Secciones
Síguenos en:
LA RAZA NÓMADA QUIERE ESTAR QUIETA

LA RAZA NÓMADA QUIERE ESTAR QUIETA

La vida romántica de los gitanos, ese deambular en carreta despreocupado dedicado a la danza y a la música, es un espejismo de los payos que ya ha pasado a la historia, Así lo afirman los propios gitanos que se reunieron en Varsovia esta semana para hablar de sus problemas y sus reivindicaciones, de la otra cara de esta medalla .

Esta parte, dramática para quienes la sufren, incluye la persecución, la miseria, la discriminación, la ausencia en definitiva de unos derechos humanos reconocidos a la gran parte de las minorías étnicas que pueblan Europa.

Junto a un movimiento general de unificación europea, está de moda el cultivo de las diferencias nacionales, entendido como riqueza cultural dentro de un mismo país, de lo que hoy se benefician pequeñas naciones.

Sin embargo, esta receptiva postura no ha alcanzado todavía a la raza gitana, que en tanto renuncia a la ignorancia, se da cuenta de su situación de desamparo frente al resto de europeos.

La transhumancia ha dejado de ser la principal característica de esta raza, y hoy se puede decir que más del 90 por ciento de los gitanos viven asentados por todos los países de Europa.

Bien es cierto que no han renunciado del todo a viajar, pero ahora realizan pequeños trayectos entre poblaciones como comerciantes, y se dedican a labores libres que no les obliguen a un horario de trabajo concreto.

Quién no se acuerda de los caldereros, de los saltimbanquis con su cabra Margarita equilibrista, y los chuchos atados al final del carro -vurdón-, junto a las cacerolas agujereadas colgando y los paraguas rotos.

Pero esto ya no forma parte de nuestra realidad , afirma Marcel Courthiade, gitano, de madre francesa, conocedor de 17 idiomas y residente actualmente en Tirana, la capital de Albania.

Culto, como todos los delegados del casi medio centenar de organizaciones gitanas de todo el mundo presentes en Varsovia, vive a su manera, haciendo traducciones.

Contesta con una subida de hombros interrogante a la razón de su llegada al Este de Europa, -contra las migraciones masivas en sentido contrario-, después de nacer y vivir en Francia con sus padres. Le parece lo normal, está con su clan.

Para los gayos -payos, no gitanos-, es fácil desde su cómoda posición afirmar que a los gitanos la vida les importa poco y se encuentran a gusto así, siendo pobres , dice.

Pero las aspiraciones de esta comunidad son distintas y desean integrarse en el mundo actual conservando a la vez su idiosincrasia y su identidad, que creen pueden transmitir de generación en generación, si cuentan con la ayuda y la buena voluntad de los estados europeos.

Los gitanos de hoy quieren trabajo, una vida digna, la posibilidad de educar a sus hijos, pero hacerlo en unos parámetros encuadrados en la cultura propia, en su escala de valores común.

Para ello son necesarias escuelas donde también se enseñe el caló, el romaní (la lengua gitana), y sea posible coordinar la vida moderna con las rígidas reglas que determinan la vida en tribus.

El etnógrafo polaco Adam Bartosz coincide en que ya no quedan gitanos nómadas. Todos han elegido la vida sedentaria, y ya es hora de que se rompan los prejuicios recíprocos que existen entre los romos y los gayos , sentencia.

En la mayoría de los países del Este los gitanos son músicos, comerciantes de animales y herreros. También fueron víctimas del nazismo junto a judíos y eslavos, pues en Auschwitz perecieron unos 70.000.

Pero tuvieron que esperar medio siglo después de la Segunda Guerra Mundial para que se honrara públicamente a sus muertos, los últimos también en recibir honores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.