TLC, la técnica le da paso a la política

TLC, la técnica le da paso a la política

A los dos años y medio de haber iniciado las negociaciones, representantes de los gobiernos de Estados Unidos y Colombia realizarán este miércoles el acto formal de la firma del tratado de libre comercio, cuya vigencia se espera para comienzos del 2008.

20 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Sin embargo, el importante acto de este miércoles abre las puertas a una nueva etapa de trámite, que para muchos será más difícil que la anterior: el tema político prevalecerá ya sobre el técnico, con un ingrediente que hace unos meses no estaba en la agenda: los demócratas obtuvieron la mayoría en las elecciones legislativas, lo cual podría endurecer la aprobación de un TLC que fue negociado con los demócratas.

Ya ‘nadie da un peso’ porque el TLC entre en vigencia este año y ahí nace otro inconveniente que se ha convertido en prioridad para el gobierno colombiano: dado que las preferencias unilaterales otorgadas por Estados Unidos a nuestro país y a otros países andinos terminan el próximo 31 de diciembre, se requiere ‘taponar’ el agujero que va desde enero 1º del 2007 hasta la aprobación del TLC, en términos de aranceles para entrar al mercado de Estados Unidos.

Según el presidente de Analdex, Javier Díaz Molina, tres sectores son los que tienen mayor preocupación sobre ese desfase: las confecciones con un sobrecosto del 16 por ciento, calzado con un 35 por ciento y flores con una tarifa entre seis y ocho por ciento.

Hay total confianza de que las preferencias de Atpdea se extenderán por un tiempo más, pero el inconveniente es precisamente cuándo serán aprobadas y por cuánto tiempo.

Este año parece dudoso, pues solo quedan unos pocos días de sesiones a comienzos de diciembre. De no lograrse, el trámite se iría para febrero con un efecto retroactivo desde comienzos de año.

El otro asunto es la vigencia. Mientras los republicanos plantean seis meses, los demócratas quieren dos años.

¿Qué le conviene a Colombia? seis meses parece muy poco, por cuanto el TLC no entrará en vigencia antes de enero del 2008 y dos años parece demasiado, pues podría llevar a que los demócratas, tradicionalmente opositores al libre comercio congelen el TLC y consideren que dos años de Atpdea es suficiente. Además su terminación coincidiría con la campaña para escoger el sucesor de George Bush. ¿Será una trampa de los demócratas?.

En la misma situación de Colombia está Perú, cuyo tratado fue firmado varios meses antes que el de Colombia y presentado al Congreso, pero no fue aprobado. Está en el mismo punto del colombiano.

Todo indica que los dos países negociarán por aparte, tanto la extensión del Atpdea como el TLC, no tanto porque Colombia lo quiera así, sino porque los peruanos no quieren estar en la ‘supuesta’ misma situación de Colombia, al alegar que le daría el mismo tratamiento frente a temas como el narcotráfico y la violencia.

“Se están creyendo de mejor familia que Colombia”, dijo un alto funcionario colombiano. La realidad es que una estrategia conjunta podría traer beneficios para los dos países.

De lo anterior se desprende que el TLC ya no depende de los técnicos sino de los políticos y este es un tema delicado por estos días en los Estados Unidos.

Gobierno presentará este año el TLC a estudio del Congreso Hernando José Gómez Restrepo fue la cabeza del equipo negociador colombiano durante todo el proceso de discusión del TLC con Estados Unidos, esto es, desde mayo del 2004, cuando en Cartagena se realizó la primera ronda.

Economista conservador, fue miembro de la junta del Banco de la República, subjefe de Planeación Nacional y presidente de Camacol. También ha estado vinculado a la academia universitaria. Antes de ocupar la silla de negociador, estuvo como embajador ante la Organización Mundial del Comercio en Bruselas.

Gómez Restrepo encabezó un equipo técnico de cerca de cien personas. Con el ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero, quien estuvo al frente del tema político, fueron en buena parte los artífices de lo alcanzado. Los dos estarán en la firma del TLC esta semana en Washington.

Luego de la firma del TLC, programada para este miércoles en Washington, Gómez deja el cargo, pero no deja el tema: ha sido nombrado director ejecutivo del Consejo Privado de la Competitividad, un organismo creado por los grandes empresarios para buscar un mejor posicionamiento internacional, en particular con Estados Unidos, una vez el TLC entre en vigencia.

