HACIA UNA ECOLOGIA DEL ARTE

HACIA UNA ECOLOGIA DEL ARTE

Parafraseando lo que alguien dijo acerca de la ominosa rarefacción de la capa de ozono, la historia de la ecología es una saga trágica de dudas y demoras, una saga cuyo desenlace, en efecto, no puede ser sino el desplome mismo de la civilización. Desde que en 1859 el biólogo alemán Ernst Haeckel acuñara el término y circunscribiera por vez primera la noción de ecología , han transcurrido más de ciento treinta años, y otros treinta han pasado desde que E.P. Odum publicara, en 1959, sus Fundamentos de ecología. Qué ha ocurrido, concretamente, en este lapso diferente del descubrimiento y difusión del DDT o de la propagación de los CFC? Cómo han reaccionado frente al drama que azota el sistema planetario los estamentos políticos, los grupos de poder económico y la comunidad científica? En 1972, en Estocolmo, se realizó la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano. En esa ocasión, se adoptaron muchos planes... se firmaron después varios tratados y se crearon nu

25 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Desde mediados de los 60, el pensamiento contracultural así como el movimiento ecopacifista se han empeñado desde posiciones radicales y libertarias en impugnar los presupuestos ideológicos que rigen la sociedad tecnocrática, pero, aunque generoso, este intento se ha agotado en formas de protesta incapaces de generar un modelo verosímil de civilización ecológica. Si bien incapaz de efectos prácticos, el ecologismo no ha dejado de tener consecuencias en la mentalidad, hasta el punto de que un filósofo pudo decir, en 1969, que los esfuerzos confusos de nuestros jóvenes (ecologistas) contienen más sabiduría que las convenciones del establecimiento . En breve, los exponentes de esta corriente afirman que el progreso técnico incontrolado y el desarrollo económico desigual producen entropía (desorden) en los tres sistemas que nos envuelven: el individual, el socio-cultural y el ecológico, y causan un desequilibrio creciente, a su vez responsable de ulteriores alteraciones ecológicas... Para conjurar el peligro que amenaza nuestro ecosistema no bastarían pues unas cuantas medidas ad-hoc, sino un replanteamiento de orden filosófico, una revolución de la mente. Sincorazón Etimológicamente, ecología y economía convergen hacia el mismo campo semántico y significan entre ambas algo parecido a teoría y práctica del buen gobierno (buen gobierno de la casa, del país, del mundo: oekos puede indicar cada uno de estos ámbitos). Sin embargo, lo que los gobiernos y los partidos políticos tradicionales y con ellos los tecnócratas no logran manejar es precisamente la necesaria armonía entre crecimiento cuantitativo y desarrollo cualitativo, entre progreso y bienestar. De hecho, no hay práctica del buen gobierno sin una teoría que la sustente, así como no hay buenos resultados científicos sin una filosofía que los oriente. Y bien, a las leyes de la armonía no se llega por puro cálculo. Para su comprensión se requiere de una intuición que trasciende el raciocinio. J. S. Bach, quien lo había descubierto, decía: yo me limito a colocar las notas en su orden, la música la hace Dios; y Blaise Pascal replicaba a su vez que el corazón tiene razones que la razón no conoce . La saga trágica de la ecología documenta la arrogancia de una conciencia finalizada y sin corazón la nuestra que no admite sus propias limitaciones y que, por lo mismo, nada concede a la intuición.

