A pagar el transporte con tarjeta

A pagar el transporte con tarjeta

Pagar el transporte urbano con una tarjeta débito o crédito podrá hacerse y, de hecho, ya en el Metro de Nueva York se puede pagar de esa manera. ¿Pero a quién le cabe en la cabeza que para pagar los mil pesos o algo más que vale un pasaje urbano en Colombia alguien esté dispuesto a tomarse el tiempo de deslizar su tarjeta, marcar una clave secreta y firmar un recibo? Si fuera así probablemente no tendría sentido, pero desde hace dos años en Estados Unidos es posible pagos de pequeñas compras como gaseosas o perros en el estadio o de hamburguesas en restaurantes de comidas rápidas y de pasajes en el metro simplemente acercando la tarjeta a un lector que, de inmediato le da un recibo.

09 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La semana pasada, Master Card lanzó el primer punto de pago de este sistema en América Latina, llamado Pay Pass, en un restaurante de la cadena McDonald’s en Monterrey (México).

El cliente pide lo que quiere comprar y cuando le dicen cuánto debe pagar, no debe entregar su tarjeta a un vendedor sino que él mismo la acerca a un lector y en un segundo suena un bip que indica que ya pagó, al tiempo que sale el recibo.

Según Master Card, McDonald’s y el banco Banamex, que por ahora es el único en América Latina cuyas tarjetas se pueden usar en este sistema, una compra en restaurante con este sistema se toma en promedio 17 segundos, mientras que pagando en efectivo o con las tarjetas de crédito o débito que exigen la clave, se toman 30 segundos.

La nueva tarjeta está pensada para pagos pequeños como entradas a cine, transporte masivo, ciertas comidas, en droguerías o parqueaderos. Por ese motivo, en México sólo se podrá pagar transacciones de máximo 250 pesos mejicanos, unos 60.000 pesos colombianos. Si se quiere pagar una compra mayor, entonces deberá usarse la tarjeta de manera corriente, marcando la clave y firmando.

La nueva tarjeta es exacta a las anteriores, con letras en relieve para poder ser usada donde aún se graba el voucher manualmente, tienen la banda magnética y el microcircuito para su aprobación electrónica normal y, además, oculto entre el plástico una antena de radiofrecuencia que permite el uso de la nueva tecnología.

De esta manera, Master Card anunció que la nueva forma de pago ‘sin contacto’ está disponible para todo el continente, y el inicio de su utilización en los demás países como Colombia depende de que los bancos que emiten las tarjetas y los comerciantes adopten la tecnología.

Ante las posibilidades de fraude, todo el riesgo será asumido por el banco que emite la tarjeta, y cuando lleguen personas alegando que se les retiró de sus cuentas dinero por compras que no hicieron, sencillamente se les creerá y se les devolverá.

Desde que funciona esta tecnología se han emitido 10 millones de tarjetas en Estados Unidos, Japón, Tailandia, Líbano o Australia, entre otros países, y no ha habido quejas por fraudes.

Se considera que no hay atractivo para los delincuentes porque sólo permite compras de bajo monto y no se puede obtener dinero en efectivo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.