Opiniones sobre opiniones

Opiniones sobre opiniones

A raíz de mi última columna (publicada en Internet) recibí un gran número de cartas, casi 600. Como siempre, hay de todo: halagos, felicitaciones, insultos, maldiciones y algunas críticas sensatas y ponderadas. Entre las últimas, escojo la siguiente:

09 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

“Estimado señor Pombo: suelo leer y disfrutar de sus columnas. En esta última me parece que se le fueron las luces. Siendo usted uno de los detractores del plagio en Internet, debió ser más cuidadoso en el copy and paste tan simplista que hizo de dos sitios de Internet y que constituyeron un gran porcentaje de su columna: en uno de ellos no cita la fuente y en la otra no puso las comillas, de modo que no se sabía exactamente dónde comenzaba y terminaba el texto citado.

“Por otro lado, estoy seguro de que el 90 por ciento de quienes comparten su crítica de hoy a Julito, tampoco conocían la expresión de la ‘pica en Flandes’, que, por otro lado, poco quita y poco pone y creo que a muy pocos interesa”.

Acepto la crítica. En cuanto a la omisión de las comillas, no necesarias en tanto se trata de una definición, efectivamente hubiera sido mejor ponerlas.

En cuanto al ejemplo de la ‘pica en Flandes’, lo escogí por tratarse de un caso reciente que estaría fresco en la memoria de los oyentes de La W.

El número de cartas resalta la importancia que tiene el programa en cuestión y, habida cuenta de que, si bien, buena parte de sus secciones se dedican a la frivolidad y a la farándula, en términos generales pretende ser serio y formador de opinión. Y es allí adonde apunta mi crítica, a sus vacíos.

Y reanudo la crítica, e insisto en el tema: la analista política de La W y columnista de Semana, María Isabel Rueda, suelta la siguiente perla en su última columna de la revista citada, en referencia al candidato presidencial del Ecuador: “El izquierdista Rafael Correa es, de lejos, el mejor de los candidatos. Joven, churro, carismático, tiene humor, es excelente orador...”. Háganme el reverendo favor. ¡Qué seriedad puede haber en un comentario de esta naturaleza! Ala, chino, churro y chistoso son los pilares sobre los que se construye el mejor candidato.

Que este comentario aparezca en revistas como TV y Novelas o Carrusel, vaya y venga. Pero, por favor, se trata de una de las columnas estrella –e insisto, formadora de opinión– de una revista seria que sugiere que ser viejo, feo y malhumorado (Carlos Lleras, por ejemplo) descalifica a una persona para dirigir los destinos de un país. La columnista confunde la política con un reinado de belleza.

* * * *.

Cambiando de tema, quiero pedirles a los surafricanos, en nombre de muchos colombianos, disculpas por el nombramiento que hizo el presidente Uribe del señor Moreno de Caro en calidad de embajador nuestro en su país. Lo estuve viendo en el nuevo programa nocturno de Caracol TV. ¡Qué vergüenza! Aunque, pensándolo bien, ¡qué alivio! Descansaremos de sus desatinadas payasadas por lo menos durante un año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.