SIN ÁNIMO DE ESCÁNDALO

SIN ÁNIMO DE ESCÁNDALO

Uno de los poderes más temibles y ambivalentes del siglo XX es el de los medios de comunicación. Usted tema caer en las manos de Dios y en las de un comunicador con audacia y poder. Dos periodistas ingleses, según versiones, interesados en derechos de edición -derechos que resultaron frustrados-, Michael Baigent y Richard Leigh, la emprendieron contra el Comité Internacional de Edición de los Manuscritos del Mar Muerto, y le armaron el escándalo del siglo.

09 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Estos dos periodistas, incapaces por sí solos de hacer ninguna investigación que valiera la pena, dieron con la persona indicada, el profesor Eisenman, que podía encauzar académicamente sus pesquisas detectivescas contra el Comité del Mar Muerto, en último término, contra la Iglesia católica. El arqueólogo Eisenman data los manuscritos de Qumrán en una fecha posterior a la verdadera, y los asigna, sin fundamento, a una secta judeo-cristiana de los tiempos de la revuelta judía contra Roma, años 68-70 D C. Como si fuera poco, afirma que contienen información que hace cambiar la historia de los orígenes del Cristianismo . Plato mejor servido a nuestros dos audaces y poderosos periodistas, para armarle el escándalo al Comité Internacional, era imposible.

Lanzaron la sospecha de que el Comité Internacional había llagado al consenso de callar y esconder los manuscritos del Mar Muerto porque constituían un golpe mortal para el Cristianismo Ilusos! Les pareció, con sobrada razón, que el medio norteamericano era el ideal para divulgar a los cuatro vientos de USA, y de allí, al mundo entero, el escándalo de los manuscritos del Mar Muerto .

Ya observó atinadamente Voltaire: Critica, critica que algo queda y los maestros de la Sospecha lo saben de maravilla. El hecho de la fundada demora en la publicación de los famosos manuscritos, sirvió para apoyar la sospecha, con frases pasadas de moda pero que siempre gustan a los enemigos de la Iglesia, como estas: La Inquisición romana se adueñó de los rollos y no permite su publicación , Y esta otra: Ofrecemos revelaciones que hacen temblar al Vaticano -no ha perdido un cuarto de hora de sueño- subtítulo del pasquín más superficial y engañoso que lleva el título sensacionalista de El Escándalo de los Rollos del Mar Muerto . Algo más: Los rollos prueban que el cristianismo no viene de Cristo sino de Pablo de Tarso, quien divinizó a Jesús y lo predicó por todas las vías y ciudades del Imperio Romano Qué prodigio el de Pablo! Dar origen a una farsa que dura hasta nuestros días. Pablo, eres un genio!.

Imposible refutar en dos cuartillas semejante monumento al escándalo, este sí, el que armaron con sus falsas denuncias. Quiero ofrecerle a usted unas cuantas observaciones, suficientes para un lector de buena voluntad.\ Primera: la tesis de Eisenman según la cual los manuscritos del Mar Muerto reflejan nuevos orígenes del Cristianismo, es inconsistente porque reposa sobre una fecha errónea de los mismos, refutada científicamente con la prueba del carbono 14, aplicada a dichos manuscritos, y que los ubican en un tiempo anterior a Jesucristo.

Segundo: el número inusitado de rollos, más de 800, y de fragmentos, más de 40.000, la falta de tecnología para su clasificación y estudio -los computadores apenas pudieron usarse en los últimos años-; el método crítico empleado para su estudio, las guerras a que se ha visto sometido el Próximo Oriente, y otras dificultades más, explican sobradamente las demoras en la publicación completa de los manuscritos. Aceptemos que algunos pudieron ser publicados antes. Con todo, todo lo legible, ya se encuentra publicado en librerías y bibliotecas. Una buena edición está a su disposición en la biblioteca de la Facultad de Teología de la Universidad Javeriana, en Bogotá.

Tercero: No es cierto que el Vaticano haya ejercido el monopolio sobre los manuscritos que le endilgan sus adversarios. Desde un comienzo se encuentran en manos del gobierno, primero jordano, y actualmente israelí. Ambos Estados confiaron el estudio y publicación de los manuscritos a un Comité Internacional. Además de que, desde un comienzo, se sacaron fotografías que han estado a la disposición de los peritos de diversos países.

Cuarto: Este no ha sido el primero ni será el último ataque contra el Cristianismo, el cual incomoda, desde los emperadores romanos hasta nuestros días, a más de un poderoso de la Tierra. Cuando lanzan el ataque sueñan, como el pirómano Nerón, con presenciar la extinción del Cristianismo. Llevamos 20 siglos de persecución y quedan por delante unos cuantos más, sin que se arredre la Iglesia.

Para terminar, vale la pena citar la intervención de Gamaliel en el Sanedrín judío, empeñado éste en eliminar a algunos de los apóstoles, en los albores mismos del Cristianismo: Desentiéndanse de estos hombres y déjenlos en libertad. Porque si esta fe que predican es obra de hombres, se destruirá por sí sola; pero si es de Dios, no conseguirán destruirlo. Cuidado, no sea que estén luchando contra Dios! Hechos, 5,38.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.