La reina estaría entre Antioquia, Valle y Sucre

La reina estaría entre Antioquia, Valle y Sucre

“No me siento menos que nadie porque entrevistan más a otras que a mí”, dijo desafiante Katherine Stella Quintero, la cordobesa que se ha caracterizado por ser frentera en este concurso. Ella, que nunca ha estado en el grupo de favoritas, es el ejemplo perfecto de las candidatas que se gozan el reinado, un caso bien raro pues, en general, toda padecen con los comentarios de la prensa y las críticas de los especialistas.

12 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Y es que en esta recta final, cuando ya se tienen bien claras las más seguras finalistas, muchos periodistas se lanzan sobre el mismo grupo de candidatas mientras algunas cuantas solo son requeridas por uno que otro curioso.

Ese es el caso de Carolina Maria León (Santander), una candidata que lo tiene todo para conquistar el titulo de Miss Colombia, pero que desde el primer momento se mostró distante y en ocasiones aburrida. “Es que soy muy seria y no me tengo que estar riendo todo el tiempo”, dijo, como sin entender que el papel de la reina es una cosa bien distinta y que a ellas se les juzga más que por cualquier cosa por la amabilidad que proyecten. Por eso, para la mayoría de los periodistas, es una candidata que se ha venido desinflando.

En eso, la de Córdoba es mucho más inteligente y no pierde la alegría así no suene ni truene: “Mi departamento no ha tenido nunca una reina. Por eso ni la gente ni los periodistas esperan mucho, pues creen que en mi región no hay mujeres bellas. Soy comunicadora social y sé que ellos buscan, sobre todo, la noticia”; y completa que no llegó a Cartagena para hacerle la guerra a ninguna, que no va a su habitación buscando noticieros para ver si la sacaron ni pretende encontrarse en los medios más que las otras. “Y no me gusta que me pregunten por mis favoritas, pues estoy en una competencia y no me interesa darles publicidad a otras”. Verdad o simple tactica, en este reinado nadie duda de que esta candidata envuelve con su discurso y solo basta darle la palabra para entender que realmente tiene mucho que decir, algo que no ocurre con otras que son tal vez más bellas pero que pecan por la obviedad de sus respuestas o la falta de profundidad. Eso ocurre con Carolina Ruiz de Castro, de Atlántico.

Otras candidatas, que no despiertan muchas pasiones y que, sin embargo, mantienen la disposición y el buen ánimo, son Natalia Tamayo, de Huila, y Jennifer Lemus, de Bolívar.

Bogotá, que volvió al concurso con Diana Acosta tras un año de ausencia, ha sabido aprovechar algo que pocas de las candidatas tienen y es ese porte y distinción que hace pensar que viene una reina cuando ella se acerca.

Además, tras entender que algunos rasgos de su rostro podían ser aprovechados, se dejó el pelo suelto, logrando más modernidad y frescura.

Aplausos y rechiflas Esta tarde, cuando se paseen por la piscina del Hotel Hilton con sus trajes de baño enteros y de dos piezas, con los aplausos o las rechiflas –pues el público es más implacable que los mismos periodistas– se sabrá a ciencia cierta cuál es el tipo de reina que quieren los colombianos.

Y mañana, cuando David Bisbal cante los temas de su más reciente álbum en el Centro de Convenciones y ya se hayan dado a conocer las 10 semifinalistas, se sabrá si como cree Diana Marcela Zúñiga, del Cauca, la ley de la compensación se aplica y recompense a las que han desarrollado un buen trabajo.

Entonces, quién sabe si a esas aspirantes que se movieron durante los últimos días con el popularmente llamado ‘nadadito de perro’ –un movimiento aparentemente imperceptible pero que avanza– les alcance para llegar al selecto grupo de cinco. Esa fue la estrategia de la guajira Ana Milena Lamus, la vallenata Eileen Roca y la cundinamarquesa Johana Rincón, que guardaron sus contoneos más agresivos para los últimos cuatro días de certamen, cuando ya habían llegado los jurados y que hoy están sonando con fuerza en las barajas de los más acertados reinologos.

VALLE.

Stephany Ospina Tenorio 18 años, 1,78 y 87-63-95 Estudia administración del medio ambiente y domina el inglés.

Bien reza la canción que las caleñas son como las flores… Y esta negra de belleza rotunda y boca carnosa es por eso el sueño de muchos de los asistentes al reinado. Con una pasarela impecable y haciendo caso a las críticas que en un comienzo la calificaron como distante y poco entregada a su papel de soberana, Stephany sacó la mejor de sus estrategias y se metió en el bolsillo a periodistas, reinólogos y cartageneros que quisieran que se llevara la novena corona para su departamento. Con ella en Miss Universo, sin duda el país volvería a figurar y hasta podría meterse entre las cinco finalistas. De lo contrario, podría contar con la buena estrella de virreinas como Paulina Gálvez y Jeimmy Paola Vargas, que se coronaron Miss Internacional. Juiciosa y tranquila, la primera reina negra caleña que viene a Cartagena logró bajar unos kilitos que la hacían ver más voluptuosa y menos alejada del prototipo de reina que generalmente se busca.

SUCRE .

Mileth Johana Agámez López 21 años, 1,71 y 86-59-90 Estudia economía.

Su mirada es enigmática y penetrante.

