LE SALIÓ DUEÑO AL CAMPESTRE

LE SALIÓ DUEÑO AL CAMPESTRE

El pleito que se ha desatado en torno a la propiedad de los terrenos donde se encuentra el Club Campestre deja de nuevo al descubierto situaciones poco claras en Catastro Municipal. Según un fallo proferido por el Juzgado Tercero Civil del Circuito, 800 mil metros cuadrados del club, que corresponden a las dos terceras parte del total de los terrenos, deben ser sometidas a remate el próximo lunes.

10 de julio 1993 , 12:00 a.m.

La sentencia obedece a que en días pasados, Claudia Pérez Ardila demandó por incumpliento de obligaciones a Moisés Cohen, quien posee escrituras de los predios.

Al no poder cumplir con las responsabilidades adquiridas, el juzgado dictó embargo de los terrenos de Cohen.

A lo largo de la semana, el Club Campestre recibió visitas que pretendían construir una caseta para vigilancia. Ante ello, los directivos del centro decidieron ubicar fuerza pública y vigilancia en los terrenos.

Eso es un atropello pues los predios han sido del Campestre durante sesenta años y tienen una tradición clara de cien años , dijo Emilio Sardi, presidente de junta directiva.

Voceros del ente presentaron ayer un memorial a la alcaldía y al Juzgado Tercero Civil del Circuito para que se postergue la medida y realizan diversas acciones para evitar el remate. Según representantes legales del Club, para tomar la determinación se hicieron diligencias fantasmas que establecían linderos que no corresponden a los reales y además, señalan que éstos se encuentran desocupados.

Atrás hay una reserva forestal y adelante están las canchas de golf y polo y caballerizas. Cómo dicen que están desocupados? , señaló Sardi.

Cohen, por su parte, posee las escrituras del terreno. Y según indicó un funcionario de la administración local, al presentarse dos matrículas sobre el mismo predio no se puede realizar el remate de la propiedad. El Juzgado Tercero tiene la última palabra.

En septiembre del año pasado, Moisés Cohen estuvo vinculado a un caso similar. Cercó el predio contiguo al Centro de Atención Inmediata (Cai) de Bellavista, presentando títulos de propiedad sobre éstos. Sin embargo, un fallo proferido a favor del municipio determinó que los terrenos son públicos y están bajo tutela de la Empresa. Pese a los documentos que poseía, según la Personería, no tenía derecho sobre los terrenos pues su supuesta propiedad no estaba materializada con la sentencia de un juez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.