INFLACIÓN: LA META ESTÁ EN DUDA

INFLACIÓN: LA META ESTÁ EN DUDA

Complejo sería el calificativo adecuado para describir las circunstancias de este período. No obstante el manejo más estable que ha pretendido imprimir el Gobierno a la política económica, no se están cumpliendo las metas previstas. La anhelada inflación del 22 por ciento, registró a junio un nivel del 18. 20 por ciento, distante del objetivo.

10 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Se vislumbra una inflación sensiblemente mayor en el presente año, puesto que la política de choque para inducir la contracción monetaria, implicaría aumentar la rentabilidad de los títulos oficiales en desmedro de la estrategia de reducir las tasas de interés. Los demás indicadores no parecen halageños: las reservas internacionales estuvieron en junio en 7.326 millones de dólares, 943.1 millones más que en diciembre de 1991 y la tasa de desempleo que estaba en diciembre de 1991 en 10.7 por ciento aumentó en 0.5 por ciento a junio, alcanzando un 11.2 por ciento. En materia de tasas de interés se adoptaron tres medidas consistentes en autorizar al sector privado para contratar empréstitos con el exterior, reducir las tasas de interés por vía administrativa y la rentabilidad de las operaciones de Mercado Abierto OMAS. A través de estas últimas y pese a que los títulos de participación bajaron del 46.62 por ciento efectivo anual en junio de 1991 al 26 por ciento en junio de este año, produjeron captaciones a mitad de mayo de este año de 34 mil millones de pesos, al paso que con Certificados de Cambio se evitaron monetizar 426 mil millones de pesos. La reducción de las tasas internas de interés aún no produce la nivelación con las tasas externas, que mantienen su tendencia a la baja. Mientras tanto, la existencia de un margen de intermediación de aproximadamente ocho puntos en las Corporaciones Financieras, y de entre 13 y 15 puntos en los bancos, ha generado un fenómeno de desintermediación que debe canalizarse en forma más intensa hacia la bolsa. Después de amplio debate con la participación de los agentes económicos, el Congreso aprobó una reforma del estatuto fiscal, introduciendo modificaciones a los impuestos de renta y complementarios, de valor agregado IVA, de timbre y a las normas de procedimiento tributario. Además, transformó a la Dirección General de Aduanas en Unidad Administrativa Especial y eliminó el Fondo Rotatorio de Aduanas. En afortunada determinación, se excluyó de la reforma el gravamen con IVA de las comisiones en Bolsa, por las inequidades y desestímulos que generaba. La frustración en las metas del Gobierno se atribuye a disminución de la demanda agregada por la caída del precio del café y de los ingresos de algunos exportadores por la revaluación del peso; al ingreso atípico de capitales del exterior, al racionamiento eléctrico y al aumento del precio de los alimentos por comportamientos climáticos, descapitalización del agro y deterioro del hato ganadero. En este marco, que por algunos aspectos podría parecer poco favorable para el desarrollo empresarial, se destaca el crecimiento de algunos sectores como el de la construcción. Según la ANDI, la producción industrial creció el 6.7 por ciento en el primer semestre y las ventas del sector lo hicieron en un 8.1 por ciento. Parece rendir sus frutos, el acceso al crédito exterior para adquirir bienes de capital, la facilidad cambiaria para repatriar capitales y la existencia de un mercado demandado por la liquidez monetaria. El sector bursátil La política del Gobierno regida por la Superintendencia de Valores ha mostrado un clara definición hacia la autoregulación de los actores el mercado, expediendo un régimen de autorización general para la administración de portafolios de terceros por parte de las firmas comisionistas, el establecimiento de sucursales y reformas estatuarias.

También se han expedido medidas que facilitan las transacciones bursátiles como el sistema de adjudicación de las operaciones directamente por las bolsas. Las bolsas del país registraron operaciones en el semestre de 3. 163.119 millones de pesos (4.846 millones de dólares) y obtuvieron el 25.9 por ciento, y los certificados de cambio el 24.3 por ciento con un incremento de más de 24 veces lo negociado en el primer semestre del año anterior.

Mantener un buen nivel de concertación entre las bolsas y las sociedades comisionistas entre sí, y con las autoridades gubernamentales que rigen el sector, para evitar regulaciones y medidas nocivas para el mercado y dentro de un espíritu de efectiva promoción del mercado, será la clave del éxito en el futuro.

El primer semestre finalizó para la Bolsa de Occidente, que opera en Cali, con un volumen total transado de 635.041.6 millones de pesos, cifra que supera en el 157.79 por ciento la alcanzada en el mismo período del año anterior (246. 344.15 millones). Ello significa haber sostenido ruedas promedio de 5.248.3 millones y participar así con el 20.07 por ciento del mercado nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.