Nos recuerda la belleza de exóticas guajiras como María Teresa Egurrola y Rossana Arredondo. Es la típica latina de piel canela que enloquecería a cualquier extranjero (de echo su novio es inglés) y con la que también habría una muy buena figuración en cualquier concurso internacional. Su único punto en contra es la cirugía de busto que quedó un poco más grande de lo ideal y que podría restarle puntos frente a un jurado, que seguramente está aconductado para fijarse sobre todo en las candidatas naturales o al menos con cirugías que no se noten. Mileth es una de las más inteligentes, domina cualquier tema y no les teme a los interrogatorios de los periodistas. Es centrada y sabe lo que quiere en la vida. Además, está montada en el papel de reina que más allá de la belleza y el exhibicionismo puede dar que hablar y generar actividad social. Sería la primera corona para su región.

ANTIOQUIA.

Laura Montoya Escobar 19 años, 1,72 y 88-59-92 Estudia negocios.

Desde que llegó, muchos la dan como reina segura, sobre todo porque tiene el perfil de varias de las tradicionales Señoritas Colombia: de belleza clásica, sonrisa y mirada angelicales, porte y elegancia, pensamientos conservadores, un alto sentido de responsabilidad social y voz de niña consentida. Tiene todo para llevarse la séptima corona a su departamento y así sumar triunfos paisas que, además de la reelección del Presidente, se complementaron con la designación esta semana de Antioquia como sede de los Juegos Odesur. Sin embargo, esos mismos puntos a favor son los que podrían estar en contra de la menuda Laura, si acaso el jurado busca una belleza más agresiva, de tipo internacional y llamativo. Es que si bien es cierto que su rostro, su figura y su porte son de los mejores, la paisa tiende a perderse cuando está en grupo.

CUATRO MÁS POR DOS PUESTOS DE FINALISTA.

CHOCÓ.

Katy Lorena Mosquera Mena 21 años, 1,75 y 90-60-95 Estudia Comunicación Social.

Es la reina bacana de este concurso. Siempre sonriente, ha ganado fuerza con los aplausos. Su pasarela es impecable. La cintura y el abdomen plano en una silueta estilizada son sus mejores argumentos. Sin embargo, ese mismo desparpajo puede jugar en su contra si el jurado sigue la tradición de elegir reinas más aconductadas. .

BOGOTÁ Diana Marcela Acosta Albarracín 24 años, 1,74 y 87-62-94 Estudia derecho y domina el inglés y el italiano.

Dejó de peinarse con el pelo recogido en cola de caballo y ganó muchos puntos. Eso, sumado a la propiedad con la que responde cualquier pregunta, la hizo pisar fuerte. Su punto en contra es la pasarela. Su mejores atributos: las piernas largas y torneadas, una silueta tonificada, y ser la candidata con más clase del concurso. .

GUAJIRA.

Ana Milena Lamus Rodríguez 20 años, 1,66 y 84-62-92 Estudia medicina.

Perfecta pero en versión pequeña. Es la ‘barbicita’ del concurso, de piel bronceada, ojos hundidos y boca larga. Además, Ana Milena sabe responder a los cuestionarios y sabe que una reina profesional puede hacer mucho en lo social. Su punto en contra: la poca estatura. Pero ha habido reinas bajitas muy exitosas .

CUNDINAMARCA.

Lady Johana Rincón Páez 21 años, 1,73 y 89-6293 Tecnóloga en idiomas y negocios internacionales. Inglés y francés.

Cuando salió en vestido de baño, comenzó a figurar e hizo temblar a las favoritas. Es la típica candidata que llega sin generar mucho ruido y sube como espuma. Si bien sus respuestas no son las mejores, representa a esa india colombiana que deja tantas bocas abiertas. Su único punto en contra es excesiva suavidad.

Cesar, ¿reina sin cirugías?.

Eileen Roca Torralvo 20 años, 1,70 y 89-62-93 Estudia comunicación social y domina el inglés y el portugués.

No tiene cirugías y ese, que es un argumento bien importante en este concurso en el que se buscan bellezas naturales, no es el único que tiene para ganarse la corona.

A esta niña que nación en Río de Janeiro (Brasil) –pues sus padres estaban estudiaban medicina en ese país– y se crió en Valledupar, se le nota la alegría en el rostro. Es de las más frescas y se ha gozado todos estos días en el concurso. Si bien es cierto que muchos habían puesto en ella los ojos, fue tras el desfile en traje de baño que se pudo considerar que estaría entre las escogidas. Y si bien el término palo se refiere a la sorpresa o a la que aparentemente no tenía opción pero llegó, en ella se aplica justamente porque era como ese ‘gallo tapao’ sobre el que no había apuestas y que finalmente pudo arrancar la cabeza de su contrincante.

Si llega a coronar, el suyo sería el segundo título, después del de Tatiana Castro Abuchaibe (1994).

.

ÚLTIMOS PREMIOS.

» La mamá de Cesar, Eduviges Torralvo, fue escogida como la reina madre del concurso.

» El título de Señorita Elegancia Primatela fue para la representante del Cesar. Se ganó 15 atuendos completos.

» Sucre recibió el premio Mejor Pasarela Wilhelmina: 10 mil dólares en contratos publicitarios y una año en Nueva York.

» La señorita Caldas, Isabel Cristina Agudelo, ganó el premio al mejor traje de Fantasía con ‘Glaciares’, de Alfredo Barraza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.