Secciones
Síguenos en:
MAMI, MAMI... ME LLEVAS

MAMI, MAMI... ME LLEVAS

Al fin llegó la hora. Un traje de baño, un libro, sol, bronceador -con spf30, por la paranoia del hueco del ozono-, una mucama que arregla los cuartos del hotel y un restaurante donde solo hay que pedir. Tal vez un par de shorts, dos camisetas y un vestido bonito. Vacaciones! Un tirón en la blusa me devuelve a la realidad. Ese era mi equipaje de antes, cuando salir de viaje sólo requería correr por el cepillo de dientes. Ahora, la personita que exige mi atención me obliga a planificar las vacaciones, empacar media casa y casi desistir de la idea del viaje.

Aunque dejar a los niños con un familiar puede ser buena idea en el caso de viajes prolongados, la angustia en el rostro de tantas parejas -especialmente las mamás- que salen sin sus hijos, define la suerte a favor de viajar con los niños.

Afortunadamente para quienes escogen a Florida como base de operaciones, el Estado ofrece todo tipo de facilidades, desde lugares para cambiarles el pañal y alquiler de coches, hasta menús especiales y niñeras en la mayoría de los hoteles.

También hay una serie de leyes que se aplican a los pequeños, de las cuales la más importante es el uso obligatorio de una silla para bebés y niños de hasta 40 libras de peso y el uso imprescindible del cinturón de seguridad en los automóviles. La multa por no hacerlo pasa de 200 dólares y si llega a haber un accidente, el adulto puede ser llevado a la cárcel acusado de negligencia.

La mayoría de las empresas de alquiler de vehículos tienen también servicio de renta de silla para niños, que se debe solicitar cuando se reserva el carro. Otra ley en el caso de los menores dice que ningún niño de menos de 10 años puede estar solo sin la supervisión de sus padres o de un adulto responsable.

Empacar o mudarse El problema realmente no está en el viaje, sino en los preparativos. Las autoras del libro para madres primíparas, Qué esperar durante el primer año, Eisenberg, Murkoff y Hathaway, recomiendan una visita al pediatra para asegurarse de la buena salud del pequeño antes del viaje o para obtener las prescripciones necesarias.

En Estados Unidos no se venden antibióticos sin prescripción médica -a menos que el viajero conozca las farmacias cubanas de la Pequeña Habana- y por norma general los médicos no prescriben por teléfono. La visita al pediatra cuesta, como mínimo, 80 dólares.

Las autoras recomiendan un botiquín básico que incluya descongestionante nasal, antidiarréico, antipirético y una loción para las picaduras de mosquito o las quemaduras de sol (calamine). El doctor Erik Rydland, de Coral Gables, recomienda también mantener cápsulas de acidophilus, que pueden ayudar a que el estómago se adapte fácilmente al cambio de alimentación.

Además de las toneladas de ropa, juguetes preferidos, pañitos húmedos y pañales, hay dos piezas que resultan excelente compañía de viaje. La primera es el coche, que para niños que ya se sientan se consiguen desde 20 dólares. La segunda es la clave para poder quedarse en cualquier parte: un corral plegable, que se consigue desde 70 dólares; no obstante, la mayoría de los hoteles, incluso los moteles de 30 dólares la noche, ofrecen servicio gratuito de cunas.

Una vez empacado el equipaje hay que revisar nuevamente el plan de viaje. Las travesías maratónicas están fuera de orden si se quiere disfrutar el paseo. Los expertos recomiendan destinar tiempo suficiente para que el niño, especialmente si tiene menos de tres años, duerma una siesta; de lo contrario puede arruinar el día para todos.

Las precauciones deben comenzar desde que suban al avión. La travesía será placentera si durante el despegue y el aterrizaje le da algo que pueda chupar. Normalmente es cuando sienten molestia por el cambio de presión en los oídos. Chupo, biberón o un jugo con pitillo pueden solucionar el problema. Los vuelos, además, tienden a deshidratar, dicen Eisenberg, Murkoff y Hathaway, así que asegúrese de darles una buena cantidad de líquidos.

De nuevo en tierra hay que recordar que el calor inclemente del sur de Florida puede ser mortal, así que no se debe dejar nunca al niño dentro del vehículo con las ventanas cerradas a menos que tenga el aire acondicionado prendido. Por último, si el recorrido en carro es prolongado (Miami - Disney se toma unas cuatro horas), lleve una buena dosis de canciones, libros de fotos y juguetes seguros.

Las vacaciones podrán no ser tan excitantes como si fuera sin los niños, pero de seguro se sorprenderá al disfrutar de simplicidades que pensó haber olvidado.

Ya llegamos, ahora qué hacemos? Barco de piratas. En el centro comercial Bayside, situado a orillas de la bahía de Biscayne, atraca el velero Bounty, protagonista de la película de los años 60, Motín en el Bounty, con Marlon Brando. Guías vestidos de piratas del siglo XVIII realizan un tour de media hora dentro de la embarcación.

Costo: US$ 3.50 por adulto, niños pequeños gratis, de 5 a 12 años US$ 1.50.

Selva de los micos. Aquí los enjaulados son los humanos, que caminan por entre túneles, mientras los primates andan sueltos. Venta de maní para que los niños los alimenten. Espectáculo de monos nadadores. Costo: adultos, US$ 8.25, niños pequeños gratis, de 4 a 12 años US$ 4.50.

Museo de los niños. Recreación en un carro de bomberos con película y uniforme, al que se pueden subir, manejar y pitar. Supermercado para niños, con carros, réplicas de alimentos y registradoras. Túneles, teléfonos, juegos y exhibiciones itinerantes. Costo US$3 por persona.

Parque Nacional Biscayne. El parque acuático más grande de Estados Unidos ofrece paseos en bote con fondo de vidrio, audiovisuales, senderos ecológicos y exhibiciones permanentes. Entrada gratis.

Seaquarium. El recorrido dura unas cuatro horas; en él se pueden apreciar todos los espectáculos de ballenas, delfines; focas, y además. Hay puntos de venta de pescado para que los niños alimenten a las focas. Las papas fritas de la cafetería tienen forma de delfines. Costo: adultos, US$ 13.95 más impuesto, niños pequeños gratis, de 4 a 12 años, US$ 9.95 más impuesto. Alquiler de coches: US$ 3 por día.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.