Temas delicados

Temas delicados

Los países ricos tienen gobiernos democráticos, de tal manera que mantener un buen respaldo para la globalización depende de cuán próspero se siente el trabajador promedio. Sin embargo, la porción del trabajador es la más pequeña en los países ricos de los últimos treinta años, en muchos países los salarios promedio se han estancado y aún están bajando.

02 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Mientras tanto, a los capitalistas raramente les ha ido mejor que hoy día.

En Estados Unidos, Japón y el área europea, las utilidades como porción del Producto Interno bruto, están produciendo cifras muy cerca del récord de todos los tiempos. Estados Unidos ha aumentado su parte del ingreso nacional de 7 por ciento a mediados del 2001 a 13 por ciento en el presente año.

La redistribución del ingreso del trabajo a capital puede ser ampliamente explicado por la entrada de China, India y otras economías emergentes a los mercados mundiales. La globalización ha hecho subir las utilidades relativas a salarios de varias maneras. Primero, haciendo ‘off-shoring’ se han reducidos los costos de producción, en las compañías. Segundo, la habilidad de los empleadores para cambiar producción a discreción ha disminuido el poder sindical. En Alemania, por ejemplo, varias firmas grandes han negociado recortes de salarios con sus trabajadores para evitar mover su producción a Europa Central. Tercero, la inmigración ‘in crescendo’ ha deprimido los jornales en sectores tales como provisión de alimentos, faenas agrícolas y construcción.

La mayoría de los temores de las economías emergentes es la pérdida de puestos de empleo a bajo costo de competidores extranjeros. Pero el reto real es sobre los jornales, no sobre los puestos de empleo. A largo plazo, el comercio y el ‘off-shoring’ deberían tener poco efecto en el empleo total en los países ricos. Más bien es en la composición del empleo. Con tal de que los mercados sean flexibles, las pérdidas de empleo en la manufactura deberían eventualmente crear nuevos empleos en cualquier otra parte. Pero el comercio con las economías emergentes puede tener gran impacto tanto en los salarios promedio como relativos.

En largos períodos de tiempo, los salarios reales tienden a seguir el crecimiento de la productividad. Pero hasta ahora en la presente década, el pago real en muchos países desarrollados ha aumentado más lentamente que la productividad laboral. El salario real semanal de un trabajador norteamericano típico dentro de una escala media ha caído en 4 por ciento desde el principio de la recuperación económica empezada en el 2001. En el mismo período la productividad laboral ha subido un 15 por ciento. Aún descontando la salud y los beneficios pensionales, la paga total ha subido sólo 1,5 por ciento en términos reales.

Debo suspender porque se me acabó el espacio, en otro momento volveré sobre estos temas.

Ingeniero Químico.

"En largos períodos de tiempo, los salarios reales tienden a seguir el crecimiento de la productividad”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.