FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

06 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

La inconsciencia calienta la Tierra Señor Director: Qué buen editorial ‘El fin del mundo’ (05-11-06). La Tierra se está recalentando por falta de conciencia, de compromiso y de leyes. La Amazonia, el llamado pulmón del mundo, está más amenazada cada día. Los grandes ríos se secan, sus riberas se ven más deforestadas, las quebradas se mueren. En nuestro país, la explotación maderera continúa sin control. Lo mismo la fumigación, la tala para ganadería o para sembrar coca. No hay cárcel ni multas severas. Ojalá haya un parlamentario ecologista que proponga leyes claras y duras contra la deforestación y la contaminación. Comenzando por muchos municipios, que no tienen basureros y todo se vierte en los ríos.

Lucila González de M.

* * * * Señor Director: La amenaza más grande que se cierne sobre la humanidad es el deterioro ambiental, más que el terrorismo. Estados Unidos, al tiempo que da la espalda al Tratado de Kioto, es responsable de la emisión del 30 por ciento de los gases que producen el efecto invernadero. En Colombia, los 8,5 billones que quieren para financiar la guerra estarían mejor invertidos en saneamiento básico para mejorar el medio ambiente y la calidad de vida de los colombianos más pobres, lo cual es construir paz.

Nicolás R. Canal * * * * Señor Director: El país que emprenda una campaña mundial exitosa para salvar al planeta del calentamiento y de la contaminación será el líder del comportamiento humano y, por tanto, el más importante en el mundo. Podría ser Inglaterra, con Tony Blair a la cabeza. Pero este, lamentablemente, es la mancuerna de George Bush, arrogante que se niega a parar su contaminación.

Roberta Porto Espinosa * * * * Señor Director: El protagonismo que en las páginas de su diario se da a la ecología y el desarrollo sostenible del país y el planeta merece un reconocimiento.

Lástima que otros medios masivos de comunicación como la televisión y la radio nos saturen la mayor parte del día con información light, que no nos permite el juicio ni el conocimiento para decidir los cambios de actitud apremiantes que exigen nuestro entorno inmediato y global.

Mauricio Rodríguez Torres .

Un caos, sin autoridad Señor Director: Bogotá puede sufrir pronto un colapso si no se aplican rápidamente los correctivos correspondientes al problema del transporte. Se debe pensar en un metro elevado, porque solo un caos le puede esperar a una ciudad con millones de huecos, con exceso de buses viejos, millares de taxis buscando cliente y motos a diestra y siniestra sin normas de comportamiento. Una ciudad desatendida en una red de alcantarillado que provoca inundaciones, carente de una policía eficiente que organice el tráfico vehicular. Y, como si fuera poco, la obligación de observar la ejecución de una serie de obras de reparación vial que podrían realizarse en las horas de la noche. Lo más grave es carecer de policía y de autoridad.

Guillermo Londoño Sardi.

Un revolcón presidencial Señor Director: Debe preocuparnos el hecho de que baje puntos el Presidente en las encuestas, al parecer porque no se incrementan los empleos ni se llega a un acuerdo humanitario, ni se acaba con los guerrilleros. El Presidente deberá producir un gran revolcón y conformar un equipo con personas que realmente sean capaces de resistir sus programas de acción y hacer propuestas para producir puestos de trabajo. Y que la oficialidad militar no se distraiga y entienda que la maldita culebra está viva.

Marino Barrero Albarracín.

Estamos jartos...

Señor Director: Los bogotanos estamos jartos de muchas cosas: de los policías de Tránsito que no son preventivos, pero sí muy represivos; de que la mayoría de los conductores de transporte urbano no respeten los paraderos y señales de tránsito; del sobrecupo e inseguridad en el TransMilenio.

Estamos jartos los bogotanos del permanente “trancón”; de la falta de orinales públicos y de que en algunos negocios cobren por el servicio, incluidos a los clientes; y por las inundaciones causadas por el taponamiento de las alcantarillas, consecuencia directa de la falta de mantenimiento por parte del Acueducto.

Jorge Enrique Giraldo Bogotá.

Costos de la guerra Señor Director: En el editorial del pasado 28, ‘Las cifras económicas de Irak’, aparece el siguiente párrafo: “Según el columnista Nicholas Kristof, antiguo reportero de finanzas, cada minuto de presencia de las tropas de E.U. en Irak cuesta 380.000 dólares a los contribuyentes de aquel país. Esto, en pesos colombianos, equivale a 874 millones. Una hora de guerra, así, vale en pesos 52.440 millones (casi 23 millones de dólares). Cada día, 1.368 millones de dólares, suma casi igual a nuestras exportaciones cafeteras en el 2005, que llegaron a 1.470 millones”.

Con esas cuentas, el día de guerra en Irak cuesta 547,2 millones de dólares (22,8 millones x 24 horas), y no 1.368 millones.

Gustavo González N. de la D: Tiene razón. Agradecemos la aclaración y pedimos excusas por el error.

Crédito para los pobres Señor Director: Un ejemplo de lucha contra la pobreza debería darlo el Gobierno diciéndonos que el Banco Agrario se va a convertir en un Banco más de oportunidades para que los más pobres puedan montar pequeñas empresas y crear empleos, porque la lucha no debe adelantarse dando limosnas sino estimulando el trabajo y la capacidad creadora de los colombianos con ideas pero sin recursos monetarios.

Alberto Soler Marín.

No privaticen el ISS Señor Director: El Gobierno muestra claras intenciones de privatizar el ISS. En un principio se dijo que se liquidaría y se crearía otra entidad, pero ahora está buscando a quién descargarle semejante responsabilidad, como lo es la seguridad social. Como siempre se hacen las cosas en nuestro país: se proyecta algo y se ejecuta lo contrario. Y los perjudicados son los usuarios. Por favor, no acaben con el Seguro Social.

Javier Fula Avella * * * * Señor Director: Como usuario de la EPS Coomeva, quiero expresar mi rechazo por la propuesta del Gobierno de comprar esta EPS para convertirla en oficial. No podemos permitir que una entidad que está prestando un magnífico servicio a sus usuarios quede en manos de la burocracia oficial, para convertirla en poco tiempo en otro Seguro Social, con todos los vicios de las entidades públicas. Arregle el Seguro Social, Ministro, déjenos tranquilos a los usuarios de Coomeva.

Mario Mejía Herrera

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.