Nicaragua votó masivamente y en paz

Nicaragua votó masivamente y en paz

En medio de leves retrasos en la apertura de la mesas de votación, los nicaragüenses acudieron masivamente ayer a las urnas en unas elecciones que podrían marcar el regreso al poder del ex presidente sandinista Daniel Ortega, amado por unos pero odiado y temido por muchos más.

06 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Ancianos, jóvenes, mujeres y hombres esperaron pacientemente su turno, algunos durante varias horas, para votar con un único deseo: que el futuro presidente erradique la pobreza, que aqueja a 70 por ciento de la población.

“Gane quien gane que venga a ayudarnos, eso es lo que necesitamos”, dijo José Palacios, 40 años, vecino de la paupérrima comarca del Valle la Laguna (Masaya), quien esperó cuatro horas para votar.

A falta de cualquier tipo de resultado oficial al cierre de esta edición, y según sondeos previos, Ortega, de 61 años, se perfilaba como el favorito, con alrededor del 33 por ciento de las preferencias.

“Tenemos la plena seguridad por Dios que Nicaragua va a ganar en primera vuelta”, aseguró el histórico líder sandinista, quien pidió tranquilidad y agregó: “Vamos a esperar los resultados”.

Ortega tiene la posibilidad de volver al gobierno que conquistó por las armas en 1979 de la mano de la revolución sandinista y que perdió 11 años más tarde en las urnas, y después de haberlo intentado infructuosamente en tres ocasiones desde entonces.

“Las cosas han cambiado, ya no hay rencores”, asegura Luis López, un ex sargento del ejército que acaba de hablar con su vecino, ‘el comandante Terror’, un ex jefe de la ‘Contra’ que financió E.U. para combatir el régimen de Ortega en la década de 1980 y que dejó cerca de 50.000 muertos.

Por su parte, el disidente liberal Eduardo Montealegre, segundo en las encuestas, se declaró tranquilo y entusiasmado. “Yo creo que el 70 por ciento de la población está esperanzada en el cambio, un nuevo gobierno, un gobierno nuevecito”, dijo.

Críticas y temor a fraude El presidente Enrique Bolaños criticó los cambios electorales que favorecen que un candidato gane con apenas el 35 por ciento de los votos.

Gracias a una reforma constitucional empujada por los sandinistas y los liberales del ex presidente Arnoldo Alemán, ahora para ganar en una primera vuelta un candidato necesita el 40 por ciento de los votos válidos o alcanzar un 35 por ciento de los sufragios, superando por cinco puntos porcentuales al segundo.

Esta situación y la aparente cercanía de Ortega a la victoria definitiva en la jornada de ayer, generaron temores de un fraude –a favor o en contra del sandinista–, por lo que más de 1.450 observadores internacionales, entre ellos el ex presidente de E.U. Jimmy Carter, y 17.000 locales vigilaron los comicios. También unos 24.800 efectivos, entre policías y soldados, se encargaron de proteger los centros de votación.

Sin embargo, el propio Carter dijo ayer que no había nada qué temer.

ORTEGA, OPTIMISTA ''Tenemos la plena seguridad por Dios que Nicaragua va a ganar en primera vuelta. Vamos a esperar los resultados”.

Daniel Ortega, ex presidente sandinista y favorito a la Presidencia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.