Olvidados del Salón Nacional

Olvidados del Salón Nacional

El famoso artista Fernando Botero, hoy el pintor latinoamericano vivo que más caro vende sus obras, tuvo que obtener dos segundos puestos en el Salón Nacional de Artistas, antes de probar el premio mayor.

19 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Uno de los cuadros más importantes de la historia de Colombia, Los suicidas del Sisga, solo alcanzó un segundo premio especial en el Salón XVII. Es más, Beatriz González, su autora, nunca ganó una de esas convocatorias, aunque este año el Ministerio de Cultura le otorgó el Premio Nacional Vida y Obra.

En cambio, hay ganadores del premio que hoy son casi anónimos. Uno es Moisés Vargas que ganó el VIII Salón en la categoría Escultura. De él no se conoce prácticamente nada e, incluso, el busto de Laureano Gómez, por el que fue premiado, desapareció.

Es parte de lo que ha pasado en el Salón Nacional cuya retrospectiva de cuarenta versiones, en 66 años, denominada ‘Marca registrada’, está en el Museo Nacional.

“Es algo normal porque ganarse un premio depende de muchas cosas: lo que pensaban los jurados que debía ser una buena obra, el concepto de arte del momento, si los jurados eran nacionales o de afuera del país”, comenta la curadora del Museo, Cristina Lleras.

Agrega que, para el momento, una pieza pudo haber sido considerada buena, pero que su autor simplemente no volvió a concursar o a lograr niveles tan altos y se ‘esfumó’.

“Para que una obra sea revolucionaria tienen que pasar muchas cosas más: que sea expuesta, que cree discusión y que tenga crítica”, explica.

Y tal vez ni así. Porque Rodrigo Arenas Betancourt, el autor del Bolívar desnudo, que está en Pereira, del monumento ubicado en el pantano de Vargas, para nombrar algunas de sus varias esculturas monumentales en Colombia, apenas logró una mención en el Segundo Salón.

A él le fue bien, comparado con la pintora Débora Arango. No solo no la premiaban sino que la insultaban y vetaban sus cuadros. “Ella no se ganó el Salón, pero sí la discusión porque marcó un hito como artista y mujer en los años 40”, dice Juan Darío Restrepo, investigador de la retrospectiva del Museo.

A veces hasta el azar contaba. Pedro Nel Gómez fue maestro de Débora y, según Restrepo, debió ganarse el premio. Pero la suerte lo traicionó: “Pedro Nel perdió en 1950 con Luis Alberto Acuña por el método de la papeleta”, dice Lleras. Lo que significa que como hubo empate metieron dos boletas en un sombrero y la suerte eligió.

Tal vez lo más raro es por qué el fallecido Luis Caballero nunca ganó. Una sala de la Biblioteca Luis Ángel Arango lleva su nombre, lo mismo que uno de los premios más importantes de arte joven en Colombia. Pero Caballero no obtuvo nunca, ni siquiera, una mención. Ni Restrepo atina a decir cómo sucedió eso: “Él participó varias veces, pero no le dieron el premio. ¿Por qué? Eso sí es un misterio”.

LA EXPOSICIÓN ‘MARCA REGISTRADA’ ESTÁ ABIERTA EN EL MUSEO NACIONAL. CARRERA 7 ENTRE CALLES 28 Y 29. INFORMES EN EL TELÉFONO 3348366. .

- sin primer lugar Estos son algunos de los artistas que no ganaron el primer premio en el Salón Nacional de Artistas, aunque su obra hoy está vigente o consolidada.

Luis Caballero. Representó al país en las bienales de París y San Pablo. Su obra estuvo en varios países de Europa.

Débora Arango. Hoy se considera que como mujer y pintora rompió esquemas en el arte del país en la década de los 40.

Pedro Nel Gómez. Maestro de Débora. Perdió porque el primer premio se echó a la suerte.

Álvaro Barrios. Grabados suyos hacen parte de la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Obtuvo un tercer puesto y lo rechazó por no estar de acuerdo con políticas de Colcultura.

Beatriz González. Su trabajo sólido la hizo merecedora al Premio Nacional Vida y Obra. Obtuvo mención.

Darío Morales. En vida, su obra fue expuesta en Europa y América. El Museo de Arte Moderno de Münich tiene obra suya.

Rodrigo Arenas Betancourt. Su obra pública es muy conocida (‘Bolívar desnudo’, entre otros). Apenas logró una mención.

José Antonio Suárez Londoño. Mención en 1990. Sus dibujos configuran un trabajo consolidado.

Carlos Jacanamijoy. Ha expuesto en América, Europa y China. Es un pintor vigente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.