En contra de una fe racionalista y cientifista que nos ha llevado al borde del abismo, es hora de que se levanten otras voces, otras sensibilidades, en fin, nuevas formas de pensamiento y expresión. Las artes figurativas, la poesía, la música, las letras anota G. Bateson son campos en los cuales actúa una porción de la mente que rebasa los límites de la conciencia , son campos, pues, de los cuales surgen verdades distintas más comprensivas de las que arroja la razón: al igual que el contacto entre el hombre y la naturaleza, ellas nutren, quizá, la sabiduría . El artista, repetía William Blake, no ve con los ojos sino a través de los ojos: por esto su mirada, ciega ante muchos fenómenos, es a la vez clarividente. Reza una poesía totémica: Quién es ese hombre que con palabras insensatas ofusca los designios divinos? El parto de las ciervas sobre las rocas puedes tú preverlo? Acaso velas tú sobre la crianza de los venados? El pintor, el poeta, el visionario... son ellos, en verdad, los que velan sobre la crianza de los venados. Así lo hacen podrían hacerlo porque, a su manera, intuyen e intentan poner de manifiesto la naturaleza sistémica de todas las criaturas, su recíproca necesidad, esas profundas conexiones que están en la base de la armonía planetaria. A los artistas no les concierne concretamente la preservación de las especies o el rescate de las aguas contaminadas. Esta es tarea de políticos y tecnócratas. A los poetas, a los pintores, a los filósofos, les corresponde explorar y resguardar el sentido de la existencia, ya que son o mejor, podrían ser ellos los más confiados depositarios de los secretos de nuestro oekos. Crisisdel arte De asumir su responsabilidad ecológica , los artistas se reencontrarían consigo mismos, es decir con su propia necesidad. La perplejidad (bien expresada por la corriente posmodernista) que en las últimas décadas ha circulado por los ambientes pictóricos, refleja el vacío dejado por el agotamiento de las vanguardias históricas por un lado y por el abandono del empeño político por el otro. Por esto, la crisis de las artes figurativas es hoy crisis de formas y contenidos: embiste tanto la función como la identidad del artista. Por supuesto, para resolver semejante impasse no basta recurrir a una consolatoria referencia a la hegeliana muerte del arte , ni refugiarse en el hedonismo. Así como no podemos enfrentar el problema ecológico sin un profundo reajuste mental que nos permita comprenderlo de verdad, de igual forma los artistas no pueden hallar su camino sino a pacto de reexaminar su misma razón de ser. En fin, tanto para el común de los hombres como para los poetas ha llegado el momento de pensar el pensamiento... y de cambiarlo.

Todas las circunstancias que amenazan la supervivencia del hombre decía Bateson en 1970 son reducibles a tres causas primitivas: a) Progreso técnico.

b) Aumento de la población.

c) Ciertos errores en el pensamiento y en las actitudes de la cultura occidental.

Nuestros valores están equivocados . De tales móviles, el tercero, en cuanto rémora para la remoción y el mismo correcto entendimiento de los primeros, es sin duda el más grave. En él se refleja la carencia de sabiduría sistémica , es decir, una tendencia utilitarista que sacrifica al beneficio inmediato los cuestionamientos de fondo, que, en otros términos, privilegia el sentido común en contra de la creatividad. Pese a la dificultad de pensar en soluciones desde el interior de un pensamiento que no entiende los males, un remedio para los excesos de la razón (la finalidad consciente de Bateson) puede existir en el individuo, especialmente en los que creen en las razones del corazón. En la creación artística sigue Bateson, el individuo debe sentirse a sí mismo a todo su yo como una totalidad, como un sistema . Es esto tan cierto que R. M. Rilke uno de los máximos líricos de nuestro siglo afirmó en su Testamento que el arte es la pasión de la totalidad, siendo su resultado la serenidad y el equilibrio de lo numéricamente completo. Y bien, dónde encontrar prueba de una mayor sabiduría sistémica ? El pintor puede tener el objetivo consciente de vender su cuadro e, incluso, el fin consciente de pintarlo: pero, mientras pinta debe forzosamente relajar su arrogancia raciocinante en favor de una actividad creativa en cuyo ámbito su mente consciente no cuenta más que tanto. La ecología del arte brota de esta experiencia totalizadora, de este equilibrio no premeditado, misterioso e inquietante entre la razón y el corazón. Siendo así, el arte sabrá abrirse a la temática ecológica en la medida en que, al mismo tiempo, se deje llevar por la ecología hacia su propio y más íntimo destino: velar sobre la crianza de los venados... .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.