‘Me gusta decir las cosas bailando’: Julio Bocca

‘Me gusta decir las cosas bailando’: Julio Bocca

Julio Bocca comenzó a despedirse de los escenarios el 23 de junio pasado, cuando presentó el espectacúlo Bocca Tango en el Metropolitan Opera House de Nueva York.

20 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Después de 31 años en el mundo de la danza, y luego de dos décadas como primer bailarín del American Ballet Theatre de la misma ciudad, el argentino, nacido en la provincia Munro, decidió decir adiós a su oficio con una gira internacional que en este momento lo tiene en Sucre (Ecuador).

“Dejo la danza, antes de que esta me deje a mí”, respondió el artista vía correo electrónico a EL TIEMPO , antes de venir a Colombia, donde se presentará esta semana (ver recuadro).

¿Cómo fue la preparación de ‘Bocca Tango’? No fue mucho más larga ni más corta que la preparación de cualquiera de las otras obras que hemos llevado a cabo con Ana María Stekelman. Tal vez la parte más dificil fue el armado de la continuidad de cada tango y la incorporación de canciones. Además eso es algo que ha ido variando con el tiempo. ¿Con qué criterio se eligieron los tangos para el ‘show’? La idea principal era que hubiera una fusión entre los más tradicionales y los de vanguardia, que lejos de molestar, creara climas. Y que los tangos cantados fueran algunos de los más conocidos, sobre todo para cuando actuáramos ante público extranjero que no hablara español.

‘The New York Times’ dijo: ‘A los 39 años, conserva su consistencia y deja un legado para todos los bailarines: la bravura al servicio del arte’, ¿lo siente así? Siento que si algo he hecho, y si sirve de ejemplo mejor, es considerar que no solamente una técnica perfecta es suficiente para llevar adelante esta carrera, sino también un profundo entendimiento con el personaje que toca interpretar, y que es muy importante poner sangre y corazón en cada función al servicio de ese personaje. De otra manera todo se convierte en algo perfecto, pero helado.

¿En qué pies queda el legado de Bocca en la danza? No me gusta pensar en esos términos. Legado, herencia, parece que uno se hubiera muerto…. Esto no es una dinastía, es una profesión y estoy seguro de que hay varios jóvenes que podrán seguir llevando este arte por el mundo.

¿Cuáles ciudades le han impresionado en la gira? Debo confesar que el homenaje que me hicieron en el Festival de La Habana me hizo temblar un poco las rodillas. Es maravilloso ver cómo el trabajo que uno ha llevado a cabo es apreciado de una manera tan especial y tan conmovedora por gente que no es del país donde uno nació.

Usted alguna vez dijo: ‘Decir las cosas bailando, eso sí me gusta’. ¿Qué cosas se pueden decir bailando? Todas. Como las últimas obras con argumento que hice: El hombre de la corbata roja y Adiós Hermano Cruel ó Manon… historias complejas, que narran virtudes y miserias humanas, con momentos de alegría, de pasión, de magia, de sexo y hasta de muerte, y se cuentan sin decir una palabra.

¿Lo más difícil en esta carrera que empezó a los 8 años? Mantenerla siempre en su lugar, a medida que iba creciendo. No olvidar que la disciplina y el esfuerzo son las dos columnas que la sostienen.

¿Cómo ve la danza en la actualidad? La danza siempre estará bien, en tanto haya gente que se dedique a ella con la pasión y la creatividad necesarias.

Un consejo para los que comienzan en este oficio… Considerar que es una carrera muy dura, relativamente corta, y que exige un gran sacrificio físico, una férrea disciplina y una dedicación de tiempo casi completo. Pero también hay una vida que vivir aparte, y que es esa vida la que nos dota de la experiencia necesaria para poder después interpretar personajes complejos, y no quedar siempre congelados en el príncipe de La bella durmiente.

¿Qué va a hacer al retirarse? Voy a descansar todo lo que se me dé la gana: un año o diez minutos. Luego veré.Tal vez siga dirigiendo los destinos de Ballet Argentino y me dedique a la creación de una escuela integral, donde, además de danza, los alumnos cursen sus estudios primarios y secundarios.

¿Habrá algo especial en el cierre de la gira, el 22 de diciembre, en Buenos Aires? Habrá mucho de todo. Mucha emoción, mucha alegría, mucha gente, muchos amigos en el escenario y muchas ganas de agradecer al público de mi país y al de todo el mundo el que me hayan dado tanto cariño, tanto apoyo y tanta felicidad.

¿Qué siente al dejar el escenario para siempre? Un alivio muy grande, tan grande como la alegría que el escenario me ha dado.

EL PÚBLICO COLOMBIANO SE METERÁ EN LA BOCA DEL TANGO.

‘Bocca Tango’ se presenta el 22 de noviembre en el Metropolitano de Medellín, y el 24 y 25 en el Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá.

Bocca estará con Cecilia Figaredo, dos cantantes, el cuerpo de baile de su Ballet Argentino y una orquesta, dirigida por Julián Vat.

Interpretarán tangos como ‘Balada para un loco’, ‘Pavadita’, ‘Naranjo en flor’, ‘Negracha’ y ‘El día que me quieras’. Con coreografías de Ana María Stekelman. Habrá hombres que bailan con hombres, Bocca y Cecilia danzando semidesnudos, solistas que extienden sus cuerpos en mesas y escaleras, voces desgarradoras y pasos de ballet que escriben el profundo sentimiento del tango… .

SOBRE LOS TANGOS " Me identifico un poco con todos. Es difícil sustraerse a la pasión que imponen. Todos me me hacen sentir algo distinto”.

Julio Bocca, al hablar sobre ‘Bocca Tango’.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.