Acueducto para 25 mil personas

Acueducto para 25 mil personas

En dos semanas comenzará la construcción del acueducto para 25 mil personas que viven en la Ciudadela Sucre, una de las zonas más pobres de Soacha, situada en los cerros que limitan entre este municipio y Bogotá, y que desde hace 20 años padecen por la falta de agua potable.

07 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Tal fue el compromiso que la firma Unión Temporal Doce asumió con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), luego de que esta entidad le adjudicó la construcción de las redes domiciliarias que llevarán agua potable a las casas de 7.000 familias de la Ciudadela.

Los trabajos se podrán comenzar gracias igualmente a un convenio que el gerente del Acueducto, Édgar Ruiz, suscribió con el alcalde de Soacha, Jesús Ochoa, en el marco de los acuerdos Ciudad–Región.

Según ese pacto, los costos y trabajos del proyecto del acueducto estarán repartidos.

La EAAB informó que la Alcaldía de Soacha girará los 3.249 millones de pesos que costará la construcción de las redes domiciliarias de la Ciudadela. A su vez, la Empresa de Acueducto hará la supervisión técnica de los trabajos.

Mientras terminan de instalarse las tuberías domiciliarias, la EAAB se encargará también de hacer los dos kilómetros de red (línea de distribución) que llevarán el agua potable desde Bogotá hasta el Tanque Alto de la Ciudadela.

Se calcula que todas las obras costarán alrededor de 21.000 millones de pesos.

Según el cronograma de los trabajos, la firma contratista tendrá un plazo de seis meses para ejecutar las obras, es decir hasta mayo del próximo año.

Los Gobiernos Distrital y de Soacha aspiran a que los habitantes de la Ciudadela estén recibiendo agua potable a partir del segundo semestre del 2007.

De esta forma, se pondría fin al vía crucis que han tenido que soportar estas familias por conseguir agua potable.

Por dos décadas, ellos han tenido que aguantar días y hasta semanas sin tener ese líquido para suplir sus necesidades. Para obtener una gota de agua, la población de la Ciudadela tiene que hacer largas caminatas hasta los lavaderos comunales o los carrotanques enviados para abastecerlos del servicio. Además, tienen que someterse a largas filas con los bidones plásticos para llenarlos. Últimamente vienen aprovisionándose con agua sacada por motobombas. Pero, según quejas de la comunidad, estas se dañan frecuentemente. Pero dentro de muy poco, toda esta pesadilla pasará a ser historia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.