El cooperativismo y la red contra la extrema pobreza

El cooperativismo y la red contra la extrema pobreza

En el Valle del Cauca, la cooperativa abierta de vivienda Habitat-Coop (H-C) y la Caja de Compensación Familiar del Valle del Cauca -CCF- Comfandi, estamos trabajando desde hace un año en el diseño de una propuesta innovadora para la erradicación de la pobreza.

16 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El 70 por ciento de los afiliados a la CCF perciben hasta dos salarios mínimos mensuales, para estas personas se ha propuesto elevar su nivel de ingresos, generando procesos productivos cuya demanda esté garantizada por un encadenamiento directo como consumidores organizados, en unidades de vivienda de propiedad colectiva cooperativa. Pero la vivienda cooperativa es para todos los niveles de ingresos; sin embargo, es necesario que acojan el modelo. El cooperativismo siempre es propiedad privada colectiva, coherente con la política de un país de propietarios.

El principio esencial de H-C tomado del modelo alemán de cooperativa de vivienda abierta, se define como “personas, organizaciones e instituciones con conocimientos, experiencias y recursos de toda índole, integrados en una empresa cooperativa de vivienda abierta, para trasladarlos al servicio de la comunidad de manera sistémica, evitando la dispersión” que es la base para derrotar el egoísmo que es el principal problema de la humanidad.

Los Pioneros de Rochdale, -quienes en 1844 fundaron la cooperativa más famosa de la historia- aprendieron y nos enseñaron las columnas fundamentales, del éxito: educación constante y ahorro sistemático. Su acción central consistió en la gestión del consumo. Hoy ésta cooperativa muestra cifras asombrosas. (ver www.co-op.co.uk ).

Las verdaderas cooperativas no se hicieron para comprar y vender, buscando utilidades, sino exclusivamente para comprar en el mercado todos los bienes y servicios necesarios en las unidades familiares, de manera ética, justa y responsable, incluyendo la vivienda.

Nuestra principal misión es la educación en estos principios, a todos los miembros de la familia, para vivir cooperativamente, en armonía, es lo que garantiza paz social y magnifica este modelo, que dé vida a un cooperativismo hoy ineficiente en más de ciento sesenta países en retroceso.

¿Qué significa la vivienda cooperativa abierta en lo urbano y rural?: 1. Construir primero comunidades educadas para vivir y consumir en familia grande, es decir, ‘buenos vecinos de por vida’ que se solidarizan para resolver todos sus problemas, brindándose seguridad y construyendo un futuro saludable para todos: niños, niñas, jóvenes y personas mayores.

2. Frenar el gigantismo de las ciudades, motivando profesionales cooperados a irse a los pueblos a generar planes de desarrollo cooperativo personal y colectivo y comunidades cívicas.

3. Con estos procesos se ‘arrastra a los arrepentidos y desplazados’ nuevamente hacia los pueblos mediante complejos agroindustriales con demanda garantizada en lo local y con proyección al desarrollo de cluster competitivos, tarea macro de H-C.

Desde hace poco más de tres años planteamos en Confecoop al politólogo Doctor Fernando Cepeda Ulloa y al presidente Uribe, nuestro potencial de educar a las AUC con sus familias y crear unos pocos programas agroindustriales gigantes, lógicamente con la vivienda cooperativa incluida.

Propusimos, hace años, al movimiento cooperativo, financiar su propio crecimiento, con la tesis del 1 por ciento, es decir que con tan solo el 1 por ciento del valor de los servicios que adquieren los asociados, presupuestado anualmente por todas las cooperativas, se garantiza generar recursos inmensos e inagotables para el desarrollo cooperativo.

También con 1 por ciento de los activos de todas las cooperativas crear un banco mundial, y su moneda, el Universal.

De esta forma el cooperativismo se convertirá en el mejor aliado de los gobiernos para derrotar la pobreza y el hambre en el mundo.

Uriel Estrada-Calderón, Pediatra, Gestor de Coomeva y Hábitat-Coop

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.