Pulso de 103 días para el ministro Carrasquilla

Pulso de 103 días para el ministro Carrasquilla

El resultado de 103 días, cuatro foros y 13 reuniones de cambios y más cambios del articulado de la reforma tributaria es un nuevo proyecto y un Ministro de Hacienda agotado.

12 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

El 28 de julio, el ministro Alberto Carrasquilla arrancó lleno de optimismo la defensa de una reforma tributaria estructural de muy pocos artículos, con normas similares para todo el mundo, que le apuntaba a estimular la inversión.

En el proyecto se sentía la visión académica del profesor estricto que alguna vez vio terminar sólo a uno de los 30 estudiantes que comenzaron su curso de Tópicos de Economía Aplicada.

En la elaboración de la propuesta, junto con sus compañeros del Ministerio y de la Dian, había jugado en la misma posición de volante creativo que suele ocupar cuando practica el fútbol.

Pero una vez presentado el texto del proyecto, empezó un duro partido de visitante, en la cancha de los congresistas mientras desde las tribunas se escuchaban las barras bravas de los gremios de licores, juegos de suerte y azar, aseguradores, maestros, fondos de pensiones y hasta de un par de colegas de su mismo gabinete ministerial.

Frente a Carrasquilla, jugaba una comisión de ponentes con la que se había decidido discutir el texto antes de su radicación el miércoles pasado.

Durante los encuentros durante más de tres meses, el Ministro puso a prueba su tenacidad, forjada, como buen hincha de Santa Fe, en los 31 años sin ganar un título.

El primer gol en contra vino cuando se empezaron a sacar productos de la canasta familiar de la lista de los que tendrían que pagar IVA. Empezaron hablando de diez y terminaron en 38.

Luego, otro tanto en contra: no hubo forma de resistir a numerosas presiones para mantener los beneficios tributarios de los asalariados, como los que se consiguen en las cuentas AFC y en pensiones voluntarias, y los descuentos por intereses de vivienda, educación y salud.

A pesar de los reveses, los asistentes al juego observaron cómo Carrasquilla aplicó el refrán de ‘la procesión se lleva por dentro’, pues no se le veía molesto o desencajado.

El ‘puntillazo final’, como dicen los locutores, fue un autogol. El mismo Gobierno decidió incluir en la reforma tributaria el impuesto de guerra, que inicialmente iba a ser una ley aparte. Ahora, según expertos, el recaudo de la reforma dependía de un impuesto transitorio.

Con un proyecto lejano a la reforma ‘estructural’, Carrasquilla terminó fumándose durante las últimas reuniones casi un cuarto de cajetilla de Marlboro rojo.

A pesar de ser activo fumador y bebedor de café, su hábito se hizo más visible en medio de la ansiedad, y la preocupación por la premura de tiempo para presentar la ponencia mientras el presidente Uribe los afanaba.

Desde ese momento, en las siguientes reuniones se mantenía en silencio la mayoría del tiempo mientras los congresistas debatían los últimos cambios.

Sólo hablaba cuando le preguntaban sobre los aspectos técnicos de las propuestas que se estaban discutiendo y su impacto fiscal.

Vino el ‘pitazo final’, y el Ministro, en el mejor estilo de Francisco Maturana, declaró sobre el resultado: “este es el Estatuto con el cual el país se siente cómodo, con el que sonríe aparentemente”. Y remató citando a Héctor Lavoe: “la reforma presentada por el Gobierno el 28 de julio ya es ‘un periódico de ayer’, ahora discutiremos el periódico de hoy y el periódico de mañana”.

.

TRIBUTARIA CON SALSA.

‘‘El proyecto que presentó el Gobierno, el pasado 28 de julio del 2006, ya es un ‘periódico de ayer’” Alberto Carrasquilla, Minhacienda.

¿OTRA REFORMA?.

1. El Ministro dice que no habrá otra reforma. Sería necesaria si hubiera nuevos impuestos transitorios, pero la ponencia no los contempla.

2. También se necesitaría si la economía abandonara el ritmo actual de crecimiento económico y reportara una caída del PIB menor al 4 por ciento.

3. Si aumentara el gasto del Gobierno, mientras el crecimiento se mantuviera estable, pues no habría compensación.

4. Si el recaudo presentara fallas y no llegara a lo proyectado, es decir a 15,8 por ciento del Producto Interno Bruto.

.

PROTAGONISTA: MINHACIENDA NO SÓLO SE DESTACA EN ECONOMÍA.

Le gusta la ópera, leer, y cocinar, temas en que según sus amigos se destaca, pues hace un cochinillo para “chuparse los dedos”.

Alberto Carrasquilla nació en Bogotá el 24 de abril de 1959, tiene dos hijas, de su primer matrimonio, y un niño, de dos años, de su segundo matrimonio.

Como docente, según sus alumnos es un excelente maestro, aunque para otros es una ‘cuchilla’, pues cuentan que en 1992 inició dictando el curso de tópicos de la economía en los Andes con 30 estudiantes. Sin embargo, al final del semestre sólo quedaba un alumno.

Es adicto al fútbol no sólo como hincha de Santa Fe, sino como volante de creación en sus tiempos libres.

Vinicultor, según sus amigos, elabora su propio vino y es un catador excelente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.