En un día, batidos 15 récord Guinness

En un día, batidos 15 récord Guinness

Los parisinos optaron por un beso masivo, los sudafricanos armaron la cadena de corpiños (brasieres) más larga del mundo y un neozelandés se lanzó a 52 kilómetros por hora a bordo de un globo gigante, en una jornada digna de la segunda celebración anual de los récords mundiales.

10 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Desde Sydney a Toronto, individuos y grupos se prestaron ayer las pruebas más osadas con la esperanza de ingresar al Libro Guinness de los récords mundiales, coorganizador de los eventos.

A tono con su imagen de ciudad del amor, París se alzó con el récord del ‘Gran Beso’, al reunir a 1.188 personas besándose simultáneamente, logro que será inscrito en la edición 2008 del famoso libro Guinness.

Y a pesar del frío del otoño boreal, Toronto, con apoyo de las bailarinas estadounidenses de las Rockettes, superó con 1.681 participantes el récord de la mayor alineación de bailarines del mundo, según una representante de los organizadores, Debby de Groot.

Un poco menos romántico fue el récord que batió en Australia el presentador del estado del tiempo Grant Denyer, quien se puso 18 calzoncillos en un minuto, uno más que el británico que hasta ahora poseía el ‘título’.

Brittany Boffo, de Adelaide, superó la marca de saltos de manos juntas, un ‘deporte’ que consiste en hacer pasar una y otra vez las manos unidas desde detrás de la espalda a la parte superior de la cabeza, y así sucesivamente, como si los brazos fueran una cuerda.

La gimnasta, de 9 años, dio 60 brincos en 60 segundos. “Una auténtica máquina”, comentó el árbitro del Libro Guinness de los Récords, Chris Sheedy.

La Cervecería Guinness, que lanzó el Libro Mundial de los Récords en 1955 para zanjar disputas entre los tomadores de sus bebidas, festejó el año pasado su primer Día de los Récords Mundiales.

La fecha conmemora el propio récord alcanzado por el célebre libro al convertirse en noviembre de 1974 en la obra más vendida en el mundo después de la Biblia y el Corán.

Certificadores de récords de la organización se encargan de atribuir las marcas a los audaces voluntarios.

Así, la ciudad japonesa de Nishio se adelantó este año al organizar el 8 de octubre la fiesta de bebedores de té verde más grande del mundo: 14.718 personas asistieron a la masiva ceremonia, lo cual duplicó el récord anterior de 7.250 personas.

Los organizadores dijeron que los 60 millones de yenes (508.000 dólares) que costó el evento fue dinero bien gastado porque ahora Nishio ganó fama internacional gracias a la marca Guinness.

Uno de los récords con más adrenalina de la jornada fue para el neozelandés Keith Kolver, quien se convirtió en el ‘zorbonauta’ más rápido de la historia después de haber descendido la colina de Rotorua, en el norte de Nueva Zelanda, a 52 kilómetros por hora abordo de un ‘zorb’, un balón de plástico transparente con un diámetro de 3,20 metros.

El ‘zorbing’ tuvo ayer otro progreso histórico, con el récord de distancia, batido por Steve Camp con 570 metros.

En Alemania, donde un cine de Radebeul (Sajonia, este), con capacidad para nueve personas y una exhibición diaria, obtuvo oficialmente el récord como el más pequeño del mundo, el melómano Hartmut Timm, de Waren (este), comenzó a cantar con miras a hacerlo hasta el sábado para alzarse con el título mundial por número de horas de canto.

En Londres, cuatro nadadoras batieron en la fuente de la Plaza Trafalgar el récord de pataleos en natación sincronizada, al registrar 71 en un minuto.

Otro de los retos fue organizado en una juguetería británica, para armar lo más rápido posible un cubo Bedlam, parecido al cubo Rubick.

En Sudáfrica se preparaba la cadena más larga de corpiños (brasieres), con un total esperado de 150.000. Los organizadores, que anunciaron la prueba en el marco de una campaña para la prevención del cáncer del mama, ya tenían 40.000. Para batir el récord se necesita superar los 114.782 corpiños juntados en Chipre en el 2005.

Además, la jornada prevé otras hazañas ‘históricas’: en Nueva York se esperaba reunir el mayor número de serpientes de cascabel en la boca de una persona, y en España se organizaba la fiesta más grande de encuentros rápidos entre parejas (speed-dating). AFP .

9 personas, es el cupo del teatro Radebeul en Sajonia, Alemania, considerada como la sala de cine más pequeña del mundo. En ese lugar se realiza solamente una función por día.

UNA HAZAÑA LLENA DE BESOS 1.188 personas reunidas para un ‘gran beso’ París. A partir del 2008, el libro de los Récords Guinnes tendrá registrada una nueva hazaña: 1.188 voluntarios se reunieron en la periferia de la ciudad, para imponer el récord del mayor número de personas que se besan simultáneamente.

“Esperábamos entre 500 y 1.000 personas que se besaran simultáneamente en cualquier parte de la cara” explicó Samantha Fay, responsable de marketing del Guinness World Record. “Tendrían que haber organizado esto delante de la alcaldía, junto a la exposición dedicada a Robert Doisneau”, el gran fotógrafo que inmortalizó en los años 50 el beso de dos enamorados frente a la alcaldía parisina, lamentó uno de los presentes. AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.