Otra alternativa para comprar

Otra alternativa para comprar

Ya está por lllegar la temporada de Navidad, que es, por supuesto, la que corresponde al mayor volumen comercial por los regalos que se hacen en estas festividades. Por esta misma razón, los almacenes y los centros comerciales estarán de compradores hasta las banderas, al igual que las ya atestadas calles de nuestra capital y seguramente también las de otras importantes ciudades colombianas.

06 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Hay que decir que existe otra alternativa a tener que ir y aguantar los trancones, las multitudes y las interminables filas frente a las cajas registradoras. Esta permite hacer lo mismo sin tener que salir de la casa, prender el carro ni caminar o tomar un taxi.

El comercio electrónico es el nombre que se le da a esa nueva propuesta.

Esta tecnología ha tomado mucho auge y ha madurado bastante en otros países en los que la cultura de comprar por catálogo facilitó su adopción.

No conozco muy bien cómo está el e-commerce en Colombia. No creo que haya estadísticas hechas por empresas independientes que midan comercio hecho por este medio y si se han hecho, con toda seguridad son incipientes o casi inexistentes.

Se han implementado algunos sitios, como por ejemplo www.norma.com, ganador del Premio Colombia en Línea, en la categoría de comercio electrónico, que permiten hacer compras por Internet. Los bancos ya se están soltando y permitiendo cada vez más el uso de sus tarjetas para el intercambio de bienes por dinero y los clientes se arriesgan cada vez más a efectuar este tipo de transacciones.

Un sitio de e-commerce en Internet se compone de una cantidad importante de software, servidores y comunicaciones, todos interconectados en una forma sofisticado que permita ofrecer un muy buen servicio.

Pero no se puede olvidar que finalmente el asunto es de confianza, aquella que debe existir entre el cliente y el sitio de comercio electrónico, por lo que este último le debe ofrecer la seguridad de que su información privada será bien resguardada para que no termine en manos de gente poco delicada; por decirlo suavemente, que si el artículo adquirido tiene problemas se le aceptará su devolución o su intercambio; mejor dicho, para ponerlo en términos concretos, se debe dar el mismo o mejor servicio que si se fuera a una tienda física.

Además de permitir lo mismo que en una tienda física, el comercio electrónico permite ofrecer un servicio personalizado y otros servicios novedosos aprovechando las bondades de la tecnología de e-commerce.

Es claro que hay artículos que hay que tocar y sentir físicamente como, por ejemplo, la ropa, pero ya no hay que ir a una tienda física para comprar un CD o un libro. No existe ninguna razón para hacerlo. Por Internet se puede escuchar o leer capítulos enteros, comparar con otros similares, leer los comentarios que hayan aparecido en los medios de comunicación, apreciar los comentarios de otras personas que lo compraron, etc. Entonces, para qué ir a una tienda física. Bueno, la única razón sería que no existiera en Colombia un e-commerce para esto. Pero lo dudo.

Este tema es tan importante que el Estado debe apoyarlo de alguna manera novedosa. Ojalá alguna entidad empezara a medir el progreso de este nuevo canal de ventas y su impacto en el total nacional de transacciones comerciales para hacerle seguimiento a este importante asunto.

guisan@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.