Compartir el valor económico: complemento de la compensación total

Compartir el valor económico: complemento de la compensación total

En nuestra práctica hemos distinguido la compensación total (fija y variable), como elemento del sistema de gestión de las empresas para lograr mejores resultados, de un complemento fundamental de dicha compensación que se enfoca a compartir el valor económico creado para los accionistas, con los principales ejecutivos de los grupos o compañías.

16 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

EL VALOR ECONOMICO En un seminario sobre Finanzas en la Universidad de Stanford, el ya fallecido profesor Ezra Solomon nos recordaba a finales de los años 60: “La creación de la riqueza es un tema económico y es una obligación de cualquier sistema; la distribución de la riqueza es un tema político”. Estas sabias palabras, utilizadas para comparar sistemas económicos, capitalistas o comunistas, son igualmente aplicables al mundo empresarial, aunque ahora hablemos de la creación de valor. Para refrendar aún más esta obligación podemos recordar a San Mateo (25:14) Parábola de los Talentos.

En fin, se trata de que todo aquel que tenga recursos a su cargo tiene la obligación -no la opción- de utilizarlos en forma adecuada. Es decir, crear con ellos un valor agregado por encima de lo que otros podrían haber hecho.

Tradicionalmente nos hemos ocupado de los resultados en las empresas, asociados exclusivamente con las utilidades netas de las mismas. Al fin y al cabo, como nos lo argumentaba un miembro de Junta Directiva: “Las utilidades contables son la principal medida de resultados; de ellas salen los dividendos para los accionistas”. Después de alguna discusión sobre el particular, pudimos compartir con nuestro interlocutor que si bien las utilidades son necesarias, no son suficientes. Es indispensable que su nivel supere lo que el patrimonio de los accionistas hubiese rentado en otras alternativas de igual riesgo. Esta rentabilidad mínima esperada por el accionista nos invita a pensar que las utilidades tienen dos elementos en sí mismas: las utilidades mínimas que compensan por el patrimonio y su rentabilidad esperada, y las utilidades excedentes, o sea el sobrante de utilidades después de deducir las primeras.

En realidad lo anterior es otra forma, quizás más coloquial, de ilustrar el concepto de Valor Económico Agregado (EVA por sus siglas en inglés ) que se define como la utilidad operacional después de impuestos menos un cobro por el capital empleado en su obtención.

Este concepto es de gran utilidad en la gestión de largo plazo y no debe abusarse de él queriendo medir el EVA ‘de todo’: de la empresa, de cada sucursal, de cada cliente, de cada producto, etc. En nuestro criterio el EVA es un concepto cúpula de medición económica cuya principal utilidad se encuentra en el largo plazo y en el seguimiento de las inversiones de cierta cuantía.

El EVA nos ayuda también a evaluar y a hacerle seguimiento a las inversiones de una manera más completa que los métodos tradicionales: se ha demostrado que la Tasa Interna de Retorno (TIR) tiene profundos inconvenientes, entre ellos a) suponer que los flujos de caja se pueden reinvertir a esa misma tasa y b) no tener en cuenta el costo de capital. Por su parte, el Valor Presente Neto (VPN) de los flujos de caja no es bien comprendido por la mayoría de las personas y no permite hacer seguimiento posterior al desempeño de las inversiones.

A quién se le ha ocurrido (y ha podido hacerlo...), medir la TIR y el VPN de una inversión para evaluar el desempeño de la misma una vez que se ha hecho y ha transcurrido un tiempo de su ejecución? En consecuencia, tomar decisiones de inversión con alguno de estos dos conceptos es obrar racionalmente en el principio, pero de manera ciega con posterioridad. Por el contrario, una vez hechas las inversiones es posible calcular si se ha dado la creación de valor esperada por ellas.

SISTEMA DE COMPARTIR .

VALOR A LARGO PLAZO El objetivo cúpula de una empresa a largo plazo es crear valor para los accionistas, el cual consta del valor del patrimonio de la empresa más el flujo de dividendos que reciba de la compañía. Sin embargo, el valor económico agregado (EVA) es un adecuado criterio de gestión interno para la medición de desempeño y la toma de decisiones, y su logro está alineado en el largo plazo con el objetivo de los accionistas.

Algunas empresas se están proponiendo una Meta Grande y Ambiciosa (Mega según el concepto de Collins y Porras) como nuevo elemento de su estrategia.

Se trata de la cuantificación de un sueño, de fijarse propósitos más que pronósticos por encima del crecimiento vegetativo de los negocios no sólo en términos de ventas sino también en cuanto al potencial de creación de valor de los negocios. Este ‘atrevimiento’ tiene la ventaja de construir una brecha entre lo que puede lograrse con los negocios existentes y lo que se requiere para perseguir la Mega. Esta brecha incrementa las aspiraciones, y crea nuevas exigencias para la alta gerencia, clave en la concepción y escogencia estratégica del negocio.

Hemos encontrado que es altamente conveniente adoptar un sistema para que los accionistas compartan la creación de valor a largo plazo con algunos ejecutivos claves con el fin de que actúen como ‘accionistas’ en todo momento y alineen sus intereses con los de los dueños del patrimonio accionario.

Lo anterior requiere que exista una gran convicción por parte de los accionistas sobre el hecho de que la creación de valor se obtiene mediante la concurrencia del capital económico (de accionistas y acreedores) y el capital intelectual o capital humano, y que es altamente conveniente compartir el valor creado entre ambos capitales.

Un esquema de largo plazo extiende el horizonte de interés de la administración más allá de las metas y presupuestos anuales, fortalece la cultura de largo plazo en la ruta hacia la Mega y construye un incentivo para la permanencia para estos ejecutivos.

El Sistema se convierte en un excelente motivador para la búsqueda de nuevos negocios que ayuden a cerrar la brecha de la ruta hacia la Mega, y en los grupos económicos, permite alinear los intereses de los negocios con los del Grupo sin importar la forma de vinculación de los nuevos negocios al mismo.

Cuando se comparte valor con algunos ejecutivos, la base de medición de dicho valor se puede hacer después de una provisión para los bonos que se causen en cada año. En esa forma, dicha provisión tiene una deducción fiscal que produce un ahorro en impuestos. Pues bien, con dicho ahorro se financia parte del pago de los bonos de compartir valor que se movilizan a través del Banco de Bonos, pago diferido que simula una referencia de mediano plazo, para ampliar el horizonte de interés de los ejecutivos y sus decisiones.

De igual manera las adquisiciones, fusiones e inversiones de capital que no renten por encima del costo de capital, producen efectos similares en la participación del valor de los ejecutivos, ya sea en lo causado en los diferentes períodos como en los saldos que estos tengan a favor en el Banco de Bonos. Esta es la forma de simular que los ejecutivos "son como ‘accionistas’ y ‘dueños’ de la empresa.

"El valor económico agregado (EVA) es un adecuado criterio de gestión interno para la medición de desempeño y la toma de decisiones, y su logro está alineado en el largo plazo con el objetivo de los accionistas”.

"El objetivo cúpula de una empresa a largo plazo es crear valor para los accionistas, el cual consta del valor del patrimonio de la empresa más el flujo de dividendos que reciba de la compañía”.

"Un esquema de largo plazo extiende el horizonte de interés de la administración más allá de las metas y presupuestos anuales”.

Gerente general, Consultores Andinos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.