Secciones
Síguenos en:
EL REGRESO DE LAS ZONAS AZULES

EL REGRESO DE LAS ZONAS AZULES

Quizás dentro de un mes las calles bogotanas tengan parquímetros al estilo Nueva York, minicomputadores de mano o personas en las esquinas vendiendo tiquetes para poder parquear en la calle. El sistema aún no se ha escogido. Pero es claro es que las zonas azules de parqueo volverán a las vías de la ciudad.

Se reintentará desestimular y racionalizar el uso del espacio público. Aquel que quiera parquear en las calles, deberá pagar por ello.

Para que esto sea una realidad sólo falta elegir. La Secretaría de Tránsito y Transporte (STT) cerró en días pasados la licitación para las zonas azules. Para la segunda quincena de octubre se conocerá el o los nombres de quienes asumirán su manejo.

Dentro de la baraja de propuestas hay de todo. Se presentaron seis oferentes y las cargas están equilibradas: tecnología por un lado y personal humano por el otro.

Pero antes de conocer lo que puede tener la ciudad es importante saber qué tuvo y por qué se acabó.

El 15 de noviembre de 1989 las zonas azules se dieron al servicio. Se inició en el centro y luego se extendió al norte. La cosa funcionaba así: Los miembros de la Asociación Colombiana de Personas Impedidas (Acopim) tenían a su cargo la venta de los tiquetes que permitían el parqueo de los vehículos. Cada tiquete era válido por dos horas y costaba 100 pesos.

Durante dos años, funcionaron bien. Según informes publicados en marzo de 1990, las zonas producían cerca de 3 500.000 pesos al mes. Sin embargo, en marzo de 1992 fueron suspendidas. Por qué? Hay dos versiones: la de la STT y la de los miembros de Acopim.\ Cuentan en la sección jurídica de la STT que las zonas azules se terminaron por las renuncias de los secretarios de Tránsito.

Estos sitios de parqueo aparecieron mediante una resolución del secretario de Tránsito de entonces, Rubiel Valencia Cossio.

Luego, el Concejo de Bogotá expidió el Acuerdo 18 de 1991 con el que se reforzó su creación. Entonces, la STT inició un proceso para entregarlas en concesión, de manera que los gastos corrieran por cuenta de la empresa concesionaria y no de la STT como sucedía en ese momento.

Pero pasaron los secretarios, las administraciones y el proceso no avanzaba. Las zonas azules se habían suspendido y estaban a la espera de que se resolviera la situación. Los últimos secretarios de tránsito, Rafael Lafont y Carlos Augusto Trujillo, estuvieron a punto de firmar la concesión, pero siempre renunciaron antes de llegar a hacerlo.

Así que el proceso quedó congelado hasta ahora que se cerró licitación y está a la espera de que sea adjudicada.

Los miembros de Acopim, por su parte, dijeron que las zonas azules se acabaron por la ola terrorista. Carlos Botero, representante de esta Asociación, dijo que en esa época empezaron a poner bombas y se prohibió el parqueo frente a entidades públicas, bancos y demás instituciones .

Botero dijo que las zonas azules se fueron reduciendo hasta que dejó de ser rentable su utilización.

Hoy, están en estudio seis propuestas que van desde colocar parquímetros al estilo norteamericano, hasta volver al sistema tradicional de personas vendiendo tiquetes en cada esquina.

Se adjudicará para las zonas centro, Chapinero y norte y quien gane deberá sumir todos los costos y además dar un porcentaje de las ganancias a la STT.

La concesión será, inicialmente por dos años, luego de los cuales se sabrá si el sistema de concesión fue efectivo.

Cómo eran antes? - Entraron en servicio el 15 de noviembre de 1989.

- Se empleaba un sistema de tiquetes. por dos horas, cien pesos.

- Se crearon 2.776 espacios para parquear.

- Se colocaron 5.314 señales preventivas.

- Se recaudaban al mes 3 500.000 pesos.

- Quienes vendían los tiquetes pertenecían a la Asociación Colombiana de Personas Impedidas.

- La STT recibía el 60 por ciento de los ingresos.

- Eran utilizadas sólo por vehículos particulares.

Estas son las propuestas para zonas azules Los proponentes para asumir el manejo de las azules son seis: Gonzalo Medina y Asociados, Asociación Colombiana de Personas Impedidas (Acopim), Asociación de Trabajadores Independientes para el Parqueo y Cuidado de Automotores (Ascotrainpa), Celsa S.A., Parqueaderos Daytona Ltda. y Unión Temporal Parqueaderos Asociados.

EL TIEMPO logró conocer cuatro de las propuestas: Ascotrainpa: Propone un sistema de minicomputadores que funcionarían con tarjeta. El usuario digitaría su placa y al regresar digitaría la hora de llegada y el minicomputador le expediría un tiquete con el valor del parqueo. Los minicomputadores los portarían personas que se encargarían de entregar el tiquete y cobrar la tarifa. Para la STT un 22 por ciento del recaudo.

Celsa S.A. Propone un sistema de parquímetros de alta tecnología, que además garantizaría que el vehículos que no pague la tarifa sea inmediatamente inmovilizado mediante un sistema mecánico.

Gonzalo Medina y Asociados y Acopim: Proponen retomar el sistema de zonas azules antiguo mediante el cual personas minusválidas venderían tiquetes a los usuarios. El valor sería de 300 por dos horas o fracción. A la STT le correspondería entre el 11 y el 17 por ciento.

Parqueaderos Daytona: Propone tres sistemas: parquímetros individuales, múltiples y personas que vendan tiquetes. A la STT le correspondería un 30 por ciento de las ganancias. Se impondría el sistema que la STT escogiera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.