Privatizar, ¿destino de las licoreras?

Privatizar, ¿destino de las licoreras?

El alboroto comenzó en Antioquia cuando el gobernador, Aníbal Gaviria, dijo que le parecía buen negocio vender la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA). Contó de inmediato con el aval del presidente Álvaro Uribe que afirmó, palabras más palabras menos, que las buenas ideas había que hacerlas realidad. La ‘revolución’ se extendió a Manizales, donde también el gobernador, Emilio Echeverri, comenzó a hablar de la venta de la Industria Licorera de Caldas (ILC).

14 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

En los dos casos, que involucran a las dos licoreras más rentables del país, el argumento principal es la proximidad del TLC con Estados Unidos y la necesidad de que las empresas queden en manos de quienes las pueden llevar a competir dignamente, pues los departamentos deben concentrarse en asuntos como salud y educación.

La razón de los que se oponen es que no pueden venderse las industrias públicas más eficientes porque no habrá manera de obtener los dineros que aportan. La licorera de Antioquia dejó el año pasado utilidades por 157 mil millones, y la de Caldas, por 37 mil millones de pesos.

Pero la privatización parece ser también la ruta de otros departamentos, sobre todo con el precedente que marcan los dos con las industrias más rentables.

Tres extranjeras estarían interesadas en la de Caldas.

MANIZALES La Gobernación de Caldas, que piensa seriamente en la venta de su licorera, advierte que para ello es necesario modificar la Constitución porque el monopolio de producción y comercialización de licores está en cabeza de los departamentos.

El gobernador, Emilio Echeverri, afirma que están cómodos con la Industria Licorera de Caldas (ILC), la segunda en el mercado nacional con el 21 por ciento de la producción, pero insiste en que hay que buscar formas para fortalecerla a la hora de enfrentar los retos que se vienen con el Tratado de Libre Comercio (TLC).

Según el diputado Carlos Felipe Mejía, compañías como Deageo (inglesa), Pernod Picard (francesa) y Bacardí Limited, Beam Global y Brown-Forman (estadounidenses) estarían dispuestas a comprar la ILC.

Dice que el dinero recibido serviría para invertir en salud y educación y recuperar para Caldas el título de ‘departamento modelo’.

Hasta el momento, sin embargo, no hay ninguna oferta por la destilería, por lo menos que se haya hecho pública.

La ILC es considerada la ‘Joya de la corona’ o el ‘Banco del departamento’ por su importancia histórica para el fisco. Cada año aporta un promedio de 50 mil millones de pesos, cerca del 20 por ciento de los ingresos totales.

La ILC vendió el año pasado 30 millones de botellas y este año proyecta vender 31,5.

En los últimos cinco años la destilería entregó en utilidades a Caldas 134 mil millones de pesos, recursos que no volvería a ver el departamento si se vende, según los críticos.

Para el senador caldense Jorge Enrique Robledo la venta es un despropósito.

“Está demostrado hasta la saciedad que la licorera es un excelente negocio y se debe conservar como patrimonio de los caldenses”, afirma.

La verdadera amenaza es que con el TLC –agrega– el whisky pasará de un 20 por ciento a pagar cero aranceles. Y va más allá. Dice que detrás de la venta de la ILC debe haber “jugosas comisiones” para quien ayude a negociarla.

El contralor de Caldas, William González, tampoco está de acuerdo con la idea. Esto, aunque en un reciente informe el organismo de control estableció que la rentabilidad de la empresa es menor a la que tenía hace cuatro años.

50 mil millones de pesos es la proyección estimada de utilidades que dejará la licorera al departamento durante el 2006.

‘ ESTAMOS ATENTOS A CAMBIOS DEL MERCADO’.

‘‘ Estamos cómodos con la Industria Licorera de Caldas, pero hay que estar atentos a los cambios de las reglas de juego".

Emilio Echeverri Mejía, gobernador de Caldas.

La plata de la venta en Antioquia iría a megaproyectos viales o energéticos.

MEDELLÍN La venta de la Fábrica de Licores de Antioquia sería el negocio más grande en la historia de este departamento y, según el gobernador Aníbal Gaviria, podría concretarse en octubre del mismo 2007.

Por la licorera, la administración departamental recibe ingresos anuales por 534 mil millones de pesos, sumando utilidades y beneficios por impuestos.

Esto equivale al 50 por ciento de las rentas propias y al 29 por ciento del presupuesto general.

La firma es líder nacional. Produce 53 millones de botellas al año y de cada 100 botellas que se consumen en Colombia, 45 salen de su planta. También llega a más de ocho países.

Los buenos resultados contrastan con una historia de licoreras quebradas, pero Gaviria considera que en un mercado globalizado las perspectivas no son buenas si continúa siendo estatal. Y mucho menos ante el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (TLC), que desmontará gradualmente en 10 años el 20 por ciento que pagan los estadounidenses por ingresar whisky y otras bebidas a Colombia.

El gusto también cuenta Otra amenaza es el gusto de los consumidores, que prefieren cada vez más la cerveza y el vino en vez de aguardiente o ron.

Pero el argumento de más peso, según Gaviria, es que el Estado se debe concentrar en la salud, educación, vivienda, alimentación y seguridad de los ciudadanos, no en producir licores.

Otro ingrediente de la polémica propuesta es que el departamento use la plata del negocio para asociarse a Empresas Públicas de Medellín (EPM). Así la rentabilidad sería parecida y a la par se continuarían recibiendo los impuestos.

El dinero también podría ir al desarrollo de concesiones viales o a megaproyectos como el de la hidroeléctrica Pescadero-Ituango.

Hasta ahora han pasado dos debates informativos: en el Concejo de Medellín EPM dijo que no necesita capitalizarse, y en la Asamblea aún no es clara la tendencia dominante.

El diputado opositor Efraín Cardona cree que las ganancias se esfumarán a manos privadas y que Gaviria habla con ligereza sin tener estudios que sustenten cuál es el mejor camino.

Lo cierto es que La Gobernación ya avanza en la redacción del Proyecto de Ordenanza para la venta de su fábrica de licores.

534 mil millones de pesos le deja en un año la FLA a Antioquia, sumando utilidades e impuestos. Le da el 50 por ciento de rentas propias.

‘ES MEJOR QUE COMPITAN LOS PRIVADOS’.

‘‘No es que las empresas estatales no puedan competir, pero tienen dificultades regulatorias. Es más adecuado un escenario privado.

Aníbal Gaviria, gobernador de Antioquia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.