‘Rencor’ en Cartagena

‘Rencor’ en Cartagena

El rodaje de la versión cinematográfica de El amor en los tiempos del cólera, la novela de Gabriel García Márquez que transcurre en la Cartagena de finales del siglo XIX y de principios del XX, obliga una vez más a esa interminable búsqueda de relaciones entre la Historia y la Literatura.

02 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

No es casual que sea en este puerto del Caribe el lugar donde los historiadores que se congregan anualmente para presentar los resultados de sus investigaciones y que construyen una nueva historial local, desde el siglo de la fundación hasta el pasado, abran siempre un espacio al examen de la obra literaria que ilustre mejor el siglo en cuestión.

Ingermina, la obra de Juan José Nieto imagina la primera ciudad del XVI; La Ceiba de la Memoria de Roberto Burgos Cantor -conocida sólo entre críticos y próxima a salir- dibuja, según éstos, la siguiente centuria; La Tejedora de coronas de Germán Espinosa, el siglo de la Ilustración; El amor en los tiempos del cólera, la transición del XIX al XX, cuando Cartagena pasa de ser ‘la ciudad de las mujeres’ -como Adolfo Meisel y María Aguilera la bautizaron al desempolvar el Censo de 1875- a ser una ciudad que vive su primera industrialización. Los escritores, con todas sus licencias, recrean esos mundos que los historiadores no siempre logran.

No ha avanzado mucho este siglo XXI que sigue sin deslumbrar y que arrastra con su peso, como en el caso de Cartagena, las cargas del pasado, cuando la ciudad ya cuenta con una nueva obra que narra su historia más reciente.

Se trata de Rencor, la última novela de Oscar Collazos. Entre el reportaje y la ficción, Collazos narra el aterrador drama social que en muy pocas ocasiones los medios de comunicación alumbran con sus reflectores. Así como los historiadores buscan en la literatura un espacio para la imaginación, los científicos sociales locales tienen en esta obra de 245 páginas las imágenes asombrosas de lo que sus investigaciones descubren.

Es la novela de los desplazados por la fuerza, la novela sobre una población que se alimenta de desechos, como lo hacían, según la historiadora María Teresa Ripoll, los esclavos al finalizar el siglo XVIII; es la novela de la desigualdad y la exclusión.

La ciudad que se narra en Rencor es una donde no aparece la economía formal suficientemente irrigada, que incluya a amplias capas de la población. En Cartagena el 10 por ciento más rico de la población percibe casi el 60 por ciento del ingreso local, mientras que el 50 por ciento más pobre de la población se queda apenas con 12 por ciento del ingreso.

La ciudad donde el desempleo rondó el 20 por ciento a finales de los años noventa y el subempleo crece y crece. La ciudad del mototaxismo y la venta callejera de minutos de teléfonos móviles. En la que la prosperidad no se puede medir por metros cuadrados de construcción sobre la línea de mar a precios astronómicos.

Quien lea Rencor encontrará una continuidad de la literatura que transcurre en Cartagena. Aquí, como en Ingermina, La Tejedora de coronas, Del amor y otros demonios o El amor en los tiempos del cólera, un personaje femenino, esta vez llamado Keyla, es el centro de la narración. Ella, con su propia voz, le cuenta a un documentalista -con la velocidad que el narrador le logra imprimir- su existencia de pocas oportunidades, empujada a la prostitución. Su rencor.

Decano de Ciencias Económicas, U. Tecnológica de Bolívar.

"En Cartagena el 10 por ciento más rico de la población percibe casi el 60 por ciento del ingreso local”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.