Diario de infancia dio origen a un libro

Diario de infancia dio origen a un libro

“No puedo ni escribir en el Diario porque me estoy poniendo al día en la escuela nueva. Si saco bien la cuenta, ya voy por seis escuelas desde preescolar hasta ahora”.

04 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Nieve está cansada de que todos los compañeritos de clase, siempre que llega a una nueva escuela y llaman a lista,la miren con sorpresa por su nombre.

Nieve es el personaje central de Todos se van, de la escritora cubana Wendy Guerra, ganadora del Primer Premio de Novela Bruguera 2006.

–¿A quién se le ocurrió ponerle Nieve a una niña con el calor que hace en Cuba? “Bueno, a nadie se le ocurre ponerte Wendy tampoco –dice con humor la escritora– En la escuela me decían duende o lo que fuera”.

Todos se van es el diario de una niña cubana que mientras relata su infancia y su adolescencia retrata, a su vez, el dolor de una sociedad llena de carencias materiales y espirituales.

Y aunque Cuba no es un país donde predomine el maltrato infantil, como la misma autora dice, su obra se convierte en el mejor reflejo del dolor que sufren no solo un porcentaje de menores en su patria, sino en toda América Latina.

“La niñez en Cuba tiene otros problemas, que son la escasez y la desintegración familiar, por lo de Miami y el exilio”, agrega Guerra.

Cuando se conversa con Guerra, la frescura y el positivismo hacen difícil creer que su infancia se parezca en algo a la de Nieve. Sin embargo, la novela nació a partir del diario de infancia que la escritora llevaba desde los 8 años. “Mi madre me pidió que escribiera a diario –dice– para que la palabra aburrida no existiera nunca más en casa”.

Nieve, al igual que su creadora, es una niña muy cercana a su mamá, pues su padre las dejó por seguir una vida bohemia de dramaturgia y alcohol.

“Mi vida es la columna vertebral del personaje central que se altera con sucesos prestados, de lo cleptómana que he sido de otras vidas", explica Guerra.

Al igual que Nieve, la relación de Guerra con su padre fue muy tortuosa hasta entrada su adolescencia.

Escogió el lenguaje de un diario porque era lo que mejor conocía para iniciarse como escritora.”Soy muy crítica conmigo misma. Y si tenía que empezar no quería inventar el ‘café con leche’”.

Eso mismo explica por qué prefirió el mundo de una niña para contar su verdad. “Yo fui a mí y empecé por el principio. Pienso que hay muchos escritores que deberían empezar por el principio. Se meten en temas sobre la trascendencia humana y no van a sí mismos: ¿cuál fue el juguete que no te regalaron? o ¿cuál fue la cachetada de tu padre que no olvidas? Para poder llegar alguna vez a descifrar la existencia”, dice.

Guerra siente que sus estudios de dirección cinematográfica y guión, con Gabriel García Márquez en La Habana, le permitieron apartarse del diálogo en el momento de escribir. “Aprendí a ofrecer la imagen sin hablar de más. Gabo escribe como los ángeles. Es mi maestro de cabecera, pero no me parezco en nada y lo agradezco. Es mi formación pero no es mi información.Vengo de otro mundo”.

Guerra no es muy amiga de hablar de temas políticos, pues lo suyo son los sueños literarios. Para ella, la situación de su país es normal pues es lo único que conoce desde que nació. “No puedes ver distinto a tu papá o a tu mamá. Pero pienso que no se ha preparado una transición ni tampoco ha surgido un líder super carismático que haga algo por lo cual uno apostaría a ciegas. Yo me inclino por una solución interna”, dice.

Y no piensa dejar la tierra que la vio nacer y que es su fuente de inspiración.

“Lo que me interesa de Cuba es lo excepcional de la cultura. Ese sobresalto hermoso de la cubanidad. La belleza de tocar a la puerta a las 2 de la mañana y que te abran sin problema. Cuando Cuba se estandarice como América Latina, ojalá que no suceda, no tengo yo por qué estar allí. Estoy en Cuba porque es un lugar singular”.

ENSEÑANZA DE GABO ‘‘Aprendí a ofrecer la imagen sin hablar de más. Gabo escribe como los ángeles.

Es mi maestro de cabecera, pero no me parezco en nada y lo agradezco”.

Wendy Guerra, escritora cubana .

Más en eltiempo.com Escuche a la autora leyendo algunos fragmentos de su libro.

Eskpe.com y editorial bruguera regalan libros a sus lectores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.