Construcción creció 27 por ciento

Construcción creció 27 por ciento

Las construcciones diferentes a la habitacional y aquellas dirigidas a vivienda crecieron 48,5 y 22,1 por ciento, respectivamente.

18 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Así lo reveló la Cámara Colombiana de la Construcción que adelantó algunas cifras de la presentación sobre oferta y demanda en Bogotá que realizará el próximo martes.

Según los datos, para vivienda se licenciaron 3’675.828 metros cuadrados, mientras que para otros destinos fueron 986.628 que representa –precisamente– el 27 por ciento de alza.

“Esto, de cualquier manera, representa una dinámica importante en cuanto a la concentración de la oferta, comercialización de las soluciones y valorización”, asegura el estudio que, además, destaca los estímulos otorgados a los compradores y por lo tanto la disponibilidad de crédito.

Vivienda social y auxilios Según Camacol, a septiembre se habían asignado 23.994 subsidios por 161.879 millones de pesos. “Al concluir el año se sumarían 28.300 subsidios por 190.446 millones que representarían un crecimiento de 22,2 por ciento con respecto a lo asignado en el 2005”.

De acuerdo con datos preliminares de la Asociación Nacional de Cajas de Compensación (Asocajas) se tendría un volumen de recursos similar al del 2006, para una adjudicación de subsidios del orden de los 28.000.

Mal por devolución de subsidios También a septiembre se registraron 5.000 devoluciones motivadas, especialmente, por las dificultades en la oferta de viviendas sociales tipo 1 y 2. “Tal como se registra en las unidades sobre planos vienen disminuyendo su participación”, destaca Sandra Forero, gerente de la agremiación.

El futuro crecimiento del sector y su estabilidad en el largo plazo está centrado en la oferta de soluciones habitacionales para los estratos bajos.

Según Camacol, “partiendo de las necesidades habitacionales de la ciudad, manteniendo el déficit actual y atendiendo la formación de nuevos hogares se deberían estar edificando en la ciudad de 30.000 a 35.000 viviendas de interés social, de las cuales el 70 por ciento deberían ir orientadas a viviendas de interés prioritario”.

Meta de Alcadía, a medias La administración Garzón, en su plan de desarrollo planteó la meta de iniciar 70.000 viviendas prioritarias, de lo cual ha ejecutado el 42 por cieto.

“La meta anual era edificar 23.500 con este nivel de precios (20’400.000 pesos). De esta manera, y a pesar del aumento que en la ciudad ha venido presentando este tipo de soluciones, aún estamos lejos de suplir las necesidades, a pesar del gran potencial de crecimiento que tendría el sector de poder atender este segmento” explicó Camacol Cundinamarca.

Para esto se requiere, tal como lo planteó el gremio en el reciente Congreso Interamericano de la Construcción, realizar grandes macroproyectos de vivienda social, que necesitan de la adecuada articulación de los diferentes actores tanto privados como públicos, especialmente del compromiso de la autoridad distrital en temas como habilitación de terrenos a costos razonables, moderación de trámites y cargas impositivas y control a la informalidad entre otros.

En México, Brasil y Chile, por ejemplo, la inversión privada en esta clase de proyectos del orden de 20.000 unidades depende –en gran medida– de la dinámica del mercado de este segmento y de las condiciones para su desarrollo y estas, infortunadamente, no están dadas actualmente.

“Se espera que con el cronograma establecido por Metrovivienda para la habilitación de terrenos se logre incrementar la producción de este tipo de unidades. Así mismo, los cambios propuestos en la forma de adjudicación de los subsidios contemplada en el plan de desarrollo que se aprobará el próximo año podrían facilitar la colocación”, agrega el análisis de Camacol.

Otras 18 mil viviendas Gran parte del éxito de los nuevas obras se basa en el hecho de que las unidades proyectas sean demandadas antes de su iniciación y, una vez se consoliden las ventas, el proyecto pueda levantarse con suficiencia.

“Este método consolida la construcción de edificaciones en la ciudad, acercando la oferta a las disposiciones de la demanda con la posibilidad de cambio en ciertas características de las soluciones cuando así se amerite”, explica Sandra Forero, gerente de la regional Bogotá Cundinamarca, quien presagia que de mantenerse las condiciones actuales, el semestre entrante se iniciarían, mínimo, 18.000 viviendas correspondientes a proyectos en venta sobre planos.

“Sumarían, aproximadamente, un área de 1’605.269 metros cuadrados con una inversión que ascendería a 1.7 billones de pesos”.

Más financiación Para el gremio de los constructores, la financiación no es una no es una tarea fácil debido a los riesgos inherentes de hacerlo con sumas importantes y a largo plazo pero con recursos de corto plazo. “Sin duda, una tarea muy susceptible al ciclo económico, más aún al considerar los topes de las tasas de interés impuestas por la Corte Constitucional, que hacen menos atractivo el negocio hipotecario en la medida que desestimulan la oferta y por consiguiente, limitan el acceso al crédito”, advierte Forero.

Por otro lado, asegura, existen trabas e ineficiencias en los procesos de garantías hipotecarias. Estimaciones del Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda (Icav) revelan que el promedio de duración de los procesos hipotecarios es de 48 meses. “Este tiempo resulta escandaloso si se compara con la situación de países vecinos: Argentina (entre 9,8 y 18,4 meses), Chile (entre 12 y 18 meses) y Perú (31).

“Siempre hemos afirmado que el crecimiento sostenido del sector en el mediano y en el largo plazo depende, entre otros factores, de la evolución que registre el crédito hipotecario y del alcance y del uso que le den las familias”, concluyó Forero.

¿Y QUÉ PASA CON LA FINANCIACIÓN? Al observar el comportamiento de los préstamos aprobados y desembolsados por las entidades financieras para el sector se registra un comportamiento favorable y creciente.

Sin embargo, sus niveles son bajos con importantes limitaciones para la atención de la gente de escasos recursos (cerca de la mitad de la población es considerada pobre).

“La bancarización de esta población se ha constituido en una herramienta con buenos resultados internacionalmente.

“Por ello, es necesaria la implementación de esta clase estrategias en nuestro país, empezando por mejorar el acceso al crédito hipotecario a la población formal de bajos ingresos, y en el mediano plazo para los hogares informales, el banco de las oportunidades puede contribuir a este esfuerzo, si se diseñan las líneas adecuadas”.

5.000 Devoluciones de subsidios se registraron a septiembre motivadas, especialmente, por las dificultades que se han presentado en la oferta de las viviendas de interés social tipo 1 y 2 (20’400.000 y 28’560.000 pesos).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.