Romper muros del idioma, un negocio en E.U.

Romper muros del idioma, un negocio en E.U.

Tratar de lidiar con frenéticas llamadas al 911 (el número telefónico de emergencia en Estados Unidos) es de por sí problemático. Pero cabe imaginar lo que significa hacerlo cuando la persona que llama habla en otro idioma.

16 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

“Es algo que entra siempre en juego cuando enfrentamos la barrera del lenguaje”, dice el teniente Bill Kohlmeyer de la policía de Salem.

El español es el idioma extranjero más usado en las llamadas de emergencia que recibe el Centro de Comunicaciones del Valle de Willamette. El centro atiende 18 jefaturas policiales y de bomberos en los condados Marion y Polk.

Pero el centro tiene apenas un telefonista graduado de traductor del español, dice la supervisora Susan Hurley.

Debido al rápido crecimiento de la población hispana en el área, agencias públicas y empresas privadas están buscando formas de comunicarse con sus clientes.

En el condado de Marion los hispanos son la primera minoría. En la actualidad constituyen un 21,3 por ciento de la población, según el Censo Nacional del 2005. En el 2000, representaban un 17,1 por ciento.

De los hispanos mayores de cinco años de edad que viven en el condado de Marion, alrededor del 83 por ciento hablan español, según el Censo del 2000, que cuenta con los últimos datos disponibles sobre quienes hablan un idioma extranjero en Estados Unidos.

Pero no sólo los sistemas de emergencia se están ajustando al cambio.

También lo están haciendo empresas de servicios públicos.

Una manera de hacerlo es usando Telelanguage. Se trata de una empresa de Portland cuyos empleados traducen 150 idiomas, 24 horas al día, los 365 días del año, dijo Andre Lupenko, el presidente de la compañía.

Demora “entre 12 y 15 segundos ponerse en contacto con uno de nuestros intérpretes para los idiomas más comunes, como el español”, dice Lupenko.

“Para idiomas menos comunes, podría demorar unos 45 segundos en conseguirse un intérprete”.

En el Centro de Comunicaciones del Valle de Willamette, los telefonistas mantienen el número de Telelanguage en discado rápido.

El centro 911 recibe un promedio de 110 llamadas mensuales para Telelanguage.

También la policía del departamento de Salem ha añadido agentes bilingües a sus patrullas.

“Tenemos ahora 17 agentes que tienen diploma como traductores de español”, dijo Kohlmeyer.

De manera similar, de los 40 agentes que trabajan para el departamento de policía de Keizer, siete hablan español, dijo Jeff Kuhns, capitán de la policía de Keizer.

En la oficina del alguacil del condado de Marion, 16 funcionarios lo hablan, dijo el vocero Kevin Rau.

Ocho de ellos trabajan en unidades de patrulla, en tanto los otros ocho trabajan en la cárcel del condado de Marion, precisó.

Algunas agencias de servicios públicos, como Salem Public Works, también piden asistencia a Telelanguage para que les ayude con las personas que no hablan el inglés.

“Telelanguage ha sido un servicio eficaz para nosotros”, dijo Mike Gotterba, gerente de preparativos de emergencia de Salem Public Works.

“Lidiamos con otros idiomas, como el ruso, pero el español es el idioma extranjero más común en el área”, explicó Gotterba.

Además del servicio de intérpretes para llamadas telefónicas, la agencia cuenta con un centro que proporciona información escrita en caso de que haya árboles caídos, derrames de productos químicos o inundaciones en las calles, dijo Gotterba.

“Cada vez que tenemos que dejar información en viviendas informando de alguna labor que hay que hacer en un área... las noticias son en inglés y en español”, dijo Gotterba. “Eso lo comenzamos a hacer hace dos años”.

El peso que tienen los inmigrantes hispanos en Estados Unidos ha hecho que surjan opciones de negocio como las agencias de traductores y que grandes compañías opten por ofrecer sus productos en español.

Los medios de comunicación han liderado esa tendencia, creando alternativas de información en español para una audiencia que cada día aumenta más su poder de compra en todos los mercados. AP.

EMPRESAS QUE NO QUIEREN PERDER MERCADO La sede central de la empresa de electricidad Salem Electric, que sirve en las zonas de West Salem y partes del centro de Salem y Keizer, cuenta con cuatro empleados encargados del servicio a los clientes. “Dos de ellos hablan español”, dice Jack Belleque, gerente de servicios administrativos de la compañía.

“Ellos lidian con un 95 por ciento de las llamadas de emergencia de clientes hispanohablantes”.

Los problemas surgen luego del cierre de las oficinas.

“Los clientes hispanohablantes (que llaman por una emergencia) tienen que acudir a la policía”, explicó Belleque. Eso se debe a que el servicio de contestador de llamadas que usa Salem Electric no cuenta con operadores que hablan español, dice. El funcionario señaló que de todas maneras “estamos trabajando” para ampliar el servicio bilingüe.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.