Bush se reconcilia con demócratas

Bush se reconcilia con demócratas

El presidente George W. Bush se mostró ayer dispuesto a acoger sugerencias para alcanzar los objetivos estadounidenses en Irak, tras la severa derrota en las elecciones legislativas, que lo forzaron a tender la mano a los demócratas y buscar consenso para los próximos dos años de su mandato.

10 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

“Estoy abierto a cualquier idea o sugerencia que nos ayude a alcanzar nuestros objetivos de derrotar a los terroristas y asegurar el éxito del gobierno democrático de Irak”, dijo Bush en una breve declaración televisada, flanqueado por sus ministros, tras una reunión con su gabinete un día después de anunciar el cese en el cargo del polémico secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

“De cualquier partido que venga, todos tenemos una responsabilidad de asegurar que esos soldados tengan los recursos y apoyo que necesitan”, agregó.

El drástico cambio en el Presidente, que gobernó sin la oposición durante periodo y medio, coincidió ayer con el reconocimiento, del senador republicano saliente del Estado de Virginia (este), George Allen, de su derrota en las elecciones legislativas del pasado martes.

Al obtener esa crucial banca en el Senado, los demócratas completaron 49 escaños en esa Cámara –igual número que los republicanos– a los que se suman dos independientes que suelen votar con la bancada demócrata. Así, el Legislativo estadounidense queda totalmente en manos de la oposición.

Almuerzo con Pelosi Bush almorzó ayer con la próxima presidenta de la Cámara de Representantes y por ende uno de los más importantes interlocutores del presidente en el futuro Congreso, la demócrata Nancy Pelosi, fuerte crítica de la gestión del gobierno en Irak y del propio jefe de la Casa Blanca.

Bush y Pelosi reconocieron que no estarán de acuerdo “en todo”.

Pero se tendieron “una mano amistosa”, sostuvo Pelosi, en tanto que Bush destacó la “responsabilidad” que recae en los demócratas.

Dan Bartlett, asesor del presidente, dijo a la cadena televisiva CNN que Bush “aceptó los resultados de la elección y espera trabajar con sus nuevos colegas demócratas”.

“Los próximos días y semanas son una oportunidad, tanto para los demócratas como para los republicanos, para discutir los difíciles desafíos que enfrentamos en esta guerra (en Irak) y esperamos lograr un mayor consenso.

Ese era el mensaje que dio el pueblo estadounidense la noche del martes (día de las elecciones). Quieren a sus dos partidos en Washington trabajando juntos por resolver estos temas por el bien mayor del país”, agregó Bartlett.

Bush acusó recibo del descontento de los electores por la situación en Irak, donde la violencia sectaria va en aumento y donde, en octubre, ajustaron 2.800 los militares y personal asimilado fallecidos desde cuando comenzó la invasión en el 2003.

Bush tiene ahora el reto de conciliar muchas de sus decisiones con un Congreso en manos de la oposición, que mira con optimismo la posibilidad de recuperar también la Casa Blanca en los comicios presidenciales del 2008.

El mea culpa tardío de Donald Rumsfeld sobre Irak.

WASHINGTON (AFP) El renunciante secretario de Defensa de E.U., Donald Rumsfeld, reconoció ayer que los esfuerzos de su país por estabilizar Irak no han salido bien y que las Fuerzas Armadas no están bien preparadas para imponer su voluntad sobre los extremistas violentos.

En su primer discurso desde el anuncio de su salida que formuló el miércoles pasado el presidente George W. Bush, Rumsfeld dijo ante un auditorio de estudiantes universitarios y soldados en Kansas que “está muy claro que las grandes operaciones de combate fueron un éxito enorme. Está claro que la segunda fase no ha salido del todo bien o del todo rápido”.

La explicación que dio a su revés militar como Secretario de Defensa fue que la violencia sectaria ha creado “una situación mucho más compleja”.

“Y honestamente, nuestro país no tiene experiencia en tratar de imponer control y nuestra voluntad sobre extremistas despiadados y violentos que no tienen ejércitos, no tienen marina, no tienen fuerza aérea y operan en las sombras”, reconoció Rumsfeld por primera vez sobre la difícil situación en Irak.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.