Escritos de falsa paternidad

Escritos de falsa paternidad

Mario Fernando Prado, columnista de El País, de Cali, conocido como Sirirí, recibió un e-mail incómodo con un texto del escritor Santiago Gamboa, en el que había frases que a Sirirí le eran excesivamente familiares. Él mismo las había escrito.

21 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Eran de su columna ‘Elegí a las cuarentonas’, de hace pocos meses. Por lo mismo, presentó públicamente su desconcierto en el texto ‘¿Quién copió a quién?’, en El País, que comparaba frases suyas con otras de la columna que recibió por Internet, que sonaban a plagio.

“Después me contaron –dice Sirirí– que el artículo original estaba en la revista Cambio. Así que lo busqué y resultó ser distinto”.

Al día siguiente, Gamboa estaba enterado y le escribió a EL TIEMPO: “Leyendo el artículo me entero y me llevo una gran sorpresa, pues los textos que se comparan no tienen nada que ver con mi texto original. La versión que circula por Internet hace tiempo ha ido sufriendo añadidos apócrifos que no sé de dónde salen ni quién los ha puesto”.

Y agregó: “Para aclarar cualquier duda, lo más sencillo es remitirse al artículo de Cambio, con mi firma (marzo del 2003). Lo que yo escribí en esa columna es de lo cual me hago responsable. Y en ese texto no está ninguna de las frases puestas en duda”.

Desde la publicación original, Gamboa ha encontrado ya como cinco versiones distintas de su columna: “Una de ellas habla también de las mujeres de 50 años”, y reitera que esas adiciones no son responsabilidad suya.

“En todo caso –concluyó Gamboa–, debería ser yo quien acuse a esos ‘escritores’ anónimos de agregarle párrafos a mi texto”.

Por su parte, el columnistaSirirí, consciente de haber caído en una trampa, afirmó: “Es el problema del Internet: pueden poner en boca tuya lo que no has escrito. Alguien cogió lo de Gamboa y lo mío e hizo una amalgama. Ni el escritor me copió a mí ni yo lo copié a él. Así que pienso que sería prudente sacar una aclaración en mi columna (hoy) en El País”.

GABO NO FUE El caso recuerda la historia de ‘La marioneta de trapo’, texto que comenzó a circular por Internet en 1999, como el único poema de Gabriel García Márquez. Se indicó que el Nobel lo envió a sus amigos debido a su grave estado de salud. El texto comienza así: “Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso....” La protesta de Gabo es célebre: “Lo que más me puede matar es la vergüenza de que alguien crea que de verdad fui yo quien escribió una cosa tan cursi”. Después se supo que el autor fue Johnny Welch, un ventrílocuo mexicano, para que lo recitara uno de sus personajes.

NI BRECHT NI MARX Algunos creen que la frase que sigue es de Bertold Brecht, pero es de Martin Niemöller: “Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no era comunista, así que no hablé. Después vinieron por los socialistas (...).

Después vinieron por los judíos, pero yo no era judío así que no hablé. Y cuando vinieron por mí ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí". Y la que sigue, atribuida a Carlos Marx, por estar en su tumba, es del filósofo Ludwig Feuerbach: “Los filósofos han interpretado el mundo de diferentes formas. Sin embargo, lo importante es cambiarlo”.

UN CASO CLÁSICO Hace menos de 500 años, Cervantes escribió la segunda parte de ‘El Quijote’ en reacción a la aparición de una continuación apócrifa que se aprovechaba del éxito de su novela. El texto estaba firmado por Alonso Fernández de Avellaneda, pero tenía la intención de parecer escrito por Cervantes.

Borges no se salvó de atribuciones equívocas. Le endilgan el poema ‘Instantes’: “Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima trataría de cometer más errores...” No se ha esclarecido si el poema es de Nadine Stair o de Ron Herold.

ES UN TEXTO APÓCRIFO ''Debería ser yo quien acuse a esos ‘escritores’ anónimos de agregarle párrafos a mi texto”.

Santiago Gamboa, escritor colombiano radicado en Francia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.