‘Propósito Boyacá’

‘Propósito Boyacá’

Hace poco, Planeación Nacional recordó una realidad que a los boyacenses, como dicen con toda razón Rafael Olarte Suárez y Ana Elisa de Montejo, “nos entristece como región y nos avergüenza como personas”: que el nuestro es el departamento más atrasado del país.

10 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

No se trata, por desgracia, de un diagnóstico sorpresivo. Es apenas el recuerdo de una cruda realidad de pereza, desgreño y corruptelas, que en Boyacá se acrecentó en años recientes, así continúe adormilada por idílicos paisajes, sentidas odas parroquiales y aun heroísmos de memoria incancelable.

Quizás por eso, cada vez que se nos prueba, con cifras irrebatibles, que, pese a los denodados esfuerzos de algunas autoridades, como el actual Gobernador, “la tierrita” sigue ostentando discutibles títulos en la zaga nacional, surge algo así como un tremor cívico, y numerosos paisanos, desinteresados, frenteros y valerosos, se organizan y hablan duro para que los oiga toda la Nación.

Esas voces salen a escena con organizaciones como la Corporación Propósito Boyacá, integrada por raizales y amigos del departamento, de variopinta formación profesional y cuyo único objetivo es conseguir que Boyacá sea, ante el país y fuera de aquí, algo más que florilegio o venerable anaquel para guardar la historia americana.

Sobre ese supuesto, Propósito Boyacá, cuya composición espera acrecentarse cada día más con el apoyo desinteresado de técnicos, humanistas, periodistas, académicos, estudiantes, artistas y gentes del común (para quienes su pueblo sí es compromiso ético ineludible), viene librando tenaz batalla civilista con un doble propósito: identificar el presente y construir el futuro del departamento en visión prospectiva al año 2020. Los boyacenses sabemos que esta no es ni será tarea fácil porque inexplicables atavismos, en particular de orden centralista, mantienen secularmente relegados los apremios de Boyacá, sus urgencias de inversión, sus programas y proyectos de desarrollo.

Pero también sabemos que nada podrá esperarse sin unidad de esfuerzos y concreción de empeños como los que distinguen las tareas de Propósito Boyacá.

Entre otras muchas, acabar con tremendas paradojas que en “la tierrita” crecen como la malva silvestre, ante la apatía o la malquerencia de los poderes establecidos, como saber que no existe ninguna otra zona del país con las potenciales riquezas de Boyacá y a un tiempo comprobar (con honda pena) que no hay otra región tan olvidada e ignorada, tan pobre y atrasada como esa.

Habría mucho por decir sobre el real significado de Propósito Boyacá, pero por razones de espacio solo puedo destacar, ante propios y extraños, que la norma rectora de su diligente accionar (con total desprendimiento y las miras puestas en el desarrollo integral de nuestro pueblo) se verá pronto y bien retribuida si las fuerzas vivas de la Nación, y ante todo el Gobierno, admiten a esta corporación como lo que es: interlocutor válido en la mesa donde se toman las grandes decisiones nacionales.

A partir de ahí, obras vitales e imprescindibles para el futuro de Boyacá –como la doble calzada Briceño-Sogamoso– probarán, sin duda, que gentes honestas, calificadas y capaces, como las que integran Propósito Boyacá, sí hicieron verdad la gastada perorata de “dirigentes”, caciques y gamonales según la cual el escenario que “la tierrita” espera desde hace casi 200 años por fin pudo ser posible, ojalá sin su intromisión ni concurso.

vimaruiz@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.