KEY NO LE PRESTÓ LA LLAVE A LOS BRAVOS

KEY NO LE PRESTÓ LA LLAVE A LOS BRAVOS

Por tercera vez consecutiva los Azulejos de Toronto tuvieron a un héroe en su lucha por conseguir el título de campeones del mundo del béisbol profesional y esta vez el hombre fue el abridor zurdo Jimmy Key, quien dominó por completo a los Bravos de Atlanta en el cuarto partido de la Serie Mundial. Pero los Azulejos no sólo tuvieron a Key en plan de figura sino que además repitieron su inspiración con el bate en los momentos claves del juego.

23 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

La combinación ideal en el béisbol les permitió vencer por 2-1 a los Bravos y tomar ventaja de 3-1 en la 89 final.

El receptor Pat Borders con jonrón solitario en la parte baja de la tercera, también se mereció la mención de héroe ,porque le entregó a Key la tranquilidad de la ventaja en el marcador.

Los Azulejos se convertían también en el primer equipo de las Grandes Ligas que conseguían disparar jonrones en 10 partidos consecutivos de postemporada, para un total de 11 cuadrangulares.

Con el triunfo, el tercero de la serie, los Azulejos se colocan a una sola victoria de ser el primer equipo canadiense en conseguir el campeonato del mundo del béisbol profesional.

Para los Bravos la historia fue la misma del segundo partido. Tuvieron un picheo sólido en el abridor zurdo Tom Glavine, pero les faltó que su ofensiva generasen anotaciones.

Otro elemento clave del partido se presentó en las decisiones de los dos entrenadores y así mientras que Cito Gastón, el responsable de los Azulejos, acertó en la elección de Key como cuarto abridor, Bobby Cox, de los Bravos, se equivocó al dejar en el banquillo a Deion Sanders, el mejor bateador del equipo la jornada anterior.

Pero sin lugar a dudas el hombre que iba a establecer la pauta y el triunfo de los Azulejos fue el zurdo Key, quien después de comenzar con problemas, porque permitió sencillos a los dos primeros bateadores que se le enfrentaron, Nixon y Blausser, rectificó de inmediato y lanzó una pelota de oro.

Key con cambios de velocidad, rectas y sliders sacó a ritmo de conga a 16 bateadores hasta que de nuevo Nixon, en la parte alta de la sexta entrada, le conectó de nuevo sencillo que no tuvo ninguna consecuencia.

El lanzador zurdo, jugador preferido por Cox cuando él dirigió a los canadienses, quiso dejar muy bien a su maestro y al comienzo de la octava entrada ya tenía en su haber 20 bateadores eliminados de los últimos que se le habían enfrentado.

Pero para entonces los Azulejos de Toronto, con la carrera de Borders en la tercera entrada y la segunda decisiva de Kelly Gruber en la séptima, iban a pesar como una losa en el juego ofensivo de los Bravos que lo intentaron todo para poder superar el picheo de los Azulejos y fallaron.

Esta vez el hombre estrella fue de nuevo el jardinero central Devon White, en el tercer partido clave, con su jugada defensiva y como el mejor del equipo en la ofensiva al batear 3 de 4, incluido el sencillo impulsador de la carrera que anotó Gruber.

Sin embargo con 2-0 en contra los Bravos reaccionaron en la octava entrada y Ron Gant recibió a Key con doblete, Brian Hunter que jugó en la primera por Sid Bream, tuvo un toque magistral en el campo interior que lo llevó hasta la inicial.

La amenaza de los Bravos era evidente. Key había perdido el control pero todavía pudo sacar dos outs muy valiosos, pero no evitar que Mark Lemke, antes conectara rola de sacrificio que impulsó a Gant para que anotara la que iba a ser la única carrera de su equipo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.