VIS: crece devolución de subsidios

VIS: crece devolución de subsidios

El acceso al crédito para que las familias de más bajos ingresos complementen el subsidio con el fin de hacerse a una Vivienda de Interés Social (VIS), ha sido uno de los puntos vulnerables de la política de vivienda. (VER GRAFICO)

14 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El problema para que los hogares más pobres consigan financiación adicional no se limita al actual Gobierno, sino que ha sido una constante en todas las administraciones anteriores por los requisitos de la banca hipotecaria, para otorgar créditos a grupos de la población que no obtienen ingresos suficientes o la forma de demostrar que pueden repagar los préstamos.

Lo anterior ha llevado a que en muchos casos las familias que han sido favorecidas con la asignación de la ayuda estatal al cabo del tiempo tengan que renunciar a esta por no haber completado los recursos para comprar la vivienda deseada.

El presidente de Asocajas (gremio de las cajas de compensación familiar), Álvaro José Cobo, al tiempo que se mostró satisfecho por el aumento en la colocación de subsidios entre las familias de menores ingresos, expresó su preocupación por la devolución de subsidios ya que se frustran las aspiraciones de los más pobres por adquirir vivienda propia.

Para el dirigente gremial, “es preocupante que los vencimientos y renuncias de los subsidios se estén incrementando”. En lo corrido del año hasta septiembre, dijo, 5.581 hogares han desistido de utilizar el subsidio de vivienda, lo cual atribuye a dos causas.

La primera tiene que ver con la ausencia de oferta de vivienda social tipo 1 (cuyo precio máximo es de 20,4 millones de pesos), para la cual el subsidio es de 8'568.000 pesos, lo cual significa que la familia debe reunir 12 millones de pesos adicionales, bien sea con recursos propios o con un crédito de la banca. La baja o ninguna oferta de esta clase de soluciones habitacionales se presenta principalmente en Bogotá. La disponibilidad de terrenos es el principal cuello de botella.

La segunda causa, según Cobo, está relacionada con la financiación crediticia para los trabajadores con ingresos inferiores a 1,5 salarios mínimos (aproximadamente 612.000 pesos mensuales).

El ministro de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Juan Lozano, reconoce el problema. Según el funcionario, se ha venido trabajando en la gestión de crédito para para evitar que una gran cantidad de hogares que reciben el subsidio luego encuentren frustración al no verlo materializado en una vivienda por la dificultad de obtener el crédito.

Las VIS tipo 1, agregó, tienen una dificultad colosal para poder hacer su cierre de crédito. “Así pongamos el subsidio, así logremos que el sistema financiero nos acompañe y sea solidario y esté dispuesto a prestar para estos propósitos, hay un grupo de familias colombianas, los más pobres entre los pobres, que tienen una dificultad real para el cierre financiero”.

86 por ciento de las renuncias y vencimientos de subsidios corresponden a los hogares que aspiraban a comprar una vivienda social tipo 1, cuyo precio máximo es de 20,4 millones de pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.