobación del TLC con Estados Unidos, firmado en abril, durante la administración de su antecesor Carlos Toledo. Lo acompañó el economista Hernando de Soto, quien es está instalado en Estados Unidos como vocero del Gobierno inca para empujar el tema. (VER GRAFICO)

21 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

García, hizo un trabajo similar al que hizo el presidente Uribe hace solo dos semanas, cuando todavía los demócratas estaban saboreando el triunfo sobre los republicanos: se reunieron con varios senadores y representantes de los dos partidos, con la idea de extender las preferencias del Atpdea y de buscar acelerar el trámite del TLC.

De acuerdo con informaciones del momento de la visita de los peruanos, se comenta que García dijo a los demócratas que su gobierno estaba listo para atender el pedido de ajustar el TLC atendiendo los requerimientos de la OIT, asunto al que los republicanos siempre se han opuesto.

Las declaraciones de García habilitaron comentarios de los demócratas en ese sentido. Por ejemplo, el representante por Nueva York, Charles Rangel, quien manejará desde enero la comisión del tema en el Congreso, dijo que “realmente queremos apoyar el acuerdo, pero omitieron deliberadamente estándares laborales internacionales”.

Sin embargo, a los republicanos no les gustó el apoyo peruano a las peticiones demócratas y todo parece indicar que como ‘represalia’ decidieron bajarle el entusiasmo al trámite legislativo del TLC y dejar que hiciera su tránsito como un proyecto más.

Hoy, el TLC con Perú firmado en abril, está en la misma situación del colombiano, pese a que lleva su buen tiempo en el Congreso.

Luego de las elecciones parlamentarias en las que ganaron los demócratas, las cosas cambiaron: cualquier opción de aprobación del TLC se quedó para el año entrante y es casi seguro que se hagan ajustes en temas como el laboral y el medio ambiente.

En esos términos, la prioridad de corto plazo de los países andinos se enfoca ahora a lograr una extensión de las preferencias arancelarias de Atpdea para poder seguir exportando a Estados Unidos, mientras se aprueba el TLC.

Las cosas no parecen fáciles, no porque las preferencias no sean extendidas, ahora o en febrero, sino porque mientras los republicanos quieren prorrogarlas por seis meses, los demócratas quieren dos años más. Cualquiera de las dos opciones no son las mejores.

Una extensión de seis meses es demasiado poco, pues se supone que antes de julio del año entrante no se será aprobado en el Congreso el TLC y antes de octubre no tendrá en Colombia el visto bueno de la Corte Constitucional.

Dos años más de Atpdea -como lo quieren los demócratas- tampoco es una buena idea y puede resultar peligroso, porque se considera que conduciría a un ‘enfriamiento’ del tema y dejar su debate para después, estrategia que se ajustaría a la idea de los demócratas.

En dos años, estaría terminando el gobierno republicano de Bush y el asunto del libre comercio no es nada atractivo en una campaña electoral. Podría ser el entierro para el TLC.

“No nos oponemos radicalmente a la idea demócrata de dos años, pero nos parece demasiado tiempo. Seis meses como lo plantean los republicanos es demasiado poco. A nosotros nos gustaría un año, que coincidiera con la entrada en vigencia del TLC”, sostiene el presidente de Analdex, Javier Díaz.

Esa posición es la misma del gobierno colombiano. Hernando José Gómez, cabeza del equipo técnico en las negociaciones, considera que una prolongación corta puede traer problemas y una tan larga puede congelar el TLC.

Por ahora, lo único cierto que tiene Colombia es la firma mañana del TLC en las oficinas del BID en Washington.

PERUANOS CREEN QUE NEGOCIAR AL LADO DE COLOMBIA NO LOS FAVORECE Muchos se preguntan: si Colombia y Perú tienen los mismos intereses, tanto en la extensión de Atpdea como el TLC, ¿por qué no hacen lobby en forma conjunta ante el Congreso de Estados Unidos?.

La realidad es que los peruanos no quieren hacerlo porque consideran que juntarse con Colombia les puede resultar desventajoso.

“Perú tiene un juicio muy severo de las condiciones de Colombia y considera que tiene unas condiciones políticas distintas a las de nuestro país”, opina un alto funcionario colombiano, que no autorizo ser nombrado.

¿Es cierta la idea de los peruanos? Esa idea la tienen en el vecino país porque terminaron primero la negociación y creyeron que su TLC sería aprobado en el Congreso de E.U. antes que Colombia, lo cual no fue así.

Ahora irán juntos.

Incluso la extensión del Atpdea no solo incluiría a los dos países sino también a Ecuador y Bolivia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.