Fiebre de Bogotá entre caraqueños

Fiebre de Bogotá entre caraqueños

Clima fresco, seguridad, restaurantes de excelente nivel, buena rumba, centros comerciales y amplia oferta hotelera. Esta es la ecuación que ha convertido a Bogotá en uno de los destinos preferidos de los venezolanos, y particularmente de los caraqueños, a la hora de elegir un lugar para pasar un ‘fin de semana largo’.

19 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La cercanía geográfica ha sido aprovechada por aerolíneas como Aeropostal y las principales operadoras turísticas venezolanas –como Turaser– para ofrecer paquetes de estadía en la capital colombiana por tarifas que oscilan entre 500 y 700 dólares, con tiquetes y alojamiento incluidos.

Y las ofertas no han pasado desapercibidas. “Colombia empezó a ser vista como un país alterno”, explica Alejandro Alberti, directivo de Turaser, “en principio para vivir, en vista de las dificultades políticas que hemos atravesado, pero poco a poco se empezó a correr la voz de lo segura y sobre todo, limpia, que está Bogotá. La gente empezó a pedirla como destino”.

El paquete combinado de dos noches en Bogotá y tres en Cartagena ha sido uno de los más exitosos de la empresa, que en temporada baja vende hasta 15 paquetes (de dos personas cada uno), y en alta supera, cada fin de semana, los 35 paquetes.

¿La razón? “La gente encuentra a Bogotá mucho más moderna ahora, más limpia, con más opciones para comer, comprar –los centros comerciales son fabulosos– y la oferta hotelera es de primera. Ahora es mucho más cosmopolita”, precisa Alberti.

Bailar y comprar en paz Elvis Castillo tiene 30 años, es locutor y periodista y viajó a Bogotá con su novia por primera vez el mes pasado cautivado por un video que su hermano le mostró del famoso restaurante ‘Andrés Carne de Res’. Decidido a visitar el lugar, se quedó un fin de semana largo en la capital, de la que le impresionó la “tranquilidad social y el clima”.

“Monté mucho en taxis y me sentí muy seguro. Salimos en la noche a restaurantes, a bailar, sin ningún problema y sin sensación amenazante. La verdad es que también sentimos lo alta que tiene la autoestima la gente de esa ciudad, por ejemplo, en cómo quieren y respetan el TransMilenio, y quedé fascinado”.

Para Isabel Calles, el clima es el gran gancho de Bogotá. Los parques y los cafés, y la posibilidad de caminar por la ciudad son razones por las que le gustaría volver a pasear por la ciudad, en donde tiene una tía a la que ahora visita gracias a que los boletos aéreos entre Caracas y Bogotá los llegan a ofrecer en ofertas de entre 100 y 150 dólares.

Las compras es la otra gran razón para volver, pues a pesar de que el bolívar ha perdido valor con respecto al peso, el control de cambio de divisas le permite a los venezolanos obtener dólares a precio regulado para viajar, y el dólar y el peso se mantienen relativamente estables.

“Compramos cuero a precios increíbles en el sur de la ciudad y los centros comerciales son bellísimos. Cuando fui revisaban muchísimo para entrar a ellos, pero todo el mundo entiende que es por la seguridad de todos. Así que uno está tranquilo”, dijo Calles, ansiosa por regresar bogota@eltiempo.com.co .

‘.

‘.

Se empezó a correr la voz de lo segura y, sobre todo, lo limpia que está Bogotá. Y la gente empezó a pedirla como destino”.

Alejandro Alberti, de la agencia venezolana Turaser.

EN UNA FRASE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.