Los tres ‘paramilitarios’

Los tres ‘paramilitarios’

Nos jodimos, dijo la lora. Nuestro pobre país, se lo cargó el diablo. Y somos tan salados que lo va a dejar caer, como dijimos un día. El país de las bellas y operadas reinas de belleza que se disputan en Cartagena la cada vez más desteñida corona a la más hermosa cirugía; el de los niños que están en las evaluaciones para salir de clases; el de los padres que hacen evaluaciones a ver qué hacen con sus hijos cuando salgan de clases; el país de todos, liberales y godos, está en un momento en que la mística, la ética, la honestidad, el respeto por los valores, por los derechos humanos, por la vida, valen rila de gallina.

11 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Imaginemos lo que dirán dentro de 500 años los profesores de historia o de sociales a sus alumnos en la conferencia virtual: “En América, antes de que Estados Unidos mandara sus tropas, que habían causado horribles matanzas en otros países, había un Estado –por muchos años en mal estado– que se llamó Colombia, gobernado –por muchos años mal gobernado– con un sistema político presidencialista. Lo ‘deno-minaron’ (porque estaba minado) democracia. Demo venía de pueblo, cracia, al parecer, de crack, un derivado de la cocaína, que no se consumía libremente, como hoy, sino que era prohibida y por la que mataron a miles de personas y se pudrió la sociedad”. Dolorosa descripción, ¿no? “En la pobre Colombia de entonces había dos partidos tradicionales: el Liberal y el Conservador. El Conservador se volvió neoliberal, entregado al poder. Y dos bandos violentos. Uno llamado Farc, que nació como venganza contra el Estado, porque los soldados desplumaron unas gallinas de un campesino, ‘Manuel Marulanda’, al que mataron más veces que a la gripa, y también sacrificaron un par de marranos para celebrar el ‘positivo’.

“Luego se creó otro grupo llamado autodefensas o ‘paras’; hasta se hablaba de ‘paracos’ (Políticos Avivatos Repartidos en Cámara y Senado). Eran una vergüenza para el Congreso de la República. Y para el país. Se decía que casi la mitad de la Corporación era de ese grupo. Los ‘paras’ nacieron dizque para defender al pueblo de las Farc, para que no les robaran el ganadito, los caballitos y no los sacaran de la finquita, mijito. Hubo regiones, como en Sucre, donde se encontraron fosas comunes, que en ese triste país eran tan comunes, con gente en los solos huesitos, ya sin carnitas.

“A principios del siglo XXI hubo un presidente llamado Álvaro Uribe, que dictó unas leyes de perdón y olvido para los ‘paras’. Tanto olvido que la historia no recuerda cuántos fueron condenados. Hubo un momento en que a los políticos acusados de pertenecer a los ‘paras’ les dictaron auto de detención. Fueron a parar a la cárcel con sus carnitas y sus huesitos. Pero muy poquitos, por Dios bendito”.

Un profesor les contará, dentro de 500 años, a los niños: “En esa Colombia, un día la Corte Suprema, con berraquera suprema, dictó órdenes de captura contra tres parlamentarios de Sucre, que parece eran ‘paramilitarios’; pide que se investigue a un ex embajador en Chile, que ya venía en bajada; además de unos ganaderos. Dijeron que todos estaban de un cacho...”. Y colorín colorado, porque esto no se ha acabado.

Mas, de cómo respaldemos esta Corte valiente, de la floja Fiscalía, de la responsabilidad de los partidos, de la prensa, del propio Congreso, dependerá que cambiemos la historia; o sea, que la justicia vaya al fondo en este episodio tan grave para limpiar en algo las instituciones. Hay poca esperanza, pues ante semejante escándalo, que es apenas la puntica del iceberg, o la puntica de lo que uno se imagine, Uribe calla. Más bien se va de viaje. Que le vaya bien.

Pero estamos mal. El futuro de una política confiable, de un país justo y honesto, donde podamos trabajar, trabajar y trabajar, con el perdón de aquel cálido y querido pueblo, está since-lejos.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.