Secciones
Síguenos en:
BUEN PROYECTO EN EL PAPEL...

BUEN PROYECTO EN EL PAPEL...

A pocos días de que se presente al Congreso el proyecto sobre la nueva Ley de Televisión, las reacciones de directivos de gremios, programadoras y representantes de la comunidad, dejan entrever que la iniciativa es positiva, pero que se guardan serias dudas sobre su conveniencia y efectividad. Saulo Arboleda, Presidente de Asomedios

Cree que esta iniciativa del Gobierno es buena en lo que hace referencia a promover la apertura y la competencia en la televisión.

Aunque no conoce el texto oficial, Arboleda destaca el hecho de que la nueva ley facilitará el cumplimiento de los artículos 20, 75 y 76 de la Constitución.

En su orden, estos artículos hablan del derecho que tiene todo ciudadano a fundar medios masivos de comunicación; la igualdad de oportunidades para acceder al espectro electromagnético y la intervención estatal por medio de un organismo de derecho público con autonomía administrativa, patrimonial y técnica.

No obstante, Arboleda también encuentra aspectos que se pueden volver negativos: Es el caso de la sobre oferta de canales de televisión. Fenómeno que traería entre otras consecuencias una guerra de tarifas, una menor calidad en la producción de los programas de televisión y una crisis financiera al interior de las diferentes programadoras.

Sería tal el número de nuevos canales que la inversión publicitaria no alcanzaría para cubrir la oferta existente.

En concepto de Arboleda, las nuevas disposiciones trastornarían todo el esquema de inversiones que hasta el momento han adelantado los empresarios de este sector, aunque se espera que la nueva ley respete y prorrogue los contratos firmados por los programadores en 1992 que terminarían el 31 de diciembre del año 2003.

Según el presidente de Asomedios, las actuales programadoras deben entrar a participar en la licitación de las nuevas frecuencias.

Finalmente, consideró que la apertura es buena, pero esto no se logra entregando muchas frecuencias, sino equilibrando la oferta y la demanda en busca de calidad.

Carlos Delgado Pereira, Presidente de la Asociación Nacional de Diarios (ANDA) Quiso dejar en claro que no puede opinar sobre un proyecto que no conoce. Le pedí al ministro copia del proyecto, pero no me ha llegado .

Según Delgado Pereira, gremios como la ANDA, Asomedios y la Unión Colombiana de Empresas Publicitarias (UCEP), llevamos tres años esperando que salga la ley y cada vez hay un inconveniente distinto. El de Mauricio Vargas se perdió; el de William Jaramillo acaba de ser sepultado y el nuevo, espero que sí se apruebe.

Gustavo Castro Caicedo, Vicepresidente del Consejo Nacional de Televisión Para este representante de la Confederación Nacional de Consumidores en la Comisión de Vigilancia, la nueva Ley de Televisión es más concreta y exigente que la que se había propuesto anteriormente. Se ve que tendrá menos artículos y que será más práctica , añade.

Aunque hay que esperar su reglamentación, Castro destaca el hecho de que se le dé al la televisión el carácter de servicio público y que esta nueva ley contemple la creación de la Comisión Nacional de Televisión como un organismo que dispondrá de las herramientas necesarias para defender al televidente.

Para Castro Caicedo otros aciertos del proyecto de nueva Ley de Televisión incluyen la división del país en tres zonas geográficas (según similitudes culturales); la creación de nuevos canales comunitarios, el refuerzo de la Cadena Tres y la defensa del talento nacional.

En lo que tiene que ver con las antenas parabólicas, Castro dice que hay cerca de 3.000 en todo el país y que el declararlas ilegales traería consigo un problema social.

El cree conveniente que se estudie la posibilidad de una amnistía y que luego sí se reglamente definitivamente su funcionamiento.

Germán Sarmiento, presidente de la Fundación para la Defensa del Interés Público (Fundepúblico) Dice que la creación de canales comunitarios es uno de los aspectos más interesantes de esta nueva Ley de Televisión.

Dichos canales serán manejados por sociedades no gubernamentales y, por ello, lo más importante es asegurar su financiación para que no tengan una programación ladrilluda , dice.

Allí se podrían presentar programas como La Tutela, factor humano donde se darían a conocer las tareas que las comunidades adelantan en defensa de los derechos colectivos.

En lo que tiene que ver con las normas antimonopolio, Sarmiento opina esta no debe ser sólo una función de un órgano oficial.

La libre competencia es un derecho colectivo y por ello debería reglamentarse la posibilidad de ejercer acciones populares para evitar los monopolios.

Augusto Márquez, Gerente de TV Cable Considera que la nueva Ley de Televisión no es buena porque no hay distinción entre la televisión abierta y la televisión por suscripción.\ El concepto de televisión especializada tiende a la satisfacción de preferencias y necesidades concretas de la audiencia que se afilia al servicio, cosa que no sucede con la televisión abierta, donde la programación tiende a satisfacer los gustos de la mayor parte de la audiencia nacional.

Por esto, en concepto de Márquez, cualquier limitación que se haga frente a las características y tipo de programación, tal como la de emitir un determinado porcentaje de programación nacional, desnaturaliza la definición del servicio e impide la libre difusión de información.

Nosotros transmitimos 24 horas al día, 365 días al año. Y si a nivel mundial hay que repetir películas, en Colombia habría que repetir las producciones nacionales cada 15 horas.

No hay distinción entre la TV por suscripción y la TV abierta. Respondemos a necesidades especificas, si hacemos lo mismo que la abierta no habría verdadera alternativa.

No se puede medir con los mismos parámetros la televisión abierta y la cerrada y es necesario también consultar con más profundidad la gente.

Eduardo Pizano, Senador de la República Dice que entre los aspectos positivos de la nueva ley se destacan los siguientes: Se obliga a ir a las áreas rurales con número escaso de televisores; existe un criterio de manejo no monopólico de la información -y por consiguiente de no manipulación de la misma-; hay mayor flexibilidad para hacer cambios de programación en las cadenas uno y dos; y, en este caso, hubo una mayor consulta de inquietudes sobre lo que necesita la televisión. A mí, personalmente, me consultaron sobre este particular , dijo.

Dentro de los aspectos negativos, le preocupa el testaferrazgo -no sabe qué medidas va a tomar el Gobierno-; y le parece que el Estado no puede intervenir en el servicio que presta TV Cable, pues cada quien paga por un paquete de canales de su predilección.

Pizano considera que la ley debe establecer también la reglamentación correspondiente al uso de la red telefónica para la transmisión de información.

Finalmente, sugiere que se debe respetar la calidad de la televisión de acuerdo con las franjas de audiencia y no seguir con avisos como los de que determinado programa debe verse en compañía de los padres, cuando la verdad es que no se sabe si ellos están.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.