Poco a poco murió reforma estructural

Poco a poco murió reforma estructural

Después de varios meses de discusión y planteamientos sobre la necesidad de introducir ajustes estructurales en materia de impuestos, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, presentó al Congreso, a finales de julio, un proyecto que buscaba cumplir con ese objetivo. (VER CUADRO)

09 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La argumentación puntual se sostenía en varios puntos concretos: estímulo a la inversión privada, impulso a la competitividad, equidad en las tarifas y reducción de los trámites de la relación entre la Dian y los contribuyentes.

Las modificaciones generales en las normas para desarrollar esos postulados eran, entre otras: rebaja en la tarifa de impuestos para las empresas, eliminación de las exenciones tanto corporativas como a las rentas de trabajo, mayor cobertura del impuesto sobre las ventas, IVA, eliminación de impuestos como el timbre y aumento en las tarifas de los tributos para los asalariados de altos ingresos.

Desde el primer momento que se conoció el proyecto arrancaron los reclamos y el cabildeo, impulsados con promesas del presidente Uribe para mantener los privilegios de algunas actividades.

El ministro Carrasquilla resistía la embestida de distintos sectores, siempre diciendo que defendería el proyecto inicial hasta el último momento.

“No retiraré el proyecto”, sostuvo en varias oportunidades, luego que algunos expertos le plantearon esa posibilidad ante los cambios que se estaban introduciendo a la iniciativa, que según ellos le estaban desvirtuando la filosofía original.

Ex ministros como Rudolf Hommes, Juan Camilo Restrepo y Carlos Caballero Argáez, se contaron entre quienes plantearon la idea que, dadas la modificaciones, resultaba mejor desistir del proyecto.

Como mecanismo de discusión de la reforma se planteó un esquema original: no someterlo a debates en el Congreso, sino analizarlo en recintos cerrados con los parlamentarios ponentes de las distintas bancadas oficiales. Los liberales y los de la izquierda democrática (Polo) no fueron incluidos, en un comienzo, en las sesiones que se adelantaban en distintos escenarios.

Poco a poco se fue “desgranando” la reforma estructural del minsitro de Hacienda, quién finalmente fue cediendo a las pretensiones de los parlamentarios, quedándose siempre con la idea de no sacrificar recaudo, así no se hicieran modificaciones sustanciales.

Finalmente, ayer se llegó a un acuerdo entre Gobierno (ministro y director de la Dian) con los parlamentarios y la realidad es que poco o nada quedó del proyecto original.

El impuesto de renta para empresas y personas naturales quedó igual al pasado, de 9 tarifas de IVA se pasó a siete cuando la idea original era pasar a tres. Quedaron de nuevo productos excluídos y exentos.

Las empresas seguirán con una tarifa nominal de 35 por ciento y mantendrán las exenciones sectoriales, los asalariados seguirán con los descuentos por pago de intereses de vivienda, abonos a pensiones voluntarias y cuentas AFC.

El impuesto sobre las transaciones financieras del cuatro por mil, criticado por el mismo Gobierno y el sector financiero, se vuelve permanente y tampoco desaparece el que para muchos es el “inútil” impuesto de timbre.

A última hora, el Gobierno quiso introducir cárcel para los grandes evasores, pero la bancada del principal partido de gobierno, la U, encabazada por Luis Guillermo Vélez, vetó la propuesta.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo ayer que no se sentía frustrado por lo ocurrido, pues él que quedó era el proyecto que escogió el país. Ya se habla de que sus días está contados en el Ministerio de Hacienda, pues se iría antes de terminar el año.

RENTA En renta no habrá cambios significativos, por lo menos los esperados, toda vez que no se logró bajar la tarifa de renta como se había propuesta hasta llevarla al 32 por ciento.

Ahora, en el articulado de la ponencia se mantiene la tarifa del impuesto a la renta del 35 por ciento, recordando que la sobretasa a la renta se termina una vez entre en vigencia la presente reforma tributaria.

Se adicionó en el capítulo de renta, incluir a las asociaciones de hogares comunitarios autorizados por el Icbf, como no contribuyentes.

