Mil bienes incautados que ya no sirven

Mil bienes incautados que ya no sirven

En octubre pasado, un mes después de posesionarse como director nacional de Estupefacientes, Carlos Albornoz Guerrero, dijo que para salir de buena parte de los problemas de la entidad lo ideal era convertirla en una empresa industrial y comercial del Estado.

07 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Antes de asumir el cargo, Albornoz y sus asesores estudió la situación de la entidad y encontraron 25 grandes problemas en el manejo de la información y en el control que les hace a los bienes bajo su custodia, los cuales se podrían evitar en buena medida convirtiendo a la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) en una empresa.

Uno de esos problemas es que de los 72.821 registros de bienes que tiene en su sistema (dato que reconocen es incierto), hay cerca de 1.000 que prácticamente son irrecuperables dados, por un lado, su deterioro físico y por otro, sus problemas jurídicos.

Entre ellos hay fincas, apartamentos, edificios, hoteles, carros, aviones, semovientes, sociedades y embarcaciones que han sido incautados a la mafia durante cerca de 20 años de lucha antidrogas y que por el caos interno que hay en la DNE se han ido perdiendo.

“El gran problema es que no sabemos con certeza cuántos son los bienes que tiene bajo su administración la DNE. Actualmente hay un contrato para hacer un inventario, pero su ejecución va atrasada”, dijo Albornoz.

Ese desorden interno en la administración de los bienes abre la puerta, según fuentes que conocen el manejo de la DNE, para que los bienes irrecuperables sean muchos más.

“En eso coincido con Albornoz. El enorme número de bienes que manejan y lo mal que lo hacen, hace presumir que lo irrecuperable puede ser tres veces más”, dice una fuente que representa legalmente a algunas personas con bienes incautados.

Carros extraviados Por ejemplo, en el plan de contingencia para reorganizar la DNE, Albornoz aseguró que no hay certeza sobre la ubicación de 7.108 vehículos y de 468 embarcaciones que están bajo su custodia. Por ahora, en términos oficiales, no están perdidas.

Además, de las cerca de 350 aeronaves que hay en los registros de la entidad, 230 fueron desvalijadas y hoy sus chatarras aparecen en los aeropuertos del país como monumentos a la desidia.

Igualmente, según la actual administración de la DNE se desconoce la situación jurídica de 3.505 bienes rurales, a los que no se les ha hecho auditoría.

Por ejemplo, la finca La Isla de la Fantasía, una de las ‘joyas de la corona’ del extinto narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, el ‘Mexicano’, en el Magdalena Medio y que estuvo avaluada en su momento en 1.000 millones de pesos, hoy es solo un lote baldío con ruinas, pues el Estado nunca le invirtió dinero para su mantenimiento o para cuidar que no la desvalijaran.

Otras fincas del ‘Mexicano’ en los Llanos y en el Magdalena Medio, y algunas haciendas de los Matta Ballesteros en Sucre y Córdoba están invadidas desde hace años y estos ‘colonos’ hoy reclaman derechos sobre los predios y las mejoras que les han hecho.

“Parte del problema se genera porque el Estado es incapaz de administrar esos bienes, entonces los deja al garete y se van pudriendo, como La Posada Alemana, en Quindío, que casi 20 años después de extraditado Carlos Lehder, está abandonada y no hay asomo de recuperación, y más aún cuando no ha sido expropiada por la justicia”, aseguró la fuente.

Para hacer mantenimiento a los bienes que maneja, la Dirección Nacional de Estupefacientes calculó el año pasado que se necesitarían cerca de 17.500 millones de pesos con los cuales no cuenta, lo que puede dar pie a que si no se toman los correctivos del caso, más bienes podrían engrosar la lista de los irrecuperables.

EJEMPLOS DE LO QUE SE PERDIÓ .

Según la DNE, bajo su administración está la chatarra de lo que fueron 230 aviones incautados. Se deterioraron y fueron saqueados; hay otros 80 a los que les podría pasar lo mismo.

De acuerdo con las investigaciones del senador Javier Cáceres Leal, en las fincas y haciendas bajo custodia de la DNE se perdieron cerca de 22.000 reses entre el 2002 y el 2004.

Deteriorada por la falta de mantenimiento, las autoridades de Cali debieron tumbar la réplica del Club Colombia (foto) extinguida a ‘Chepe’ Santacruz.

La réplica de la Casa Blanca correría igual suerte.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.