Foro del Lector

12 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Qué pena de congresistas.

Señor Director: Increíble y vergonzoso lo que le pasa a este país, que no sale de una para caer en otra. Se sospechaba. Pero la realidad de ver que el Congreso está permeado por los paramilitares es un trago amargo difícil de pasar. Es una bofetada al país y a la clase política. La justicia tiene que obrar sin miedo, pues, como dijo el Fiscal, esto es peor que el 8.000. ¡Qué tal! Dicen que hay masacres de por medio. Lo innegable es que nuestros máximos organismos de la democracia ya no son lo que fueron. Su imagen es la peor en muchos años. ¿Qué pensarán de nosotros en el exterior? ¿Este es el Congreso que debe sacar adelante las reformas sociales y políticas para esta sociedad? ¡Qué pena! Nelson Pinzón G.

* * * *.

Señor Director: El país no se repone de la corrupción rampante que ha permeado nada menos que al Poder Legislativo. Lo que ha sucedido en el departamento de Sucre es una cuestión de índole nacional, una enfermedad de nuestra sociedad. Y nos está diciendo a las claras que el electorado debe tomar atenta nota de todos estos políticos que nos están dando tan mala fama ante el mundo. El país que elige debe estar atento a la hora de votar, para erradicar a esos personajes de nuestra política. Algo positivo de esto es que esas investigaciones emanan de los mismos congresistas, que comienzan a depurar el Congreso. Por algo se empieza.

Guillermo Rozo Riveros Bogotá.

* * * *.

Señor Director: Los senadores Álvaro García Romero y Jairo Enrique Merlano y el representante Érik Julio Morris no deben sufrir sobresaltos por la orden de captura de la Corte. Hoy más que nunca gozan de garantías extraordinarias.

Solo deben presentarse ante las autoridades, confesar y declarar que no disponen de recursos para reparar a las víctimas. Luego pasan a disfrutar de cinco años de reposo en un lugar campestre, lejos de los avatares políticos, para después salir a un buen retiro con los ahorritos y las tierritas y propiedades compradas con su sueldito. ¿Qué más quieren? Gloria Helena Castillo Dávila Cali .

Por qué resisten las Farc.

Señor Director: Las Farc tienen una concepción político-militar. Lo militar prima sobre lo político. Desde su inicio han mantenido un objetivo estratégico, que es la toma del poder, sin que el tiempo sea un factor negativo en su cometido. No tienen problemas de encuestas, ni de votos, ni Procuraduría. El Estado, fundamentado en la legalidad, tiene, entre otros, el campo político y el militar. El político prima sobre el militar. La política en la lucha contra la guerrilla cambia con los gobiernos. Los militares no tienen un norte tradicional y continuo. ¿Entendemos ahora por qué las Farc llevan tanto tiempo asesinando, cometiendo actos terroristas, sembrando y comercializando la coca? Ricardo García.

Periodismo independiente.

Señor Director: Si algo le puede agradecer el país a EL TIEMPO, a Semana y a Cambio es la denuncia permanente de los escándalos del Gobierno. Este tipo de periodismo independiente y crítico, al mejor estilo de los grandes rotativos del mundo, como The New York Times o The Guardian, es el que le ha granjeado credibilidad a su diario. Lo contradictorio de EL TIEMPO es que, valientemente, a pesar de sus familiares en el Gobierno, hace las denuncias, desnuda las fallas del Gobierno frente a la opinión pública, y cuando el mandatario inicia su caída, comienza a protegerlo.

Luis Eduardo Saavedra Salazar.

La movilidad en ‘Huecotá’.

Señor Director: Construir TransMilenio por la carrera 7a. y la calle 26 es un adefesio ambiental, arquitectónico, urbanístico y de ingeniería. Aumentaría grandemente la contaminación atmosférica, sonora y estética, así como los trancones y las enfermedades respiratorias en una de las ciudades ya más contaminadas de América Latina. Sigamos propiciando la debacle ambiental.

Ingeniero Alfredo Perea.

* * * *.

Señor Director: El transporte es un mal global del siglo XXI. Lo que nos distingue como país del tercer mundo es tener las calles de la capital, del estrato 1 al 6, inundadas totalmente de huecos. ‘Huecotá’, como dicen algunos. Con paciencia y buena música se aguanta un trancón, pero el hueco traicionero en cada esquina es infame. Y le daña el genio y el carro a cualquiera.

Álvaro Díaz * * * *.

Señor Director: Para mejorar la movilidad en el norte de la ciudad, propongo que TransMilenio tenga sus propios buses para recoger los pasajeros de Cajicá, Chía, Tocancipá y demás ciudades aledañas en el norte. ¿Por qué los ciudadanos tenemos que aguantar el desorden de los transportadores con buses que no pagan impuestos a la ciudad y sí crean una gran congestión? Jaime Rocha M.

.

La Guajira: agüita para mi gente.

Señor Director: La noticia ‘Drama del agua en La Guajira’ (07-11-06) nos devuelve la esperanza mientras los corruptos de mi región no sigan haciendo de las suyas. Espero que el Ministro del Ambiente y la Viceministra del Agua cumplan y hagan cumplir este compromiso. Cada año regreso a San Juan del Cesar con la esperanza de no volver a ver a mi padre y ahora a mi madre levantarse en la madrugada a recoger agua para poder bañarse o cocinar, si es que logra la hazaña, pues no dispone de motobomba y tiene más de 80 abriles a cuestas. La hemos visto recoger, pedir, ahorrar agua y rogar para que aparezca el “chorrito”, de noche o al mediodía, bajo un sol abrasador de 37 grados.

Quiero esta vez, por lo menos, ver las vallas que anuncien tan prometido Plan Departamental del Agua en La Guajira. En diciembre pasado vi las vallas en wayú y en español, pero no el agua...

María Consuelo Vega Ariza.

* * * *.

Señor Director: En La Guajira hay escasez por ser semidesértica (llueve poco). A pesar de haber realizado importantes estudios exploratorios de agua subterránea, en la Alta y Media Guajira, durante los gobiernos de Lleras Restrepo y de López, con participación de Holanda, no se identificaron buenos acuíferos.

Allá hay acuíferos en rocas calcáreas cercanas a la falla de Oca, que se pueden aprovechar. Es recomendable que los 158 millones de dólares, previstos por el ministro Lozano, se inviertan en desalinizar agua salobre de pozos y salada del mar. También, con menos énfasis, en construir pequeñas represas, donde haya corrientes superficiales perennes, con caudales adecuados.

Alberto Álvarez Hidrogeólogo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.