Se modifica el artículo 115 del Estatuto Tributario para permitir la deducción del 100 por ciento de los impuestos de industria y comercio, avisos y tableros y predial, siempre que hayan sido pagados efectivamente en el año gravable y tengan relación de causalidad con la actividad económica.

Igualmente se permite también la deducción del 25 por ciento del Gravamen a los Movimientos Financieros para todos los contribuyentes declarantes del impuesto de renta que hayan sido sujetos de retención del impuesto, sin condicionar su procedencia a la relación de causalidad con la actividad productora de renta.

Se modifica otro artículo del Estatuto Tributario, para consagrar como permanente la deducción del 25 por ciento del valor de las inversiones efectivas, realizadas solo en activos fijos reales productivos adquiridos por el contribuyente, de acuerdo con la reglamentación existente.

Se disminuye del 6 al 3 por ciento el porcentaje de patrimonio líquido que sirve de base para liquidar la renta presuntiva.

Se ajusta la tabla del impuesto sobre la renta para personas naturales y asimiladas, de acuerdo con la UVT. Con esta medida se busca que la liquidación del impuesto sea sobre el valor del ingreso gravable y no sobre promedios en los intervalos.

Se adiciona un parágrafo al artículo 245 del Estatuto Tributario, para eliminar la tarifa del 7 por ciento sobre participaciones y dividendos de socios y accionistas extranjeros, a partir del año gravable 2007.

Se establece un descuento tributario para quienes inviertan en acciones de alta bursatilidad del sector agropecuario. Esto se había propuesto en el proyecto inicial.

Se adiciona un artículo que reemplaza la actual devolución del IVA pagado por compra de materiales de construcción para viviendas de interés social nuevas, cuyo valor no exceda de 135 salarios mínimos, por un descuento tributario del impuesto de renta en las mismas condiciones y porcentaje (4 por ciento) del valor de venta del inmueble registrado en la escritura pública. En esta disposición se acoge la propuesta inicial del Gobierno, ajustando el valor a reconocer.

Muchas vueltas para llegar a lo mismo La aspiración del Gobierno de simplificar y reducir el número de tarifas que aplican para el impuesto sobre las ventas, se quedó en una mera intención.

En el articulado de la ponencia para primer debate se establecieron diferentes tratamientos para el IVA.

Así, se proponen adicionar a los bienes excluidos del IVA, los animales vivos que hoy se encuentran sometidos a una tarifa del 2 por ciento al momento de su sacrificio.

Igualmente quedarían excluidos del IVA los computadores personales de escritorio o portátiles, cuyo valor no exceda los 4 salarios mínimos mensuales (1.640.000 pesos). También el maíz (incluso para uso industrial) y el arroz para el consumo humano son excluidos.

Se propone una tarifa de cero una canasta 38 bienes que quedarían exentos; la cerveza quedaría con una tarifa del 3 por ciento y el chance con 5 por ciento.

También se propone incluir en la tarifa del 10 por ciento, bienes, entre ellos, el arroz para uso industrial, el café tostado o descafeinado, el azúcar de caña o remolacha, cacao en masa o en panes, cacao en polvo, sin azucarar, pastas alimenticias y fibras de algodón. Entre los servicios con esta tarifa del 10 por ciento se propone los planes de medicina prepagada, complementarios y los servicios de clubes sociales.

La tarifa general de IVA quedaría en 16 por ciento. Lo que estaba en 10 por ciento pasa a esta.

Con una tarifa del 20 quedaría la telefonía móvil. Con el 25 se gravarían bienes suntuarios, entre ellos automóviles. Pero se propone una tarifa del 35 por ciento para vehículos de más de 40.000 dólares de valor.

Los cambios en el IVA generan un ingreso adicional para el 2007 de 507.000 millones de pesos (básicamente por elevar la tarifa del 10 al 16 para algunos bienes y servicios). Se elimina el descuento del IVA en compra de maquinaria industrial.

IVA 16 Por ciento, será la tarifa general del IVA. Lo que estaba en el 10 por ciento pasa a ésta general.

8,6 billones de pesos será el recaudo que se obtendrá con el impuesto al patrimonio en los próximos cuatro años. Este asunto para financiar la seguridad se volvió el fundamento del proyecto de reforma tributaria.

35 por ciento será la tarifa de renta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.