Recordar es saludable

Recordar es saludable

A raíz de la bochornosa ‘guachafita’ en la que Hugo Chávez convirtió la elección al Consejo de Seguridad de la ONU, nos llegan a la memoria muchas cosas.

02 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Ver caras como la del hoy aguerrido embajador ante este organismo, el ex coronel Francisco Arias Cárdenas, compañero del golpe que Chávez y otros de sus camaradas trataron de darle al gobierno de Carlos Andrés Pérez; o Roy Chaderton, patético personaje, ex embajador en Colombia, ex canciller del régimen, cargo que obtuvo vendiéndole el alma al diablo para que después lo ‘sacaran’ por la puerta de la embajada en Francia y de allí sin ningún miramiento lo removieran para terminar en Nueva York como simple asesor de la embajada de Arias Cárdenas, nos explica lo cometido para dar gusto al ego del Comandante y su ansia desmedida de protagonismo. Quien, según sus propias palabras y después de cerca de 1.300 millones de dólares tirados al caño para lograr el puesto, obtuvo el “gran logro” de ‘mortificar al imperio", llevándose de paso las legítimas pretensiones de un país serio y demócrata como Guatemala y haciéndonos quedar a los Latinoamericanos peor que las famosas ‘banana republic’ con las que nos han caricaturizado.

Pues bien, para refrescarnos la memoria nos ha llegado un video en el que se reproduce la entrevista en televisión en la que Arias Cárdenas fijó su posición frente a los sucesos del 11 de abril del 2002 en los que Chávez abandonó el poder ante una manifestación pacífica y multitudinaria, masacrada desde los techos cercanos a Miraflores por francotiradores.

Desafortunadamente, los textos están en inglés y no son muy buenos, pero trataremos de traducirlos de la mejor manera. Dice Arias: “el ministro del interior, Rodríguez Chacín (de amarga recordación por su cercanía a la guerrilla y como intermediario para liberar secuestrados) debe señalarse como el ejecutor”. “Como actor intelectual, es el jefe de esa banda de delincuentes, Chávez mismo, el propio Presidente de la República. Esta fue una acción contra los más nobles sentimientos del pueblo venezolano”.

Le pregunta el entrevistador: “¿Usted puede decir que el Presidente estaba en pleno conocimiento de la acción de los francotiradores?”. Responde: “Absolutamente seguro de que él sabía, de que así fue ordenado y de que él tiene una mente enferma. Mire, nosotros debemos entender a Venezuela y a los venezolanos, y yo continúo hablando a los que todavía tienen un poco de fe, que todavía les queda algo de fe y esperanza: remuevan la venda de sus ojos.

Nosotros estamos enfrentando a un asesino, en el completo sentido de la palabra. Una persona enferma, paranoide, enferma de poder, que cree que está en posesión de un mandato histórico, destruyendo y asesinando venezolanos”.

Y refiriéndose de cara a los miembros del partido de Chávez y a las Fuerzas Armadas venezolanas, concluyó: “No podemos seguirlo defendiendo, ustedes no pueden continuar defendiendo esta vergüenza. Un presidente asesino, manchado con la sangre de los venezolanos”. Quien dijo ésto hace cuatro años es quien hoy ha pretendido sentarse en el Consejo de Seguridad en representación de Chávez. Este es el régimen que impera en Venezuela. .

Consultor privado .

"A raíz de la bochornosa ‘guachafita’ en la que Hugo Chávez convirtió la elección al Consejo de Seguridad de la ONU, nos llegan a la memoria muchas cosas ”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.