¿Qué significa en términos prácticos la firma del TLC entre los gobiernos? Significa el sello del tratado. Es un paso clave, pues a partir de su firma puede presentarlo a su respectivo Congreso para su revisión y estudio. Antes de la firma no lo podían hacer.

¿Cuándo cree que el gobierno de Estados Unidos lo presente al Congreso de ese país? La realidad es que debería llevarlo a finales de febrero del año entrante por una razón sencilla: se ha instalado el nuevo Congreso y como en todas partes, las primeras semanas se van en organizar la agenda y todos los otros asuntos.

¿Y cuándo debería ser aprobado en el Congreso de Estados Unidos? Tradicionalmente todos los tratados de libre comercio se han aprobado a finales de julio, poco antes de las vacaciones de verano.

¿Y el gobierno colombiano cuándo lo presentará al Congreso? Tenemos la idea de entregarlo lo más rápido e incluso pensamos que podría recibir la aprobación de primera vuelta antes de finalizar este año y hacer su trámite siguiente al comienzo de las sesiones del primer semestre, para luego surtir el proceso ante la Corte Constitucional en los siguientes seis meses.

¿Y si el nuevo Congreso de Estados Unidos le hace modificaciones? Nuestra aspiración es que los dos Congresos estudien el mismo texto y no sea modificado. En caso de que haya pedidos, se puede hacer por la vía de carta anexa que acompañaría a los textos del tratado. Ese o esos anexos son limitados a temas específicos.

Hay dos temas que parecen tendrán anexos: los asuntos laborales y el medio ambiente. ¿En qué consisten esas modificaciones? Colombia tiene incluida en su legislación las normas de la OIT y en esos términos no tenemos mayor problema. La decisión en el caso de Estados Unidos es un asunto que involucra a su Congreso y sus partidos políticos.

Perú está en el mismo proceso de Colombia, pues su TLC se quedó ya para el año entrante ¿Habrá una estrategia conjunta de los dos gobiernos? Es cierto que Perú firmó varios meses antes el TLC, pero no logró su aprobación este año en el Congreso, por lo que al igual que Colombia se quedó para el año entrante. Hasta ahora no hay una estrategia conjunta.

Sería bueno tenerla, pues en algunos asuntos es complementaria, porque cada uno tiene sus propias ventajas frente a los intereses en el Congreso de Estados Unidos.

Hay quienes dicen que el gobierno colombiano se demoró mucho en negociar el TLC. ¿Qué tiene que decir como directo responsable? La pregunta siempre surge. Perú terminó de negociar seis meses antes y está hoy en la misma situación nuestra. Si hubiéramos terminado antes de lo que lo hicimos, estaríamos hoy en la misma situación de ahora. La realidad es que el péndulo de los acuerdos comerciales está políticamente en contra nuestra y cada día es más difícil. Hay que recortar que el presidente Bush le tocó ir personalmente al Congreso a buscar los votos para la aprobación del Cafta.

La prioridad ahora es la prolongación del Atpdea para cerrar el bache que puede dejar la puesta en vigencia del TLC. ¿Es posible lograrla? El Atpdea no tiene oposición entre demócratas y republicanos y creo que no habrá problemas, lo que está en duda es el momento de la aprobación, pues no se sabe si alcanza ahora y será un tema de febrero del 2007. Soy muy optimista.

¿Atpdea, uno o dos años? Eso tiene de largo y de ancho. No se puede tener una prolongación del Aptdea tan corta que nos ponga en problemas ni tan larga que le reste importancia al TLC y lo llegue a congelar o coincidir con la campaña presidencial dentro de dos años. Sería grave.

No le voy a preguntar si usted cree que con el TLC se gana o se pierde porque la respuesta es obvia. Más bien ¿cuál fue la principal enseñanza para usted durante el tiempo que estuvo en la negociación? Que el 90 por ciento está en la preparación para negociar y el 10 por ciento en que la contraparte escuche que es distinto a que oiga.

Si lo tocara regresarse al comienzo de la negociación ¿qué corrección haría? Buscaría un mayor consenso al interior del Gobierno, de manera que la posición fuera más clara. En otras palabras, que se llegara a la negociación con el Gobierno de acuerdo en los distintos temas.

"No se puede tener una prolongación del Atpdea tan corta que ponga en problemas al país o tan larga que reste importancia al TLC”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.