Foro del Lector

Foro del Lector

20 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Los platos nacionales.

Señor Director: Si en el verso de un poeta antioqueño los frisoles, la mazamorra y la arepa son la “bendita trinidad”, sin la que no se concibe la bandeja paisa, según Óscar Domínguez (18-11-06), no es menos curioso que se leyera en la puerta de un cementerio boyacense el siguiente grafiti: “Señores, aquí no se oculta humana carne, ni humano hueso. Lo que hay bajo estas losas son habas, ají, gallina, papas y queso”. Es decir, que así se recordaban los componentes de un provocativo plato de la cocina local creativa. Al fin y al cabo, la comida debe alimentar primero la mente popular antes que satisfacer el estómago.

Miguel Roberto Forero García.

De la tocada a la golpeada.

Señor Director: Si a un hombre se le había condenado a 4 años por tocarle la cola a una mujer, no me explico cómo a otro que casi mata a su esposa en Barranquilla lo dejan en libertad luego de tres meses en la cárcel. Por más justicia que se quiera aplicar, nos vemos impotentes ante tanta injusticia impartida.

Janeth Constanza Jiménez Una nostalgia bogotana Señor Director: Tengo nostalgia de muchas cosas que han venido desapareciendo: el respeto de los jóvenes por sus padres y adultos mayores, ceder el puesto en los buses, la música colombiana, el tiempo para recrearse sin tanto aparato electrónico, el paseo al campo para estar en la naturaleza, las reuniones familiares, el trole, visitar a los abuelos sin ningún interés –solo por amor–. Pero lo que más añoro, por su efecto relajante, descontaminante, ecológico y sin duda por el respeto del peatón y conductor, es ¡la ola verde! en semáforos, olvidada por nuestros genios en movilidad. Vuélvanosla, por favor.

Jorge Trujillo Mejía .

Corralejas en Bogotá.

Señor Director: En la Costa, en general, se realizan las llamadas corralejas, donde se ve a la gente hacerle el quite al toro. Al finalizar la tarde, el resultado se mide por la cantidad de “cogidos” por el animal. En Bogotá no hay corralejas, no hay toros, pero sí vehículos a los que la gente torea todos los días del año, buscando salvar su vida. Se observa la distancia y se corre al otro lado. ¡Y olé! Son más bravos los vehículos que los toros, pues como vemos, los muertos de los primeros son más numerosos. Si alguien no conoce las corralejas, al observar a la gente en Bogotá las conocerá.

Ricardo García Ch.

Bogotá.

Derechos de los deportistas.

Señor Director: Cuando se trata de legislar a favor de los deportistas y otras minorías, los congresistas “escurren el bulto”, por indiferencia o por objeción de conciencia, lo que en mi sentir es disfraz de la ignorancia.

Muchos deportistas abandonados a su suerte requieren de una legislación sana, como la adoptada en Brasil gracias a la gestión de Pelé como Ministro de Deportes. Allá fueron reivindicados los derechos de los deportistas, incluyendo a los aficionados, principalmente en materia de seguridad social.

Orlando Almeida Remolina Bogotá .

El debate sobre la salud.

Señor Director: Su editorial ‘Un sano debate’ (19-11-06) se queda corto al describir sólo el estado de las enfermedades asociadas con la pobreza y la desprotección social. Si consideramos las que dependen de la corrupción del sistema de aseguramiento y de sus desempeños, científico y de competencia, el panorama es más desolador. Las enfermedades crónicas y catastróficas que discapacitan y arruinan no son objeto de planes preventivos, por negligencia e interés económico.

Problemas inmunológicos como el asma y las alergias; osteoarticulares y de tejidos blandos; neurológicos degenerativos; cardiovasculares y síndromes metabólicos y neoplásicos son desestimados en sus primeras manifestaciones.

Por ejemplo, los niños con cáncer tienen una tasa de supervivencia inferior al 50 por ciento, frente al 80 por ciento de los niños de países desarrollados. Y esto empeorará si no se elimina el ánimo de lucro en la salud.

Carlos Hernán Quintero B. MD Cali.

* * * *.

Señor Director: Faltó mencionar lo que pasa con el Plan de Atención Básico, recursos del nivel central para la salud publica básica, diseñado de tal forma que va a parar a los bolsillos de los políticos corruptos regionales.

Una de las medidas para detener este desangre sería asignárselas a las universidades, al INS y a las mismas secretarías de salud departamentales para que las ejecuten. Esto generaría más empleo y las secretarías de Salud y el INS, como interventores, tendrían el control técnico de la ejecución del contrato.

Salim Mattar V. Ph. D.

.

La verdad, aunque duela.

Señor Director: Hay que agradecer que no a unos sino a todos los colombianos –jueces, políticos, gobernadores, alcaldes, ciudadanos comunes y por supuesto a la prensa– el Presidente Uribe les exigió, de manera contundente, ir a donde haya que ir para encontrar la verdad. Y una de ellas, tal vez la más importante, es la verdad política, para que la Nación sepa quiénes son los que tienen relaciones con las organizaciones ilegales, criminales y corruptas que azotan al país.

Antonia Fernández Medellín.

* * * * .

Señor Director: Vale la pena anotarle al señor ex presidente César Gaviria que hablar con la verdad no es intimidar sino decir la verdad que a muchos duele. No mintió el presidente Uribe al recordarle algunos episodios de su gobierno. El ex presidente, con su reclamo, me hace pensar en ciertos campesinos tolimenses que cuando escuchan un regaño dicen inmediatamente: no me humille, por favor.

Lupe Santamaría.

* * * *.

Señor Director: Cuando se esperaba una condena o expulsión de los sospechosos de paramilitarismo de su bancada, el presidente Uribe sale culpando a gobiernos anteriores. Uno espera que afronte estos casos porque ahora el Presidente es él, y fue para sus dos elecciones presidenciales que se dio la presión delincuencial de los ‘paras’ contra los electores.

Antonio Restrepo.

* * * *.

Señor Director: Vaya paradoja: el escándalo por la vinculación incluso activa de políticos y funcionarios del Gobierno con los paramilitares beneficia a estos últimos, pues acrecienta su ya inmenso poder sobre el establecimiento, en directa proporción con la capacidad de intimidación que adquieren. En palabras de Herbert Marshall McLuhan: “El que tiene la información, tiene el poder”.

Jorge Gómez Pinilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.